<
>

La intrusión sigilosa de la MLS en la Liga MX

play
Hay una tormenta llamada MLS tocando a las televisoras mexicanas (1:49)

Rafa Ramos expone que la MLS podría quitarle audiencia a la Liga MX por culpa de la llegada de las figuras mexicanas. (1:49)

LOS ÁNGELES -- La MLS empezará a incomodar al dueño del futbol mexicano. Tal vez, con riesgo de comer carne envenenada.

Olvídese de calidad, el predominio mexicano se mantendrá. La MLS aún prioriza su versión bizarra de espectáculo, que el compromiso con la competitividad.

Olvídese de nombres que la MLS hurtó como Carlos Vela, Javier Hernández, Alan Pulido, Rodolfo Pizarro, Raúl Ruidíaz, etcétera.

Ahora la MLS, queriendo o 'sin querer queriendo', pretende arrebatarle a la Liga MX, de poquito en poquito, silenciosamente, sigilosamente, su más valioso activo, los telespectadores.

Contextualizo, al azar, imagínese la noche del dos de mayo. La MLS ofrece un banquete morboso para los aficionados de Chivas, y uno que otro mexicano: LAFC contra Sporting Kansas City, es decir, Carlos Vela, que para entonces debe estar esbelto, y Alan Pulido, quien seguramente habrá encontrado mejores productos para el cuidado de su copetazo.

Ante ese platillo morbosón de la MLS, LA Liga MX le ofrece otro juego cargadito de agruras entre los propietarios de ambos equipos: Pachuca frente a América.

Si hoy le ofrezco ese menú, cuál elegiría: ¿Vela contra Pulido? ¿Tuzos contra Águilas? ¿O hasta la pelea del Canelo Álvarez contra un bulto por designarse?

La MLS quiere raptarle a la Liga MX a su novia, en plena cara de los suegros. Por supuesto, serán mordiscos al pastel, pero eso igual le molestará al dueño del pastel, de la boda y de los novios en el futbol mexicano.

Recordemos que uno de los motivos por los cuales la Copa Libertadores fue marginada en México, fue por los derechos de trasmisión que pertenecían a FOX, y no la falacia de Decio de María (ordenado por Yon de Luisa), por supuesta incompatibilidad de calendarios.

¿Otro ejemplo? El cuatro de abril, se enfrentarán los dos más recientes goleadores de Chivas, Chicharito por el Galaxy y el Bruce Willis Pulido con Kansas. El morbo de por medio. Uno no quiere regresar a Chivas y el otro no quisieron que se quedara en Chivas.

Y mientras la MLS ofrece ese partido por televisión, la Liga MX tendrá a las desangeladas Chivas, sólo Dios sabe si para entonces aún con Luis Fernando Tena, ante el inconsistente Morelia.

La misma pregunta: Usted en su hogar ante el televisor, ¿cuál platillo se serviría ofreciéndole hoy el menú de la MLS y la Liga MX?

Hay más casos de coincidencia. Recuerde que la Nación Chiva voltea hacia la MLS con profundos suspiros de nostalgia y sufrimiento, por la cantidad de jugadores que anhela y ya nunca tendrá.

Le refresco la lista: Chicharito, Vela, Pulido, Pizarro, Matías Almeyda y si quiere incluya a los soslayables Carlos Fierro, Oswaldo Alanís y al desdeñado Daniel Ríos.

Insisto, la MLS, tal vez de manera inconsciente, está husmeando, merodeando, la merienda prohibida. El dueño de la Liga MX podrá permitir que le roben trofeos, jugadores, protagonismo, pero Emilio Azcárraga Jean no permitirá que le roben a la audiencia televisiva en Estados Unidos y en México.

Alguien debería advertirle a la MLS que ése (los intereses de la Liga MX) es un alacrán que no le conviene echarse al seno.