<
>

F1: El de Monza no será el último choque que veamos entre Verstappen y Hamilton en 2021

play
Alex Pombo: Una vez más los oficiales echan a perder las carreras (2:21)

El GP de Italia fue una carrera sorpresiva que se vio protagonizada por el choque de Verstappen y Hamilton, además una nueva sanción a Checo Pérez provocó que el mexicano se quedara fuera del podio. (2:21)

Las cosas empeorarán antes de amainar. En el Gran Premio de Italia, los pilotos Max Verstappen y Lewis Hamilton chocaron de nuevo y con ocho fechas del calendario de Fórmula 1 por disputarse en 2021, esto volverá a suceder.

El joven neerlandés de Red Bull y el siete veces campeón del mundo están muy cerca en la clasificación y también en la pista, siempre corren "nariz con nariz" y, aunque entre ellos existe un gran respeto, los contactos seguirán, es inevitable.

Pasó en Imola, cuando Verstappen "empujó" a Hamilton fuera de la pista mojada en el momento en que llegaron lado a lado a una curva. Incidente de carrera.

Esto llegó a su punto más caliente con el contacto en Silverstone, también el momento más álgido de la temporada, donde Hamilton tocó a Verstappen en la primera vuelta del Gran Premio, justo en la curva Copse. El impacto fue durísimo y pudo haber tenido consecuencias más graves para Max. Al final, Hamilton pagó con 10 segundos de penalización que no impidieron ganar la carrera.

El domingo 12 de septiembre, llegaron juntos a la curva 1 de Monza en la vuelta 26. Hamilton venía de los pits y Verstappen sobre la recta trataba de recuperarse de una pésima parada en fosos. El Red Bull se puso al frente en la frenada, pero al virar a la derecha se encontró sin espacio, pisó el lavadero o salchicha, ese tope que marca el límite de pista.

play
6:48

Hamilton y Verstappen se eliminaron entre ellos y en Monza celebró Daniel Ricciardo

El inglés y el neerlandés se tocaron y terminaron los dos afuera. El australiano de McLaren aprovechó para volver a ganar después de tres años (fue su octavo éxito). Norris y Bottas completaron el podio.

El brinco del RB16B hizo que se enllantaran y el Red Bull terminó montado sobre el rollbar y el halo del Mercedes de Hamilton. Peligrosísima situación de la cual el inglés salió ileso, pero ambos abandonaron. Luego de deliberar tras la carrera, escuchar a ambos pilotos, los comisarios decidieron poner tres puestos de castigo en la parrilla de Sochi para Verstappen.

Parece que los "sterwards" escucharon a Toto Wolff quien bautizó la maniobra de Verstappen como "foul técnico", al estilo del futbol, un último hombre que se barre para que no anote el contrario.

La explicación de los oficiales fue que, en su opinión, Max intentó "muy tarde" el rebase y no tenía "el derecho de espacio".

Obviamente, el director de Red Bull, Christian Horner no estaba de acuerdo con esto, para él fue un incidente de carrera, donde cada piloto tenía igual culpa.

Solamente hay cinco puntos de diferencia entre este par de "bestias competitivas", ninguno de los dos va a ceder. Seguramente no habrá "mala leche", pero cada arrancada será para aguantar la respiración.

Ninguna "madre de la caridad" se ha coronado campeón de la F1. De ahora en adelante ganará el que no arrugue, pero también el que sea lo suficientemente inteligente para no perder puntos por una calentura.

No es una situación al estilo Senna-Prost en 1989, pero no sería raro que en Abu Dhabi viéramos a Max y Lewis andar a pie a los fosos, luego de que ninguno de los dos cedió un centímetro en la última batalla por el título.