<
>

Verlander, dominante con otra gema de postemporada

play
Yordan Álvarez habla tras la victoria de Astros en el juego 1 (0:32)

El cubano se fue de 4-1 con una carrera impulsada contra los Rays. (0:32)

HOUSTON -- El as de los Houston Astros, Justin Verlander, continuó su embestida a los récords de postemporada en todos los tiempos durante una salida dominante de siete entradas el viernes contra los Tampa Bay Rays, en el Juego 1 de su enfrentamiento de la Serie Divisional de la Liga Americana.

Verlander pintó de blanco a los Rays en siete entradas, permitiendo solo un hit y regalando tres bases por bolas, mientras ponchaba a ocho. Houston ganó 6-2, tomando una rápida ventaja de la serie sobre unos desvalidos Rays.

Para Verlander fue solo otra en una larga línea de gemas de postemporada y con cada salida, sube en las tablas de líderes de postemporada de todos los tiempos.

"Nunca me complazco con lo que he podido hacer en los playoffs", dijo Verlander. "Todos y cada uno de los juegos son una nueva oportunidad para salir y volver a probarme a mí mismo".

Con su séptimo ponche --sin tirarle a Yandy Díaz en la séptima entrada-- Verlander superó a Roger Clemens con la tercer mejor cifra de Ks en la historia de la postemporada. Ahora tiene 175, ocho detrás de Andy Pettitte y 24 detrás del poseedor del récord, John Smoltz. Si los Astros disfrutan de una carrera de playoffs larga como se espera, Verlander probablemente pasaría a Smoltz este octubre.

La victoria fue la 14ª de Verlander en la postemporada, lo que lo lleva a un empate en el tercer lugar con el miembro del Salón de la Fama, Tom Glavine. Está uno detrás de Smoltz, mientras que Pettitte encabeza la lista con 19.

Incluso si los Rays eliminan a los Astros, Verlander, de 36 años, probablemente tendrá más oportunidades de aumentar sus números históricos: continúa insistiendo en que planea jugar hasta los 45 años.

"Supongo que lo identifiqué como el número 45", dijo Verlander antes de su salida. "Si eso es realista o no, no lo sé. Sé que no me voy a vender en corto".

Verlander caminó a el bateador inicial de los Rays, Austin Meadows, para comenzar el juego batallando inusualmente en encontrar el control de su recta. Recurrió a sus lanzamientos secundarios para dominar a dos jugadores con batazos de dobles plays durante un excelente esfuerzo de la defensa de Houston. Verlander, típicamente un lanzador de elevados cuando los bateadores opuestos logran poner la pelota en juego contra él, parecía tan orgulloso de eso como cualquiera de los récords.

"No sé si este es el primer juego del año en el que he tenido dos dobles plays", dijo Verlander. "Estos muchachos siempre me hacen pasar un mal rato, porque no les doy suficientes rolas. Hoy pude conseguir algunas en el juego".

Dejando a un lado el apoyo defensivo, fue un esfuerzo inusualmente excelente incluso para los estándares de Verlander. Se convirtió en el decimotercer lanzador en la historia de la postemporada en mantener a un oponente en uno o menos hits en al menos siete entradas. El último lanzador en hacerlo fue Bronson Arroyo de Cincinnati Reds en 2012.

"Es un competidor increíble", dijo el tercera base Alex Bregman. "Se prepara más que nadie. Me encanta cuánto orgullo siente en cada apertura que hace".

Nada de esto fue una sorpresa para Bregman y sus compañeros de equipo que han visto a Verlander dominar la mayoría de sus salidas desde que se unió a los Astros a fines de la temporada 2017. Aun así, no pueden evitar maravillarse de la excelencia continua de Verlander.

"Cuando puedes ejecutar eres el mejor en los momentos más importantes", dijo el manager de los Astros, A.J. Hinch. "Quiero decir, no hay nada --no hay una liga más alta. Al igual que no hay ningún lugar para que él vaya a ser examinado más adelante. Por lo tanto, la prueba realmente es que puede hacerlo apertura tras apertura y luego postemporada tras postemporada".

"No sé cómo definirlo. No sé cómo se llama. Sea cual sea el factor 'ese', lo tiene".