<
>

Minnesota necesitará la mejor versión de Miguel Sanó en 2020

Las lesiones le han impedido a Miguel Sanó mostrar de nuevo su mejor versión en Minnesota Getty Images

Miguel Sanó ha batallado con las lesiones y debe reencontrar su mejor forma para ayudar a los Minnesota Twins en una temporada recortada

Durante el inicio de los entrenamientos primaverales, previo a la suspensión de la temporada a causa de la expansión del COVID-19 por el mundo, Rocco Baldelli, dirigente de Minnesota Twins, hizo el anuncio oficial de que el dominicano Miguel Ángel Sanó estaría moviéndose a la primera base para dejarle la antesala al recién contratado Josh Donaldson.

Sanó viene de dos temporadas complicadas en las que solamente pudo jugar 176 partidos a causa de algunas lesiones y sus resultados no han sido los esperados. Entre 2018 y 2019 el dominicano bateó para un promedio de .228, con un porcentaje de embasarse (OBP) de .320 y un slugging (SLG) de .503, mientras conectaba 47 cuadrangulares y empujaba 120 carreras. Sin embargo, tan solo ha conectado 107 hits en 738 apariciones al plato, de las cuales 274 terminaron en ponches.

Sanó es un bateador de poder que puede producir una cantidad importante de carreras, lo cual demostró el año pasado cuando, a pesar de tener un promedio de bateo bajo, disparó 34 cuadrangulares y remolcó 79 carreras en 105 partidos. Esta clase de actuación ofensiva será sumamente necesaria para poder combatir contra un Chicago White Sox que se fortaleció en la temporada muerta.

La mejor versión de Sanó, ofensiva y defensivamente, deben hacerse presentes en la temporada recortada, ya que esto aportaría de forma considerable a que los Twins conquisten su división nuevamente.

En sus primeros dos partidos de la campaña el dominicano ha fallado en ocho turnos al bate, en los cuales se ha ponchado cuatro veces, aunque tiene una vuelta anotada. Resulta importante que el bateador pueda entrar en ritmo lo antes posible, debido a que en una temporada tan corta como la actual cualquier mala racha podría probar ser fatal para las aspiraciones de postemporada de los conjuntos.