<
>

Mal y de malas abren los Astros la Serie

play
La balanza se inclina para los Astros (1:24)

En el Minute Maid Park, los fanáticos apoyan fuertemente a Houston y es quien se llevará el Juego 1. (1:24)

HOUSTON -- Cuando el mejor abridor de la Liga Americana recibe su mayor cantidad de carreras de toda la campaña y tu equipo deja 11 corredores en las bases, es difícil pensar que ganarás un juego de Serie Mundial.

Así sucedió este martes por la noche a los Houston Astros, que perdieron 5-4 frente a los Washington Nationals el Juego 1 del Clásico de Otoño, ante 43,339 que llenaron el Minute Maid Park.

“Este es un equipo que no importa la situación en que estemos, vamos a confiar uno en el otro”, dijo el segunda base José Altuve. “Hemos estado en esta situación muchas veces. En la Serie Mundial del 2017 empezamos perdiendo el primer juego”.

“En la Serie anterior contra Yankees perdimos el primer juego en casa”, añadió. “Ya tenemos experiencia en esto y no nos vamos rendir. Sabemos que mañana será un buen día”.

Fue apenas la cuarta vez que el as Gerrit Cole permite cinco carreras limpias desde que llegó a los Astros en el 2018 y la mayor cantidad de carreras desde el 22 de mayo pasado. Rompió la racha de victorias en 19 decisiones consecutivas.

“Esta noche no traje mi ‘Juego A’”, dijo Cole. “Ellos tuvieron algunos buenos turnos al bate y yo cometí algunos errores en mis pitcheos”.

El problema comenzó desde el principio para Cole, que perdió la ventaja que le había dado un doblete de dos carreras de Yuli Gurriel, con un cuadrangular del veterano Ryan Zimmerman y dos entradas después, el juvenil Juan Soto, de 20 años, le repitió la dosis para igualar el partido 2-2 en la cuarta entrada.

“Creo que Cole llegó al partido muy bien y después perdió un par de batallas claves con dos strikes”, consideró el manager A.J. Hinch. “La pitcheada a Zimmerman fue un error y Zimmerman lo hizo pagar con un jonrón. En realidad nunca pudo controlar a Soto en toda la noche”.

“Soto golpeó en su primer turno al bate”, agregó. “Después tomó algunos buenos swings dos veces contra Gerrit y una más contra Will (Harris, relevista)”.

Los compañeros tampoco ayudaron mucho. Sufrieron para dar el batazo oportuno toda la noche. Para la sexta entrada ya habían dejado a siete de los 11 en las bases.

“Tuvimos buenos turnos al bate”, dijo el manager. “Pero tampoco tuvimos buena suerte. No vamos a ser perfectos. En partidos cerrados como este, tienes un par de buenas oportunidades que no debes desperdiciar. Pero seguimos empujando y hay que darles crédito a ellos que sacaron algunos buenos outs”.

George Springer acercó a los Astros en la séptima y octava entradas, con jonrón y doblete. Pero sus compañeros de nueva cuenta desperdiciaron oportunidades con corredores en los senderos.

Mucho dará de qué hablar algunas decisiones del manager y la directiva de los Astros, si es que la situación sigue igual. En particular, el sólo contar con lanzadores derechos en la Serie Mundial.

Soto y Adam Eaton empujaron cuatro de las cinco carreras en las primeras cinco entradas para los Nationals. Ambos son bateadores zurdos --los Astros son el primer equipo en una Serie Mundial sin lanzador zurdo desde la primera en 1903.

“Hay poco tiempo para lamentarse muchas cosas”, señaló Hinch. “Hay que aprovechar el tiempo para reagruparnos. Mañana tenemos que venir a tratar de ganar un partido de béisbol”.