<
>

Herculinas tareas en la bitácora de Vucetich

play
Vucetich: "Comprometido con lo que merece esta institución" (0:52)

Víctor Manuel Vucetich agradeció el apoyo de la directiva del Guadalajara y se compromete a buscar lo que la institución y la afición quieren , que es el título. (0:52)

LOS ÁNGELES -- Víctor Manuel Vucetich prefiere los compromisos a las promesas. Los primeros son un camino, las segundas son unas arpías. Los primeros marcan objetivos, las segundas esclavizan a obsesiones.

Ya tomó el timón este jueves. Y Vucetich sabe que es el primero de sus últimos días con Chivas. Los resultados determinarán el tiempo de esta convivencia.

Después de seis intentos, finalmente el Rebaño lo pone al frente de su rebaño para felicidad de su rebaño, ése que el nuevo técnico identifica con 40 millones de militantes, hoy en tiempos de aflicción.

Le esperan desafíos. Y sólo tiene su palabra y su hoja de vida, para confrontar a un rebaño de cabras, o de jugadores, varios de ellos enloquecidos, viciados, perturbados, por el dinero, la fama y la fiesta.

Muchos de esos jugadores que este jueves le han prometido lealtad, ya pecaron de perjurio ante Matías Almeyda, José Saturnino Cardozo, Tomás Boy y Luis Fernando Tena. A ellos, varios, les prometieron lo mismo: morirse por ellos, y al final los dejaron morirse solos.

Grandes tareas lo esperan. Vucetich ha demostrado que su experiencia y habilidad para comunicarse pueden construir castillos, pero no materializar milagros. El jugador, cínico, generalmente, suele responder de manera generosa con quien va de frente y Vucetich es de esos.

¿Repasamos la bitácora de obligaciones? Van desde asignaciones ineludibles con el equipo, hasta desafíos específicos con individualidades. Nada que no hay hecho antes. Nada que no pueda hacer hoy.

1.- RESPONSABILIDAD…

El equipo tiene buenos futbolistas. Cierto, apenas dos o tres aspirantes a ser titulares en Selección Nacional y apenas un par (Macías y Beltrán), con proyección europea.

Pero, Vucetich fue claro en su presentación: el sustento de Chivas es el colectivo. Y aplica la frase: “Aquiles es tan fuerte como su talón”. Y el talón de Aquiles en Chivas son todas las manifestaciones de sus irresponsabilidades.

Reclutar nuevamente voluntades y compromisos al servicio de futbol, es la tarea inmediata. La victoria sobre Juárez, más allá de ser percudida por el penalti, confirmó que Chivas aún puede jugar mejor, si quienes salen a la cancha así lo quieren.

2.- ESTILO DE JUEGO…

Vucetich hizo una reflexión que debió descalabrar a Luis Fernando Tena. Explicaba que desde fuera, él veía un equipo retenido, contenido. Revela pues que pretende darle alas a jugadores que eventualmente eran o se sentían reprimidos.

El ex ‘Rey Midas’ tiene un principio básico: el orden. Tiene una recompensa: cuando el balón es recuperado y hay un escenario favorable, rompe las cadenas de sus jugadores, de los talentosos y hasta de los atrevidos. Y entonces, hacen futbol.

Ojo: es un futbol de concentración, orden, obediencia y disciplina constante. Cuando los jugadores se dispersan mentalmente, hay caos. ¿Quiere una referencia? Revise minuciosamente el juego de Ida de la Final de Querétaro ante Santos.

3.- RESCATISTA…

Lea con cuidado esta lista: Osmar Donizette, Humberto Suazo, Claudinho, Bofo Bautista, Ronaldinho, por citar algunos. ¿Qué tienen en común? Dos detalles: gran habilidad como futbolistas y tendencia a la indisciplina, que puede ir a devoción por las fiestas, o pasar por la indolencia, o caer en la soberbia… o todas juntas.

Bueno, a todos ellos, Vucetich, en los momentos clave, les sacó el mejor provecho posible. Algunos le resolvieron partidos importantes, otros finales. Hoy, ya, el técnico sabe perfectamente los defectos que hacen cojear a los jugadores que tiene, y en esta tarea tiene como mejor aliado a un americanista: Jesús Molina.

4.- CONJUNTO…

Ciertamente en todo equipo es imprescindible el jugador diferente. Lo más cercano a ello es J.J. Macías. Pero desde su debut exitoso, ascendiendo a Potros Neza, Vucetich compacta sus equipos a partir del grupo, del gremio, de la fraternidad futbolística.

Lea con atención y revise cuántos de estos campeones con el León de Vuce, fueron titulares indiscutibles en su Selección Nacional o mundialistas: Carlos Turrubiates, Alberto Coyote, Marco Ferreira, el chileno Edgardo Fuentes, Martín y Guadalupe Castañeda, Alberto Coyote, Alfredo Murguía, Francisco Uribe. Claro, tenía a los brasileños Tita y Marquinho.

Vucetich necesita de jugares consistentes, de peones, con esa chispa eventual para jugar al futbol. Si hoy pudiera reforzarse, llamaría a Fernando Navarro, por ejemplo.

Acaso lo que le hará falta en este equipo de Chivas, de manera inmediata, será madurez. Tiene a futbolistas con más mimos y majaderías de púber, que futbolistas con cicatrices. Ese es un reto, fortalecer, bruñir, a esos jugadores devotos de la secadora de pelo y el auto último modelo.

5.- PADRINAZGOS…

Tiene dos interesantes proyectos en manos, que seguramente ya se los entregaron Amaury Vergara y Ricardo Peláez como asignaturas muy especiales; J.J. Macías y La Chofis López.

Vucetich puede ser de enorme ayuda para Macías. Se refirió a él en la conferencia de prensa. Ayudarlo a crecer, a madurar y a que no arredre ante la inevitable experiencia europea que se viene. Y como parte de ello, debe convencerlo de permanecer al menos este torneo. “Que se vaya a Europa, siendo campeón con Chivas”, dijo.

¿Recuerda la lista mencionada? ¿Esa de Donizette, Ronaldinho, Suazo, Bofo, Caudinho? Ante ellos, ante esos huesos duros de roer, La Chofis es un simple mocoso caprichudo y caguengue –diría Jorge Vergara--. Vucetich puede rescatarlo… o desecharlo. Intentará lo primero, por su decencia, pero no dudará en lo segundo, para no perder ni tiempo ni esfuerzo.

Ojo, aficionado de Chivas. ¿Quieren un Chivas espectacular o un Chivas en Liguilla y sin ser el hazmerreír de los americanistas? Si quieren lo primero necesitarán mucha paciencia. Si quieren lo segundo, esperen a la Jornada 7.

Como verá, sí merecen, terrenalmente hablando, ser llamadas herculinas, las tareas que aguardan a un técnico que podría, tal vez, recuperar ese incómodo bautizo de ‘Rey Midas’. Por lo pronto, hizo bien al contraer compromisos, pero no esclavizarse a promesas.