<
>

Byron Leftwich: "Tal vez ahora hablen de nosotros"

JACKSONVILLE -- El Big Ben volvió. Sólo que no volvió a su mejor forma.

Utilizando protección a la altura de su abdomen, Ben Roethlisberger regresó a la alineación titular de los Steelers contra Jacksonville el lunes por la noche, apenas dos semanas después de su operación de apendicitis. Estuvo lejos de ser efectivo, sin embargo, en parte por su molestia en el estómago y su falta de práctica, y en gran parte por la defensiva de los Jaguars.

Los Jags acosaron a Roethlisberger, limitaron a Willie Parker a 20 yardas en 11 acarreos y cortaron la racha de nueve partidos invictos de los campeones defensores con un triunfo por 9-0, el resultado más bajo en la historia de Monday Night Football.

Josh Scobee acertó tres goles de campo para los Jaguars, que ahora están 2-0 en la temporada y tienen marca de 4-0 contra los Steelers en el mes de septiembre.

Los Steelers, que cayeron a récord de 1-1, se mantuvieron a tiro en el resultado a lo largo de todo el partido, y consiguieron el balón con cerca de 5 minutos por jugar, debajo en el marcador por 6-0. Pero Rashean Mathis interceptó un pase de Roethlisberger a la ranura y lo devolvió hasta zona de gol de campo.

Scobee convirtió su tercera patada, esta de 42 yardas, con 4:26 por jugarse. Más adelante, a 1:44 del final, Mathis volvió a interceptar al Big Ben. El mariscal volvió caminando lentamente a las laterales, y los Steelers se volvieron a casa en blanco. La primera blanqueada de Jacksonville desde diciembre del 2003, contra Houston.

"Jugamos contra un equipo duro. Los campeones del Super Bowl", declaró el mariscal de Jacksonville, Byron Leftwich. "Fue un partido rudo, físico, y salimos victoriosos".

"Hubo buenos golpes en el campo", agregó el entrenador Jack Del Río. "Dos equipos realmente físicos, chocando entre sí. Estoy orgulloso del esfuerzo de mis jugadores".

Muchos de esos golpes los sufrió Roethlisberger, quien fue capturado dos veces y derribado varias veces más, luego de deshacerse del balón. Bill Cowher podría recibir críticas por haber expuesto al Big Ben ante la agresiva defensa de Jacksonville, pero el entrenador quería tener a su mariscal listo para el juego del fin de semana próximo contra Cincinnati, rival de división.

Jacksonville, por su parte, también enfrenta un duelo divisional el próximo fin de semana, frente a Indianapolis. Difícilmente 9 puntos sean suficientes contra la poderosa ofensiva de los Colts.

"Movimos el balón bien hoy", dijo Leftwich, "pero hicimos un mal trabajo a la hora de anotar puntos. Para pasar al siguiente nivel tendremos que anotar más de 9 puntos".

Sin embargo, pese a la escasez de anotaciones, la ofensiva de los Jaguars tuvo puntos rescatables.

Leftwich completó 26 de 39 pases para 260 yardas. Fred Taylor corrió 22 veces para 92 yardas y atrapó tres pases para 29 yardas.

Reggie Williams y Matt Jones estuvieron aún más impresionantes.

Williams sumó 8 recepciones para 95 yardas, y Jones terminó con 6 atrapadas para 73 yardas. Cada una de las primeras 5 recepciones de Jones resultó en un primer intento.

"Tal vez ahora la gente empiece a hablar de nosotros", concluyó Leftwich.

TODO TERMINÓ CUANDO...
Rashean Mathis interceptó por segunda vez a Ben Roethlisberger, con 1:44 por jugarse en el encuentro.

EL BALÓN DEL PARTIDO ES PARA....
Rashean Mathis, quien volvió a ser la pesadilla de los Steelers. El año pasado había anotado el touchdown de la victoria de los Jags en tiempo extra, al interceptar un pase y devolverlo 41 yardas hasta la zona de anotación.

Información de AP fue utilizada en esta nota.