<
>

Dallas: Owens fuera 2-4 semanas, pero está Glenn

IRVING -- Con Terrell Owens hablando de su dedo anular fracturado y la cirugía a la que se someterá, y Bill Parcells diciendo que se sentía "enfermo" por la cantidad de penalidades y otros errores que había cometido su equipo, el vestidor de los Cowboys era un lugar lúgubre.

Imaginen lo que habría sido si Dallas hubiera perdido el domingo.

Drew Bledsoe se recompuso, tal como dijo que haría, y la defensiva tuvo un desempeño extraordinario, para que los Cowboys vencieran a los Washington Redskins 27-10, y evitaran empezar la campaña con marca de 0-2.

Están 1-1 e igualados con otros dos equipos en lo más alto de la NFC Este, pero eso no borra la desilusión por la operación a la que deberá someterse Owens, quien irá al quirófano el lunes o el martes y estará fuera entre dos y cuatro semanas.

"Trataré de regresar lo antes posible", declaró Owens, quien espera estar recuperado para el juego del 8 de octubre en Philadelphia. "Siento que soy una persona que sana rápido. Una vez que se realice la cirugía, el proceso de curación comenzará".

Owens reveló que se quebró el dedo en una de las primeras jugadas del partido, pero que no se lo dijo a nadie hasta el último cuarto.

La lesión ayuda a explicar por qué sus tres recepciones para 19 fueron todas en el primer cuarto, y por qué luego dejó caer varios pases.

"Tenemos algunos hombres que pueden dar un paso al frente", aseguró Owens.

En Washington necesitan hombres que den un paso al frente. El quipo empezó 0-2, su peor inicio desde el 2001.

"Pienso que necesitamos arreglar muchas cosas para ganar partidos de fútbol", sentenció el entrenador Joe Gibbs. "Por cierto, es un momento duro para nosotros".

Mark Brunell, quien terminó con 18 de 33 para 197 yardas, fue capturado 6 veces.

"Sólo necesitamos encontrar una chispa", dijo Santana Moss, quien sumó 4 recepciones para 69 yardas. "Si encontramos esa chispa, todo estará mejor".

Sin T.O., la chispa para Dallas seguramente será el hombre que lo fue el domingo: T.G., Terry Glenn.

Glenn atrapó 6 pases para 94 yardas, preparando el terreno para los primeros dos touchdowns de Dallas, y anotando él mismo el tercero con una recepción de 40 yardas.

Pero a pesar de los esfuerzos de Glenn, Washington se mantuvo a tiro durante casi todo el juego, en gran parte debido a los errores de los Cowboys, que dejaron a Parcells diciendo: "Es duro para mí. Les digo, realmente lo es. Me siento enfermo en este momento".

Sin embargo, el jugador que no podía darse el lujo de cometer errores tuvo una tarde mejor de lo que indican sus números: Bledsoe completó 19 de 38 para 237 yardas y dos touchdowns, jugando bajo intenso escrutinio, luego de la controversia de mariscales entre él y Tony Romo que tuvo lugar en Dallas la semana pasada.

"Creo que tomó decisiones realmente buenas", apuntó Parcells de Bledsoe.

TODO TERMINÓ CUANDO...
El pateador Mike Vanderjagt, una de las grandes incorporaciones de Dallas en la agencia libre, acertó un gol de campo de 50 yardas que estiró la ventaja de Dallas a 17 a mediados del último cuarto. "Hizo una buena patada bajo presión en ese momento", dijo Parcells. "Esos tres puntos fueron muy importantes".

EL BALÓN DEL PARTIDO ES PARA...
Terry Glenn, receptor abierto de Dallas: 6 recepciones para 94 yardas, incluida una de 40 yardas para touchdown. Con su actuación demostró que el juego aéreo de los Cowboys puede ser peligroso aún sin Terrell Owens.

APUNTES FINALES

  • El corredor de Dallas, Julius Jones, sumó 94 yardas en 20 acarreos

  • El ataque terrestre de Washington, sin el lesionado Clinton Portis, debió conformarse con 40 yardas de Ladell Betts y 24 de T.J. Duckett en su debut con los Redskins.

  • Los Cowboys permitieron un regreso de patada de salida para touchdown por primera vez desde 1993.

    Información de AP fue utilizada en esta nota.