<
>

Culpar a Aaron Boone de los males que afectan a los Yankees es buscar la fiebre en las sábanas

play
Los rituales que necesitan los Yankees para sacudirse la mala racha (1:46)

Ernesto Jerez juega ser gerente general de los Yankees y propone que el equipo neoyorquino viaje a República Dominicana. (1:46)

El mal momento que atraviesan los Yankees ha llevado a muchos a pedir el despido de Aaron Boone para buscar un cambio de rumbo, pero ¿es esta la solución mágica que llevará a los “Bombarderos del Bronx” a mejorar todo?

New York Yankees ocupa la tercera posición de la división este de la Liga Americana, una posición poco familiar para un conjunto de tradición ganadora como son ellos. La última vez que estuvieron a siete juegos y medio de la primera posición fue durante la campaña de 1997, donde terminaron con 96 victorias y una salida en primera ronda de postemporada frente a Cleveland Indians.

Sin embargo, a diferencia de la temporada de 1997, la división este es una mucho más competitiva que en ese año y los Yankees se encuentran en una posición más precaria que en dicha ocasión por múltiples factores. Culpar al dirigente Aaron Boone de todos los males del equipo, como se ha pretendido durante las últimas semanas por parte de fanáticos y medios de comunicación, es simple y sencillamente, buscar la fiebre en las sábanas y no ver el problema real del equipo.

En sus cuatro años como capataz del conjunto ha ganado el sesenta por ciento de sus encuentros, incluidas dos temporadas de cien o más victorias y sin tomar en cuenta la actual temporada que apenas lleva 66 juegos, ha llevado a los Yankees a postemporada todos los años, por lo que se mantiene como un mánager exitoso.

Como todo el mundo, ha cometido errores de juicio y tomado decisiones que pueden ser cuestionables, pero ese es un riesgo que viene con el trabajo. Todo esto implica que Boone no es el único responsable de lo que pasa con los Yankees.

Entre los factores que han afectado al equipo se encuentra la salud. Ha sido tradición en los últimos años que los “Bombarderos del Bronx” enfrenten un número elevado de lesiones, pero se han podido sobreponer a esto, lo cual no ha sido el caso en 2021. En este momento tienen a nueve peloteros en lista de lesionados y en total, 19 jugadores han estado en dicho listado, varios de ellos en múltiples ocasiones como son Aaron Judge, Giancarlo Stanton y Gio Urshela.

A nivel ofensivo son el equipo número dieciocho de MLB en promedio de bateo (novena en la Liga Americana) y se encuentran por debajo del promedio de la liga en OPS (OBP + SLG) con apenas .707. De hecho, los Yankees han anotado menos carreras que Baltimore Orioles, el equipo de peor récord en la Liga Americana y segundo peor en toda MLB. Esto apunta a que el conjunto no está ejecutando ofensivamente, situación de la que no se puede responsabilidad al dirigente.

Su cuerpo de lanzadores ha sido lo único que ha funcionado de manera consistente en el año, teniendo una la tercer mejor efectividad colectiva de la Liga Americana con 3.58 y uno de los mejores promedios de bases por bolas e imparables por entrada lanzada (WHIP) con 1.142 (segundo mejor de la Liga Americana), así como un pitcheo independiente de fildeo (FIP) de 3.67, pero sin un respaldo ofensivo, lanzar bien no gana partidos.

La defensa del conjunto y el corrido de bases ha sido otro de los aspectos en los que el conjunto ha estado comportándose de manera fatal. Errores de juicio en tiros o fallas en jugadas de rutina, así como ser atrapados tratando de alargar hits son el pan de cada día de los Yankees.

La falta de carácter del conjunto, la cual sí empieza con Aaron Boone deja mucho que desear. A los Yankees les tomó 66 encuentros poder regresar en un partido en donde perdían de al menos tres carreras, lo cual habla bastante del espíritu competitivo del equipo. Por supuesto, la pasividad que se ha mostrado desde la gerencia del equipo, cuya cara es Brian Cashman, también tiene su cuota de responsabilidad por la conformación de un conjunto donde todos los bateadores tienen debilidades similares, sin bateadores zurdos de impacto. Este el es trabajo del gerente, no del dirigente, quien tiene que trabajar con lo que le coloquen en las manos.

Los Yankees tienen muchas cosas que arreglar en 2021 si desean ser competitivos dentro de su división, pero tienen que ser realistas, no todos los problemas se llaman o inician con Aaron Boone, por lo que hablar de despido es precipitado.