<
>

McAllister y Bush desataron la fiesta en New Orleans

NUEVA ORLEANS -- ¿Quién necesita Mardi Gras para celebrar, cuando se está a un juego del Super Bowl?


El veterano Deuce McAllister anotó dos touchdowns y corrió para 143 yardas, mientras el novato sensación Reggie Bush destacó con jugadas magníficas en el triunfo por 27-24 de los New Orleans Saints sobre los Philadelphia Eagles la noche del sábado, que le dio a los fanáticos de la golpeada ciudad razones de sobra para festejar.

Bajo el constante coro de "¡DEUCE!" o "¡REG-GIE! ¡REG-GIE!", los Saints realizaron jugadas asombrosas, y calificaron para disputar el Campeonato de la
NFC en lo que fue un cambio de suerte para el equipo y su ciudad, al quedar por primera vez en su historia a un paso de la gran fiesta de la NFL.

En toda la campaña, los Saints han estado en el corazón del
resurgimiento de Nueva Orleans tras la devastación por el huracán
Katrina. La franquicia, mejor conocida por cuatro décadas de
fracasos y por seguidores que solían cubrirse el rostro con
bolsas de papel en una expresión de vergüenza, jugará ahora en
Chicago o recibirá a Seattle, en función del partido que definirá
al otro aspirante del título divisional el domingo.

"Esto significa todo'', manifestó Bush. "Luego de todo por lo que hemos pasado como equipo, éste es el tipo de juegos a los que aspiramos nosotros los jugadores. Pero este partido es aún más importante para la ciudad''.


Los Saints son el primer equipo en la historia de la NFL en llegar a una Final de Conferencia después de haber perdido 13 o más juegos en la temporada anterior.

Una vez que amarraron la victoria gracias a las corridas potentes de McAllister para conseguir el primero y 10 que selló el pleito, y dejar agotarse el tiempo restante en el reloj, el propietario del equipo Tom Benson hizo su "Boogie Benson'' en el campo de juego. Los jugadores se abrazaron y saludaron a sus sufridos seguidores mientras una banda de jazz animaba la celebración.


"Creo que significa muchísimo", dijo el mariscal Drew Brees, quien completó 20 de 32 pases para 243 yardas, con un touchdown y sin intercepciones, y lanzó su mejor envío en una conexión de 35 yardas con Devery Henderson, detrás de Rod Hood, quien ocupaba el lugar del lesionado Lito Sheppard, el mejor esquinero de Philadelphia en cobertura. "Podías verlo y sentirlo después del partido. La gente de pie, celebrando y gritando".

Fueron McAllister, con su potencia, y Bush, con su colección de movimientos increíbles, quienes marcaron la diferencia en el bullicioso Superdome.


"Era mi primera oportunidad de estar en los playoffs, y no quería que fuera una y nada más", declaró McAllister. "No quería tener que decir: 'Si hubiera hecho esto o me hubiera preparado en forma diferente, habría tenido éxito'."


"Es la determinación de este equipo", agregó el corredor. "Darle a la ciudad todo lo que tenemos".

Incluso después de que Bush no alcanzó a retener un pase lateral algo elevado que le envió Drew Brees, a 3:18 minutos del final, lo cual provocó una entrega de balón que parecía despertar la recuperación de Philadelphia, los Saints mantuvieron el entusiasmo y se sobrepusieron al mal momento. La defensiva contuvo en esa marcha cerca del medio campo a Brian Westbrook, quien hasta entonces había mostrado una actuación brillante con los Eagles (11-7).

McAllister se convirtió en el primer jugador de los Saints en correr para más de 100 yardas en los playoffs.

"Deuce estuvo fantástico esta noche'', dijo el entrenador de los Saints, Sean Payton. "Entregó el corazón en cada corrida''.

McAllister anotó con una corrida potente de cinco yardas y con una recepción de 11 yardas en el tercer cuarto.

Bush anotó con un acarreo de cuatro yardas en el que mostró toda su velocidad y habilidad para el cambio de dirección, al comenzar por el centro hacia la izquierda, no encontrar espacios en la línea de golpeo, y terminar anotando por la esquina derecha.


Además tuvo una corrida igualmente electrizante, que preparó el terreno para uno de los dos goles de campo de John Carney. En este caso comenzó hacia la derecha, pero al ver un grupo de Eagles en su camino, volvió sobre sus pasos y terminó avanzando 25 yardas por la lateral izquierda.

Westbrook, por su parte, corrió para 116 yardas y anotó en dos ocasiones, incluida una corrida de 62 yardas que fue la más larga de la historia de los Eagles en postemporada.

La racha de éxitos de Jeff García se terminó, pero el quarterback se combinó con el ex receptor de los Saints, Donte' Stallworth --quien terminó con 100 yardas en tres recepciones--, para conseguir en la primera mitad un touchdown de 75 yardas que también impuso marca la historia de Philly en playoffs.


Al concluir el partido comenzó la fiesta en New Orleans.


Al menos hasta que llegue el momento de disputar el Campeonato de Conferencia.


"Todavía hay mucho trabajo por hacer", enfatizó Payton, quien fue elegido Entrenador del Año. "Debemos recuperar la ambición para el fin de semana que viene".

Información de AP fue utilizada en esta nota.