<
>

¿Volvió el poder? La segunda mitad de la temporada MLB inicia con una lluvia de cuadrangulares

La segunda mitad de la temporada MLB inició con una lluvia de cuadrangulares. ESPN

Luego de una primera mitad dominada por los lanzadores, la segunda mitad de la temporada de MLB ha iniciado con una lluvia de cuadrangulares que podría marcar la dirección hacia la que se dirige el resto del año

La primera mitad de la temporada de Grandes Ligas fue dominada por completo por los lanzadores. A pesar de que, en junio, MLB empezó a perseguir de manera incisiva a los lanzadores que utilizaban sustancias para mejorar el agarre en las pelotas y esto ha representado una mejora en las estadísticas ofensivas generales de la liga, hacia el final de la primera mitad de la temporada, apenas 13 jugadores en toda MLB alcanzaban un promedio de bateo de .300.

Históricamente, la entrada del verano a los Estados Unidos implica que los bateadores encontrarán su ritmo con mayor facilidad. Sin clima frío que amerite adaptarse, es probable que muchos bateadores empiecen a generar mejores números ofensivos, lo que implica a su vez, un mayor número de carreras y un aumento en el poder, lo que se traduce en más cuadrangulares.

Prueba de ello es lo que de forma silenciosa ha empezado a ocurrir en los dos primeros días de juego después de la pausa del Juego de Estrellas en 2021. Entre las jornadas del viernes y sábado se disparó un total de 77 cuadrangulares (46 el viernes y 31 el sábado). Debemos tomar en cuenta que en ambas fechas hubo por lo menos dos partidos pospuestos o suspendidos por clima, así como por el tiroteo ocurrido a las afueras de Nationals Park en la noche del sábado.

En los dos días de partidos disputados en la segunda mitad, las ofensivas han bateado para .259 de promedio, junto a un porcentaje de embasarse (OBP) de .330 y un slugging (SLG) de .436, buenos para un OPS de .766 a lo largo de 2219 turnos oficiales. El número más interesante hasta el momento es el de 77 cuadrangulares despachados, el cual se ubica como una de las mejores marcas del año en un espacio de dos fechas del calendario de temporada regular.

La primera mitad terminó con promedio general de bateo de .240 y un OPS de .718, lo que se convierte en indicativo de que la segunda parte de la temporada puede tener números ofensivos y de poder superiores a lo que hasta el momento se ha visto.