<
>

Carolina sigue impecable desde el regreso de Smith

BALTIMORE -- Jake Delhomme no iba a dejarse vencer por un mariscal reserva que no ha lanzado un pase para touchdown desde Navidad.

Por eso lanzó un récord personal de 365 yardas y dos touchdowns, para que Carolina derrotara a los Baltimore Ravens 23-21 el domingo y consiguiera su cuarta victoria consecutiva.

Luego de que el mariscal titular de los Ravens, Steve McNair, saliera del partido con una concusión y una contractura en el cuello en el primer cuarto, Kyle Boller entró para tomar las riendas. Titular durante tres años antes de ser desplazado por McNair, Boller lanzó tres pases de anotación, para conseguir la puntuación ofensiva más alta de Baltimore (4-2) desde la Semana 2.

Pero cada vez que Boller y los Ravens hicieron algo bien, Delhomme respondió. Su blanco favorito fue Steve Smith, quien sumó ocho atrapadas para 189 yardas y un TD.

Smith se perdió los primeros dos partidos de la temporada con una lesión en el aductor. Los Panthers (4-2) no han perdido desde su regreso.

"Cuando Steve volvió, definitivamente nos ayudó. Es como sacarle a Michael Vick a los Falcons o a Peyton Manning a los Colts", dijo Delhomme.

Después de que Mark Clayton anotara un touchdown de 62 yardas acercar a los Ravens a 16-14 con 4:33 en el reloj, Delhomme lanzó un pase para anotación de 72 yardas con Smith en la siguiente jugada desde la línea de golpeo.

"Creí que iba a lanzarle a Keyshawn Johnson", dijo Delhomme. "Pero cuando miré para lanzar, todo lo que vi fue al 89 corriendo con sus manos arriba".

El pase cayó en los brazos de Smith y el veloz receptor se encargó de llevarlo a la zona final, para desinflar a los 70,762 espectadores de Baltimore.

"Fue enorme poder callar a la multitud así", dijo el corredor de los Panthers, DeShaun Foster.

Un pase de 7 yardas de Boller a Todd Heap dejó las cosas 23-21 con 2:13 en el reloj, pero Delhomme se encargó de que Baltimore no volviera a poseer el balón.

Los Panthers llegaron al partido como los últimos en conversiones de terceras oportunidades en la NFL, pero el domingo concretaron 7 de 15 terceros intentos.

"Es frustrante cuando el equipo rival convierte sus terceras oportunidades", dijo el apoyador de los Ravens, Terrell Suggs. "Hay que darles crédito, porque concretaron grandes jugadas a lo largo de todo el partido".

John Kasay acertó tres goles de campo y los Panthers limitaron a los Ravens a sólo 80 yardas por tierra; el cuarto partido consecutivo en que mantienen a sus oponentes debajo de las 100 yardas por tierra.

"Ese es nuestro juego. Detenemos la corrida y convertimos al otro equipo en unidimensional", dijo el profundo Mike Mister.

Boller entró luego de que McNair quedara noqueado tras ser capturado por Mike Rucker y Chris Draft. Boller ha sido relegado a la banca desde que los Ravens contrataron a McNair en un intercambio de temporada baja con Tennessee, pero el domingo le pidieron que llevara al equipo a la victoria ante una dura defensiva como la de Carolina.

"Tuve la oportunidad de salir al campo y hacer algunas cosas, pero no alcanzó", dijo Boller.

Boller completó 17 de 31 pases para 226 yardas. Dos de sus pases para touchdown fueron desvíos que Clayton transformó en anotaciones, el primero de los cuales le dio la ventaja a Baltimore por 7-3.

Delhomme respondió con un pase de 44 yardas para el touchdown de Drew Carter y puso a Carolina al frente 10-7.

El mariscal de los Panthers terminó con 24 de 39 pases completos, con dos intercepciones que no tuvieron graves consecuencias. La primera de ellas terminó con su récord personal y de franquicia de 150 pases sin intercepciones.

Pero hizo que Carolina sumara 23 puntos, la mayor cantidad permitida por Baltimore en toda la temporada.

McNair completó 2 de 4 pases para 4 yardas y una intercepción, antes de salir lesionado. Las radiografías en su cuello y una tomografía en su cabeza dieron negativas.

Boler, quien no había lanzado un pase para anotación desde el partido del 25 de diciembre ante Minnesota, demostró ser un reemplazante capaz. Pero Delhomme fue el único mariscal sonriente luego del partido.

EL ANALISIS DE SCOUTS INC.

En un partido parejo, los Ravens subestimaron a los receptores de los Panthers. Baltimore dejó a sus esquineros en soledad contra Steve Smith y compañía en demasiadas ocasiones, y Carolina las aprovechó todas.

Jake Delhomme cometió algunos errores, pero tuvo una actuación sobresaliente ante los Ravens. Para los Ravens, Kyle Boller mostró potencial como reemplazante de Steve McNair y Todd Heap jugó de manera extraordinaria, pero Smith fue la diferencia en este partido.

APUNTES FINALES

  • La derrota cortó una racha de seis triunfos como locales para los Ravens.

  • El profundo de Baltimore, Dawan Landry, quien consiguió la primera intercepción de su carrera, dejó el partido con una esguince de rodilla.

  • El apoyador de Carolina, Thomas Davis, abandonó el juego en el tercer cuarto por una inflamación en las costillas, y Al Wallace salió del campo en el último período con una lesión en el brazo.

    Información de AP fue utilizada en esta nota.