<
>

Multicampeón Errol Spence Jr quedó sorprendido de su propio desempeño ante Danny García

DALLAS -- El mismo Errol Spence Jr ni siquiera sabía a ciencia cierta la manera en que su cuerpo y mente responderían en su primera pelea después del terrible accidente que lo dejó fuera del cuadrilátero por casi 14 meses.

Spence Jr reconoció que se sorprendió de su propio desempeño, que fue casi con bisturí a lo largo de 12 rounds, para vencer a Danny García y defender con éxito sus campeonatos Welter del Consejo Mundial de Boxeo y de la Federación Internacional de Boxeo el sábado por la noche en el estadio de los Dallas Cowboys.

Pero incluso cree que pudo dar más, a pesar de que los jueces vieron su triunfo de manera unánime; dos marcaron 116-112 y un tercero 117-111.

“Yo me daría un desempeo ‘B’”, dijo Spence Jr, de 30 años, después del combate. “Creo que sí tuve algo de óxido, pero estaban en tan buena forma y tomé todo tan serio en el entrenamiento, que pude salir adelante en todos aspectos”.

Spence Jr reconoció que su mejor golpe fue el jab; ese mismo que le ha resultado en buena parte en 27 peleas invicto como profesional, y que sus ángulos de golpeo fueron también clave para ganar.

“Sentí algunos de sus golpes, pero fueron insuficientes para evitar que siguiea adelante”, señaló Spence (27-0). “Él estuvo muy fuerte y quiero felicitarlo. Vino a pelear y a tatar de llevarse mis títulos, pero los defendí bien en casa”.

De acuerdo a estadísticas de Compubox, Spence Jr lanzó y atinó más golpes que su rival, 187 con 26.4 por ciento de efectividad, comparados con 117 y 16.7 aterrizados. En golpes de poder también estuvo arriba en porcentaje conectados, 35.8 contra 30.5.

“Su jab fue largo y me hizo salir de ritmo”, comentó García (36-3), de 32 años. “Esa fue la clave de la pelea. A todo lo demás siento que me adapté. El jab fue el único fue mejor de lo que esperab”.

Spence Jr mencionó que ha sido una de las mejores noches de su vida, en particular por la manera en que el público se entregó hacia él, que peleó en el estadio de su ciudad y del equipo del que ha sido fan desde que nació.

Desde que llegó a la arena y fue mostrado en las cámaras internas, la gente ovacionó de pie. Al momento en que salió del vestidor y caminó entre las tribunas para subir al ring, una muy buena mayoría de las 106,102 personas que pagaron boleto enloquecieron, intentaron acercarse al cuadrilátero e incluso olvidaron el distanciamiento social por algunos minutos.

“Era el sueño de mi vida hacerme de un nombre familiar en Dallas y lo he hecho”, aseguró. “Estoy agradecido por el apoyo. Estaba sonriendo camino al ring porque fue un largo camino de regreso (al boxeo). Se llevó muchas pruebas y tribulaciones para llegar a este punto. Pero todo vlió la pena. Estoy aquí por una razón”.

“Probé que estoy de regreso y llegué para quedarme”, añadió. “Soy el campeón unificado del mundo por una razón, por el trabajo que hecho desde que nací”.

Por el momento, Spence Jr rechaza hablar del futuro más allá de pasar algunos días con su familia, antes de comenzar a pensar en su siguiente rival, que muchos consideran debería ser Terence Crawford (37-0, 28 ko’s), campeón Welter de la Organización Mundial de Boxeo.

“Sólo estoy pensando en ver a mis niños y descansar en mi rancho”, afirmó. “Voy a comer algo de buena comida y veremos que nos tiene el futuro. Ha sido un largo año y medio, así que voy a desaparecer una o dos semanas, y entonces regresaré…”