MLB Selecciones
Juan Arturo Recio 157d

MLB puede aprender varias lecciones importantes de WWE

En su esfuerzo por crear un contenido más entretenido y diverso, la MLB debe colocar sus ojos sobre lo que realizan otras ligas deportivas, pero especialmente puede aprender varias lecciones importantes de WWE

¿Qué puede aprender una liga deportiva profesional de lo que muchos han catalogado como una forma de actuación? Es una pregunta que muchos podrían hacerse al ver una comparación entre la MLB y WWE.

En medio de múltiples cambios realizados para atraer a más personas a ver los juegos, MLB muchas veces falla en algo en que WWE es experta: entretener.

WWE ha mostrado por años un componente de entretenimiento que poco a poco ha ido permeando en otras disciplinas. No es extraño ver previo al inicio de combates importantes en el boxeo a nivel internacional o en las principales compañías de artes marciales mixtas, entradas rimbombantes con espectáculos de luces y sonido que antes eran reservadas únicamente para el mundo de la lucha libre.

Esto se debe a que estas compañías han entendido el componente de entretenimiento que acompaña a todos los deportes. La gente sigue los deportes de forma casi religiosa por el sentido de pertenencia que les da, por los lazos que la unen con los equipos o atletas que animan y aquí es donde MLB tiene espacio para crecer.

Durante el pasado fin de semana, WWE celebró su evento más importante de cada año, Wrestlemania. Por primera vez en un año, un mes y un día, la compañía pudo tener público presente en un evento, aprovecharon el momento para hacer dos cosas: hacer sentir al público importante y bienvenido y la segunda, dar un espectáculo increíble de luces, sonido, fuegos artificiales y por supuesto, de sus mayores estrellas, con el fin de entretener a los presentes y a quienes sintonizaron para ver el show. 

MLB y sus equipos, vivieron una situación muy similar durante el 2020, reduciendo su temporada y jugando sin personas en las gradas hasta llegada la postemporada, donde un número muy reducido de fanáticos asistió a los partidos, obviamente, todo como consecuencia del COVID-19.

Sin embargo, al llegar el Día Inaugural, donde por fin los equipos tendrían personas en las gradas, la realidad es que MLB no hizo nada extraordinario para dar la bienvenida a sus fanáticos, fue simplemente “otro día en la oficina”. La realidad es que mucha gente ama y se desvive por el béisbol, pero por momentos, esos sentimientos no parecen ser reciprocados por Grandes Ligas.

La liga ha tratado de hacer todo lo posible para aumentar el número de televidentes jóvenes que consumen sus partidos, menos hacer todo lo que rodea al juego, más entretenido, más participativo. Obviamente, no se trata de que haya explosiones cada vez que alguien conecte un cuadrangular o que se juegue béisbol dentro de una celda metálica gigante, pero sí de hacer la experiencia de ver un juego de béisbol más gratificante.

WWE deja que las personalidades de sus estrellas brillen, que sean llamativas, mientras que MLB hace campañas para que sus deportistas llamen la atención, pero en el mismo momento en que lo hacen, aparecen las llamadas “reglas no escritas” del béisbol y algunos se toman a mal que los jugadores traten de mostrar por qué son diferentes.

MLB ha estado estancada en este sentido, sin ofrecer innovaciones en el espectáculo. Estamos viendo el mismo béisbol de hace 20 años, exactamente el mismo juego.

El uso de superestrellas del calibre de Bad Bunny en un evento como Wrestlemania, hace que todo el mundo hable sobre lo que está pasando, lleva a fanáticos casuales o a personas que no son fanáticas a querer ver qué está ocurriendo. A pesar de que MLB ha llevado estrellas de todas las ramas del entretenimiento a los estadios, desde hace décadas, su participación no causa ningún tipo de impacto, no se crea expectativa.

En el 2015, el actor Will Ferrell realizó conjuntamente con MLB y quince de sus equipos, un acto benéfico que implicó que el comediante jugara en las nueve posiciones de quince partidos de entrenamientos primaverales distintos. El público amó la experiencia, brindó algo nuevo, fresco, se aprovechó la situación y creó un contenido entretenido, nunca visto, ese es el tipo de uso que Grandes Ligas podría realizar, mirando más hacia lo que hace WWE.

Obviamente, la sugerencia no es colocar a un actor o cantante a tomar un turno en el séptimo juego de una Serie Mundial, pero sí se trata de buscar formas creativas en que la presencia y fama de esas personas llamen la atención.

Así que si algo enseñó Wrestlemania 37 y si algo han mostrado las dos primeras semanas de la temporada 2021 de MLB es que, esta última tiene varias lecciones que aprender de WWE.

^ Al Inicio ^