<
>

Soto encaminó a Nats a derribar muralla llamada Gerrit Cole

play
Víctor Robles sobre Juan Soto: 'Ya todo el mundo sabe lo que él puede hacer' (1:10)

El pelotero dominicano alabó la actuación de su colega y comentó sobre la primera victoria de los Nationals. (1:10)

HOUSTON -- Para conseguir lo que nunca habían hecho en su historia, los Washington Nationals tuvieron que hacer lo que otros equipos no consiguieron en medio año en todas las Grandes Ligas: Vapulear a Gerrit Cole.

Washington anotó cinco carreras contra Cole para derrotar 5-4 a los Houston Astros, el martes en el Minute Maid Park, en el inicio de la Serie Mundial de Grandes Ligas del 2019. En el debut de la franquicia en el clásico de otoño, los Nationals consiguieron el primer triunfo en una final de las Ligas Mayores para un equipo de la capital de Estados Unidos desde 1933.

Y para hacerlo, golpearon al lanzador más difícil del planeta tierra en los últimos seis meses.

“Él es realmente bueno”, dijo sobre Cole el manager de los Nationals, Dave Martínez.

“Pero yo nunca dudé de nuestros muchachos, nunca. Ellos salen a jugar. Ellos tienen un plan de juego y se adhieren a ese plan. A veces no les va bien, pero creo en esos muchachos cada día. Van a salir a jugar y no se rinden hasta el último out”, agregó el piloto puertorriqueño.

El jovencito dominicano Juan Soto, quien cumplirá 21 años en el fin de semana, bateó tres hits, incluyendo jonrón y doble, empujó tres carreras, se robó una base y anotó una vuelta para encabezar la ofensiva de los monarcas de la Liga Nacional.

Soto, de 20 años y 362 días, es el cuarto jugador que pega jonrón en la Serie Mundial antes de cumplir los 21. Mickey Mantle (dos veces), el curazoleño Andruw Jones (1996) y el venezolano Miguel Cabrera (2003) son los otros tres. Del grupo, solamente Cabrera (4) ha conectado más jonrones que Soto (3, hasta ahora) en una postemporada antes de los 21 años.

Sus dos extrabases, ambos contra Cole, fueron hacia la banda contraria.

“Ese es Juan siendo Juan”, dijo Martínez.

“Él puede golpear la pelota por todo el campo. Él es realmente bueno en permanecer detrás de la bola y golpearla al jardín izquierdo y central. Y él fue realmente bueno esta noche. Trabajó en eso durante los días libres. Una noche se metió a la jaula y se pasó la noche entera practicando solo a darle para el lado contrario”, dijo Martínez de su joven estrella.

“Es algo que trabajé mucho en los últimos dos días. Tratando de batear la bola hacia ese lado, quedándome por donde viene el pitcheo y solo golpear la bola a ese lado”, dijo Soto, el jugador más joven de la historia con un jonrón y un robo en el mismo cotejo de Serie Mundial.

En siete entradas, Cole permitió ocho hits y cinco carreras, ponchó a seis y caminó a uno. La última vez que había permitido cinco o más carreras en la temporada fue el 22 de mayo, cuando los Chicago White Sox le anotaron seis limpias en cinco episodios para asestarle su última derrota del año.

En lo adelante, Cole se mantuvo invicto por las siguientes 25 aperturas, incluyendo tres en la postemporada. Mientras el lanzador ganó sus 19 decisiones en ese tramo, los Astros tuvieron 17-2 en sus apariciones en el Minute Maid, incluyendo las últimas 14.

Después que Cole retiró fácilmente la primera entrada, los Astros tomaron la delantera contra Max Scherzer, quien otorgó base por bolas a George Springer, permitió sencillo a José Altuve y, después de ponchar a Michael Brantley y Alex Bregman, fue sacudido por un doblete de dos carreras el cubano Yuli Gurriel.

En el inicio de la segunda entrada, Ryan Zimmerman, el más histórico de los miembros de los Nacionales, bateó enorme jonrón solitario por el jardín central contra Cole para recortar la distancia a 2-1. En el cuarto, Soto, el más joven en la serie, conectó enorme garrotazo de 417 pies por el jardín izquierdo para empatar 2-2.

“No tenía su stuff acostumbrado. La recta fue inconsistente y no la estaba colocando donde quería. Su slider y su cambio no estaban como siempre”, dijo el receptor puertorriqueño Martín Maldonado sobre Cole.

“De todas maneras, el hecho de no tener su repertorio como siempre y poder llevarnos hasta la séptima entrada, fue importante”, dijo Maldonado.

“Creo que comenzó muy bien en el juego y luego perdió un par de batallas clave con dos strikes. El lanzamiento de Zimmerman fue un error, y Zimmerman le hizo pagar con un jonrón. Nunca pudo controlar a Soto en toda la noche”, dijo AJ Hinch, el manager de los Astros.

“En general, sabíamos que iba a ser difícil. Estos jóvenes son realmente difíciles de ponchar y esta noche probaron que están poniendo mucho la pelota en juego”, agregó Hinch.

Scherzer tampoco tuvo su mejor noche, pero limitó el daño de los Astros a dos carreras en la primera entrada y se retiró con 112 lanzamientos en cinco episodios, durante los que ponchó a siete y caminó a tres. El manager Martínez usó al zurdo Patrick Corbin, el potencial abridor del tercer o cuarto juego, para lanzar el sexto y luego a tres relevistas para aguantar la embestida final de Houston.

“Para mí todo se basó en cuánto tiempo Max podía ir. Y Max, felicitaciones a él, él nos dio todo lo que tenía hoy. Esos tipos son buenos, buenos bateadores. Y Scherzer nos dio todo lo que tenía”, dijo Martínez.

“Y mientras el juego avanzaba y comencé a ver el conteo de lanzamientos de Max, sabía que iba a necesitar a Corbin al menos por una entrada. Y era todo lo que quería del él”, agregó el manager de Washington.

El juego 2 presentará la oportunidad de otro duelo de pitcheo, cuando los derechos Stephen Strasburg y Justin Verlander suban al montículo. En la historia de la Serie Mundial, el ganador del primer encuentro ha terminado coronándose campeón en el 62.3 de las oportunidades. Eso incluye en 13 de 16 y 18 de las últimas 22 finales.

Washington ha ganado sus últimos siete partidos dentro de la postemporada y 17 de 19 desde el 23 de septiembre. De acuerdo a Elías Sports, es la mejor racha de la franquicia desde que está en Washington (del 2005 en adelante) e iguala varias que lograron los Expos de Montreal antes de mudarse a la capital estadounidense, más recientemente del 22 de julio al 10 de agosto de 1994.

En el caso de Houston, la tropa que comanda el generalísimo Altuve ya ha estado en este tipo de situaciones. Los Astros perdieron el primer encuentro de la Serie Mundial del 2017 ante los Los Ángeles Dodgers y también el inicio de la Serie de Campeonato de la Liga Americana de este año contra los New York Yankees. En ambos casos, se repusieron para ganar el playoff.

“Este es un equipo que sin importar la situación que enfrentemos, vamos a confiar uno del otro. Tenemos experiencia en esto, confiamos en nosotros y vamos a salir a empatar”, dijo Altuve, quien bateó de 5-1 con anotada.