<
>

Los Athletics se han convertido en la piedra en el zapato de Red Sox

Oakland y Boston se enfrentan por tercera vez en la temporada 2021. ESPN

Con dos victorias en los primeros dos encuentros del año y a punto de barrer la serie en contra de Boston, Oakland sigue siendo un hueso duro de roer para los nueve veces campeones de MLB

Boston Red Sox tuvo un gran inicio de temporada, terminó abril como uno de los mejores equipos de 2021, pero el mes de mayo ha sido una vuelta a la realidad de un equipo que tiene mucho camino por recorrer si pretende competir en una Liga Americana donde absolutamente nadie está asegurado. Sus dos recientes derrotas han llegado de la mano de Oakland Athletics, un equipo al que históricamente han dominado, pero que en los últimos años se ha vuelto una pesadilla para los de Massachussets.

A lo largo de los enfrentamientos entre ambas escuadras, los Red Sox dominan la serie particular entre ambos con 1,087 victorias frente a 900 derrotas contra los A’s, aunque estos últimos tienen ventaja de diez triunfos sobre seis reveses en postemporada contra Boston. El dominio de los “patirrojos” ha quedado claramente establecido.

Sin embargo, desde hace unas cuantas temporadas, Oakland se ha convertido en la piedra en el zapato de Boston en las Grandes Ligas. Desde 2017 a la fecha, los Athletics le han ganado trece partidos a los Red Sox en 21 encuentros entre ambos. Esto incluye haberles lanzado un juego sin hit y haber quedado con récord de cuatro victorias y dos derrotas en 2018, año en que Boston se coronó campeón de MLB.

Para empezar 2021, la situación no mejora para Boston, los cuales ya han perdido dos encuentros y han sido limitados a tres carreras en las fechas disputadas. La clave en la mayoría de las victorias ha sido dominar por completo a la ofensiva de los Red Sox y aprovechar debilidades en su pitcheo o defensa para sacarlos de la contienda. Simplemente, Athletics sabe cómo jugar y dominar a Boston.

En estos últimos dos partidos, los bates más importantes de Red Sox, J.D. Martínez, Xander Bogaerts y Rafael Devers se han combinado para conectar tan solo tres hits en veintiún turnos, siendo ponchados en nueve ocasiones, obteniendo dos transferencias y remolcando una sola carrera, la cual llegó en el primer partido de la serie, cortesía de un cuadrangular de “Carita”.

Boston ha podido mantenerse siendo combativo y tampoco ha permitido que Oakland pueda anotar de forma consistente, pero no queda duda de que hasta el momento se han llevado la peor parte.

Para los Red Sox no queda de otra que seguir tratando de presionar a los Athletics y buscar la victoria en el que será uno de sus partidos más importantes de la joven temporada, mismo que podría determinar si se mantienen como líderes de la división este de la Liga Americana.