<
>

¿Qué dejó Taylor vs. Ramírez? La posibilidad de revancha y un potencial pleito Taylor-Terence Crawford

play
Josh Taylor, campeón unificado tras acabar con José Ramírez (1:41)

Taylor derribó a Ramírez dos veces para quedarse con campeonato indiscutible de peso welter junior. (1:41)

En una semana en la que una pelea unificatoria de cuatro cinturones golpeó la lona en medio de un período de negociación interminable, Josh Taylor contra José Ramírez pelearon de manera emocionante para producir esa cosa rara y sagrada en el boxeo: un campeón mundial indiscutible.

Cuando Taylor fue anunciado como el campeón mundial indiscutible de peso welter junior, fue un momento para saborear. El hecho de que fue un encuentro impresionante de ida y vuelta lo hizo aún más especial, ya que Taylor, quien derribó a Ramírez en la sexta y séptima ronda, ganó por puntuaciones de 114-112 en las tarjetas de los tres jueces.

Era justo lo que el boxeo necesitaba para mejorar su credibilidad después de la decepción y frustración que resultó del colapso a principios de esta semana del combate Tyson Fury contra Anthony Joshua por los cuatro títulos mundiales de peso pesado.

Taylor escribió su nombre en los libros de historia al convertirse en el primer boxeador británico en ganar los cuatro títulos mundiales principales, en un enfrentamiento de alta calidad que giró en ambos sentidos en el Virgin Hotels en Las Vegas.

El sexto asalto fue un importante y finalmente giró la pelea, ya que Taylor envió a Ramírez de bruces a una esquina cuando el escocés deslizó un golpe y aterrizó una zurda impresionante en la barbilla de Ramírez. Taylor (18-0, 13 KOs), de 30 y natural de Edimburgo, Escocia, ingresó al ring como campeón de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y la Federación Internacional de Boxeo (FIB), progresó más en el séptimo cuando descorchó un impresionante uppercut de izquierda para tumbar a Ramírez y provocar la segunda cuenta de protección del árbitro.

Ramírez (26-1, 17 KOs), 28, de Avenal, California, quien fue campeón del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), luego regresó rugiendo en el octavo y terminó fuerte para tomar los rounds al final de la lucha.

En un momento en que los YouTubers, los boxeadores novatos y las leyendas retiradas en sus cincuenta se han convertido en las principales historias del último año en el boxeo, al menos desde una perspectiva convencional, ocasiones como Taylor-Ramírez son solo el estímulo que el deporte necesita. Dos de los mejores boxeadores, invictos y compitiendo por las apuestas más altas, y luego estando a la altura de las expectativas previas a la pelea. El boxeo necesita más peleas como esta. -- Nick Parkinson

¿Qué significa esta victoria para Taylor?

El triunfo de Taylor es una de las mejores actuaciones de un boxeador británico en suelo estadounidense, y le dará lugar a peleas más grandes y rentables. Taylor no disfruta de la misma fama o riqueza que las mayores estrellas del boxeo del Reino Unido, los dos campeones mundiales rivales de peso pesado, Fury y Joshua, pero no debería haber ningún argumento de que, al convertirse en campeón indiscutible, Taylor también es el mejor boxeador libra por libra del Reino Unido, por delante de Fury y Joshua. Fury estaba al lado del ring, animando a Taylor en un asiento de primera fila para disfrutar de su precisión y agresividad.

Esta fue solo la séptima pelea titular de cuatro cinturones desde 1988, y Taylor se convierte en el quinto hombre en tener cuatro cinturones, luego de los logros del ucraniano Oleksandr Usyk [peso crucero, 2018] y los estadounidenses Terence Crawford [peso welter junior, 2017], Jermain Taylor [peso mediano, 2005] y Bernard Hopkins [peso mediano, 2004-5] quienes unificaron cuatro versiones del título mundial en el ring. Algunos también considerarían que Teófimo López entra en esta categoría con su victoria por unificación del título de peso ligero sobre Vasiliy Lomachenko en octubre pasado, aunque la semántica de la etiqueta "franquicia" del CMB complica las cosas.

Taylor también se convirtió en el primer campeón mundial indiscutible de Escocia desde que Ken Buchanan logró la hazaña en el peso ligero en 1971, y el primer británico en tener los cuatro títulos mundiales. Según los informes, Buchanan, de 75 años, vive actualmente en una casa de acogida, y Taylor le dijo a ESPN antes de la pelea de Ramírez que, si ganaba, buscaría visitar a Buchanan y mostrarle los cinturones.

Taylor podría seguir siendo el único británico en lograr la hazaña por un tiempo, y los contendientes más cercanos fijan su atención en otra parte. Fury ahora está listo para luchar contra Deontay Wilder por tercera vez, mientras que Joshua aparentemente está en camino de luchar contra Usyk. -- Parkinson

Todo salió según el plan de Taylor

Hubo un buen momento de espíritu deportivo en la conferencia de prensa posterior a la pelea con Ramírez, que mostró lo bueno que era el plan de juego de Taylor. Se le preguntó a Ramírez sobre haber sido sofocado en los agarres cuando se acercó demasiado a Taylor, y miró más allá del pequeño grupo de reporteros y reconoció a Ben Davison, el entrenador de Taylor.

Toda la semana, Davison y Taylor quisieron usar la agresión de Ramírez contra él y meterse en su cabeza. Taylor lo empujó con palabras e incluso provocó una pequeña pelea después del pesaje del viernes. En el ring, Taylor buscó alguna ventaja entre golpes para ajustar a Ramírez, y funcionó. Ramírez incluso admitió ser "demasiado amable" a veces, especialmente cuando no se protegió al salir de un agarre en el séptimo asalto, lo que lo llevó a la caída.

Taylor hizo un hermoso trabajo al equilibrar la distancia y la agresividad y saber cuándo superar los límites, durante la semana de la pelea y, en particular, en la noche de la pelea. Fue un enfoque magistral en todos los aspectos y los resultados hablan por sí mismos. -- Ben Baby

¿Qué sigue para Taylor?

Después de unificar los cuatro cinturones, si Taylor tiene la intención de mantener los cuatro cinturones en el futuro previsible, primero debe lidiar con una defensa obligatoria contra el contendiente No. 1 de la OMB, Jack Catterall, de Inglaterra, antes de que pueda contemplar una revancha con Ramírez, que estará en demanda después de que ambos púgiles ofrecieran una pelea tan brillante.

Catterall pactó dar un paso al costado para que Taylor vs. Ramirez sucediera, y una defensa del campeonato indiscutible vs. Catterall en Escocia será atractiva para Taylor, pero no estará en la misma escala que la pelea de Ramírez.

Taylor tendrá opciones más grandes para una próxima pelea que el boxeador inglés, y puede decidir ceder uno o más de los cinturones por una pelea más grande, que posiblemente podría incluir una revancha con Ramírez. Pero las peleas más importantes probablemente sean más allá de las 140 libras.

Fuera de la revancha con Ramírez, no le queda nada a Taylor en el peso welter junior y, en cambio, puede decidir dejar la división atrás por completo en busca de pastos más verdes.

Hay nombres y días de pago más importantes en el peso welter que en el peso welter junior, y ahora que el campeón de peso welter del CMB y la FIB Errol Spence Jr. y Manny Pacquiao se enfrentarán en agosto, el campeón de la OMB, Terence Crawford, todavía está buscando esa pelea que definirá su carrera. El promotor de Top Rank, Bob Arum, ya ha planteado la idea de una pelea entre el actual (Taylor) y el ex (Crawford) campeones indiscutibles de las 140 libras en el otoño.

Enfrentar a un campeón indiscutible es el tipo de nombre que Crawford (37-0, 28 KOs), de Omaha, Nebraska ha estado anhelando en su récord, y avanzar en una división siempre ha estado en la agenda de Taylor. -- Parkinson

¿Qué sigue para Ramírez?

Ramírez estuvo cerca de ganar el campeonato indiscutible de peso welter junior que siempre soñó con lograr. Pero una ráfaga tardía no fue suficiente para superar un par de caídas.

A pesar de sufrir la primera derrota de su carrera profesional, Ramírez aún debería estar en la mezcla para recuperar al menos uno de los cinturones de las 140 libras para fin de año. Si Taylor deja vacante sus cinturones y sube al peso welter para enfrentarse a Crawford, todavía existe la posibilidad de que Ramírez consiga un título.

En la conferencia de prensa posterior a la pelea, el mánager de Ramírez, Rick Mirigian, insinuó una posibilidad de campeonato en el futuro cercano, así como una posible revancha en peso welter entre Taylor y Ramírez. Teniendo en cuenta lo buena que fue la pelea del sábado, debería haber apetito por una segunda pelea entre ellos. -- Baby