<
>

¡Despierta, que te han robado el futbol!

play
El lado oscuro de la Superliga Europea... (5:08)

Fernando Palomo analiza la creación de esta liga de élite impulsada por los equipos más acaudalados de UEFA. (5:08)

LOS ÁNGELES -- El Poder ante el poder de los Poderosos. La Oligarquía ante el poder de los Oligarcas.

Este domingo, 12 clubes anuncian su separación de la Champions y la instauración de la Superliga. Este lunes, la UEFA anuncia que ha aumentado a 36 el número de equipos en las subsiguientes Champions. Las exequias de una Europa League sin derecho a obituario. Guerra. Por el poder. Entre el Poder y los Poderosos.

El futbol, quiéralo usted o no, a partir de hoy, dejará de ser como usted quiere que sea o como usted hubiera querido que fuera. Usted sueña con épicas, ellos sueñan con dólares. La Superliga, los 12 apóstoles de la subversión.

Y aquí, el futbol no es un fin, es un botín y un pretexto. Al final, los Poderosos quieren arrebatar al futbol de su secuestrador, el Poder (UEFA y FIFA). Pero, no para liberarlo, sino para secuestrarlo nuevamente.

La élite mundial ha levantado su fortaleza, inaccesible para el proletariado de las canchas europeas. Milan, Arsenal , Atlético de Madrid, Chelsea, Barcelona, Internazionale, Juventus, Liverpool, Manchester City, Manchester United, Real Madrid y Tottenham Hotspur. ¿Supremacismo?

Hay tres lugares más disponibles en esa mesa. Han sido puestos en subasta. No es una cruzada para salvar el futbol, sino una confabulación para rescatar su negocio en el futbol. ¿La pasión, la esencia, el espíritu? Para ellos, lo intangible, es prescindible, es desechable.

Irónico que un país implacable en cualquier competencia no se siente a esa mesa: Alemania. Unos dicen que es cuestión de honor. Otros dicen que es cuestión política. ¿Será que Alemania levanta otro muro en Berlín?

Entiéndase: los alemanes no son ovejas, son lobos. El Bayern Munich elige la manada y no permite que la manada lo elija a él.

Los clubes pobres, los segundones, los marginados, sufren. Este domingo se colapsaron en la Bolsa de Valores del futbol. Hoy el Valencia, el Sevilla, el PSG, etcétera, han sido expulsados de la catedral.

Sólo cuatro de los 50 países europeos participarán en la Superliga. Un 8 por ciento. Los todopoderosos, en un acto de soberbia, se hartaron de compartir el banquete con los menesterosos. ¿Clasismo o discriminación?

A partir de este domingo, el futbol se jugará de manera distinta. Algunos usarán alpargatas y otros sandalias.

Las represalias han comenzado. UEFA, con el aval de FIFA, advierte que los 12 equipos serían expulsados de sus Ligas si desertan de la Champions. Y que sus seleccionados nacionales, no podrán jugar torneos avalados por UEFA y FIFA.

¿Alguien se imagina un Mundial o una Copa Europea sin la crema y nata de los futbolistas? Y en caso extremo, hasta unos Juegos Olímpicos sin esas figuras.

¿Qué dicen las Ligas? ¿Qué dicen las federaciones nacionales de futbol? Y algo muy importante, qué dicen los gobiernos de los países afectados.

Por ejemplo, la endeble, aunque Real Federación Española de Futbol, sin control de la Liga de España, ha quedado más desnuda que nunca.

La Premier, por solidaridad, ¿se atrevería a desligarse de la UEFA? Imposible vivir en una isla, ya no sólo de forma geográfica, demográfica, financiera, sino futbolística. Será parte del archipiélago de la resignación.

Hay antecedentes de sismos y cismas en el futbol. Todo comenzó con la ‘Ley Bosman’ en los noventas. Siguió la revolución silenciosa, e inútil, de Lennart Johansson para echar de la silla amafiada de FIFA a Joao Havelange, quien sobrevivió heredando su delfín, Joseph Blatter. Pero, éste, esto, es el mayor parteaguas en la historia.

Insisto ante usted: el futbol ha dejado ser su futbol, si es que en verdad, alguna vez, al menos por 90 minutos, y en una cancha transpirada legítimamente, fue suyo.

Los mismos futbolistas han sido segregados. Aquel jugador que no sea lacayo de los 12 apóstoles subversivos, aprenderá a vivir en la indigencia. Pasa a ser mercancía de segunda mano. ¿Neymar, Mbappé, Haaland, Lewandowski, y contando?


Escucha el blog de Rafa Ramos

La frase pertenece a la serie ‘The English Game’. No es una apreciación nueva. “El futbol les alimenta el alma (a los aficionados), porque ellos no tienen nada más en su vida”. ¿Será? Ese es el cinismo por encima del fervor, la pasión, la devoción por una camiseta, por un jugador, por el deporte mismo.

Habrá dos tipos de aficiones. Las que se sientan heridas, porque su equipo ha sido repudiado por la nobleza, y mantenga la lealtad a su club. A final de cuentas, ganar la Champions se vuelve más asequible.

El aficionado del Alcorcón, del Fuenlabrada o del Navalcarnero, recién se entera que jamás volverá a ver a su humilde equipo perfumarse con la clorofila del Bernabéu, del Camp Nou o del Wanda Metropolitano. La Copa del Rey la han roto sus propios reyes. Les han usurpado el derecho a soñar con grandes gestas.

Y habrá otra afición, implacablemente mayoritaria. La que disfrute un agregado poderoso, de un futbol más exquisito, donde el glamour invada implacablemente la cancha. Poco le importará que exista un futbol de élite y otro de los menesterosos.

Esa otra afición, será cómplice de un genocidio futbolero, o será el juez absoluto de que la guerra de castas, el juicio supremo de la discriminación, signifique una brecha irremediable, irreparable y eterna.

Las empresas televisoras se frotan las manos. Fueron consultadas y estuvieron de acuerdo. La Superliga será un bocado delicatesen. Los derechos serán más costosos, pero eso deberán pagarlo los anunciantes.

Los patrocinadores de las transmisiones de la Superliga se adueñarán del mercado. ¿Cuál refresco de cola es mejor, el que se sirve en la mesa del patrón o en la de los desarraigados? Sí, así de crudo y cruel es el nuevo panorama. Millonarios y mendigos.

Los árbitros han sido advertidos. El que pite en la Superliga no volverá a pitar un partido FIFA. Pero, el Grupo de los 12, promete mejores salarios, mejores viáticos y mejores tratos. Queda claro que los mejores silbantes, o los menos malos, están dispuestos a devolver su gafete FIFA.

La guerra ha sido declarada este lunes. El Poder reta a los Poderosos. La Oligarquía desafía al poder de los Oligarcas.

Los 12 separatistas exponen argumentos. Prefieren arriesgar sus inversiones millonarias en piernas poderosas y talentos especiales, entre sus iguales, en lugar de confrontar a palurdos. Quieren proteger sus capitales vestidos de futbolistas. Sí, el romanticismo tuvo precio desde que Eva le ofreció la manzana a Adán por sus favores.

¿Los jugadores? Se plegarán a las órdenes. Son asalariados, multimillonarios, pero asalariados. Tendrán su momento de crisis, cuando el tema sea selecciones nacionales. Se permitirán un grito disidente desde la tribuna, pero volverán al hábitat lujoso y encontrarán consuelo. Su espíritu ya tiene un código de barras.

¿Y tú? ¿Te has enterado que te han robado el futbol?

¿De qué afición eres? ¿De la que sigue el juego con el corazón en la garganta? ¿O de la que sigue el juego con palomitas, nachos y sorbos de indiferencia?

No te preocupes, tendrás lo que mereces.