<
>

La cruz de Tena, ¿para Vucetich o Almeyda?

play
Chivas le da las gracias a Luis Fernando Tena (0:41)

Estos son algunos de los números que dejó el ex DT del Rebaño a su paso por la institución. (0:41)

LOS ÁNGELES -- La puerta de atrás se cierra para Luis Fernando Tena. La puerta del frente se abre –aparentemente—, para Víctor Manuel Vucetich o Matías Almeyda. Y ambas puertas están entreabiertas para Ricardo Peláez. Chivas, en su enésima crisis.

Las estadísticas tienen manos delicadas o garras afiladas. A veces, anudan el moño del frac de los técnicos galardonados. Otras, anudan la soga al pescuezo del entrenador indigente de la aritmética. Hadas madrinas o arpías.

Tena vio rodar su cabeza este domingo. Lo decapitaron los resultados, pero lo traicionaron sus jugadores. Una historia vieja y sabida. Y El Flaco no aprende… y nunca lo hará. Seguirá creyendo en el futbolista como un socio, un amigo, un entenado, un aliado. Los Judas, todos, rojiblancos y de cualquier color, son miserables por 30 monedas.

Se insiste en Vucetich mientras que seguramente Matías Almeyda revisa cada segundo su celular. El argentino sabe que su contrato con la MLS fue un salvavidas, pero nunca una ilusión. Ricardo Peláez tiene las horas contadas, pero no sólo para elegir, sino para no equivocarse al elegir.

Porque el mismo Peláez sabe que su ojo clínico ha fallado. Los refuerzos --que han sido un fiasco--, y su respaldo a Tena, cuando no creía en él plenamente, son huellas inequívocas de sus errores. Vamos, hasta le renovó contrato a ‘La Chofis’ López.

Luis Fernando Tena no tenía escapatoria. Todos sus puentes estaban rotos. Se los habían dinamitado desde la otra orilla. Tras las derrotas, los jugadores encontraban paternalismo. Y el futbolista es cínico, es sinvergüenza. A su modo, adultera la intención detrás de la mano suave de su mentor, y abusa.

La perspectiva de Vucetich está en el momento perfecto del romance. Sin equipo, sin presupuesto en otros clubes como para contratarlo, y con un codicioso anzuelo como es siempre dirigir al Guadalajara.

Sólo una vez ha estado así de cerca Vucetich de Chivas. Hace años le explicamos aquí, el porqué no quiso dirigir al Guadalajara. Incluso se sentó ante Jorge Vergara, quien lo invitó a negociar su llegada al Rebaño.

Vucetich, siempre frontal, siempre directo, comenzó el coloquio con Vergara. “No sé, Jorge, porqué me invitas a dirigir al Guadalajara, si cuando estuve dirigiendo a la Selección Mexicana, dijiste (a los dueños de equipos), que yo no era el indicado para hacerlo, pero resulta que ahora sí soy el indicado para dirigir al Guadalajara. No lo entiendo. Muchas gracias, Jorge. Adiós”. Bofetada con reverberaciones de dignidad.

Acto seguido Vucetich se levantó y abandonó el recinto. Jorge Vergara no tuvo oportunidad ni de repelar o de apelar o de interpelar. El ex ‘Rey Midas’ cobraba así su marginación del Tri, después de dirigir sólo un partido ante Costa Rica, aunque México clasifica al Mundial de Brasil por la victoria histórica por aquella remontada de Estados Unidos sobre Panamá,

Justino Compeán, entonces presidente de la FMF, le explicó a Vucetich: “No nos clasificaste tú (a Brasil 2014), nos clasificó Estados Unidos”, y le dio las gracias. Entraría Miguel Herrera a sacar el boleto en el repechaje ante Nueva Zelanda.

Pero, al tiempo, Vucetich se enteraría que el principal opositor a que se mantuviera en el Tri, era el mismo Vergara. Y la venganza, como dicen que debe ser, el entrenador se la sirvió como un platillo frío. Aunque Walter Scott aseguraba que “la venganza es el manjar más sabroso condimentado en el infierno”.

Claro, son otros tiempos. Al fallecer, Jorge Vergara heredó el control total a su hijo Amaury y seguramente Vucetich calibrará de manera distinta las circunstancias. Y el reto es seductor. Chivas es el equipo mexicano más popular, aunque ha dejado de ser el más ganador.

¿Podría Vucetich domesticar a los jugadores que traicionaron a Tena y que potencialmente en algún momento lo traicionarán a él si asume el cargo? Más allá de su sapiencia y de dejar constancia siempre en el manejo de vestidor y de cancha, hay sin duda una referencia puntual de sus virtudes.

¿Recuerda el caso Ronaldinho en Querétaro? Tras la salida de Nacho Ambriz, incapaz de controlar el brutal entorno mediático del brasileño, llegó Vucetich, con la misma exigencia de la directiva: en la cancha debían ser Ronaldinho y diez más. Debía jugar para que el club pudiera recuperar la multimillonaria inversión. Y Vucetich lo consiguió. Llegó a la Final, y sólo perdió ante Santos, por aquella épica del Chuletita Orozco al marcar cuatro goles en el juego de Ida.

¿Tiene el estilo de juego que requiere Chivas? Vucetich ofrece resultados a corto plazo, muy a su estilo. Pero, recuerde algo: aquel León que hizo campeón era un festival en la cancha, e incluso, hasta por momentos, a aquellos desahuciados Tecolotes de la UAG, los hizo jugar de manera agradable.

Sin embargo, es momento de ser puntuales entre las exageradas y las demenciales alucinaciones de los seguidores de Chivas. ¿No es el plantel de Chivas más ostentoso mediáticamente que poderoso futbolísticamente? ¿El grupo de jugadores está sobreexpuesto y sobrevalorado, con respecto a las capacidades mentales, morales y futbolísticas que tiene?

¿Matías Almeyda? Resultaría más económico que Vucetich, quien es el técnico mejor pagado en México. El argentino diría sí de inmediato. Innecesario ratificar que su representante, Santiago Hirsig –según militantes de OmniLife–, ha estado llamando, “sólo para saludar”, desde hace una semana a Amaury Vergara.

Almeyda tiene una ventaja: conoce las exigencias y el escenario de trabajar con Chivas. Y también deberá aprender de sus errores y esos delirios de omnipotencia que tuvo en su primera gestión.

Tendría una ventaja y una desventaja. Primero, se entendería con un hombre de futbol como es Ricardo Peláez. Después, se entendería con un hombre que sabe delimitar los alcances de un director técnico. Almeyda hará lo que un entrenador debe de hacer: entrenar.

Recordemos que hubo un momento en que Almeyda se sintió más capacitado incluso que los médicos para dar un diagnóstico, y sus decisiones fueron totalmente contraproducentes cuando se le entregó el poder absoluto del equipo.

Hasta el momento de cerrar este abandonado espacio, los reportes eran que Chivas anunciaría la noche del domingo al nuevo entrenador. Eso significa que ya hacen malabares con las tres opciones en cartera, y podría confirmarse que las tres han sido sondeadas desde el viernes.

Insisto: la misma puerta, la trasera, que se cerró detrás de Tena, ha vuelto a quedar entreabierta. Por eso, esta vez, Ricardo Peláez no debe equivocarse.