<
>

Negociaciones sobre un nuevo convenio laboral iniciarían en abril

La NFL enfrenta un largo y complicado de negociaciones con el gremio de jugadores hacia un nuevo contrato colectivo de trabajo. AP Photo

PHOENIX -- Se espera que discusiones entre la NFL y el sindicato de jugadores respecto a un nuevo acuerdo laboral arranquen a más tardar a mediados de abril, dijo el propietario de los New York Giants, John Mara, este martes en la reunión anual de los dueños de la NFL.

Mara dijo que ya han existido charlas "a nivel de empleados" sobre la preparación de las sesiones de negociación para un nuevo contrato colectivo de trabajo. El actual acuerdo, firmado en el 2011 luego de un cierre patronal, expira al término de la campaña del 2020.

Fuentes con la NFL y la NFL Players Association señalan que ambas partes están motivadas a alcanzar un nuevo acuerdo y evitar un paro en esta ocasión. No obstante, esas fuentes advirtieron que el proceso de negociación es complicado e impredecible, y no existen garantías de que un nuevo acuerdo se alcance en este receso de temporada, simplemente por el inicio de las discusiones.

"Cualquier conversación con los propietarios de la NFL será una renegociación para un acuerdo nuevo, no una extensión", dijo el presidente de la NFLPA, Eric Winston, vía Twitter. "En nuestras reuniones de consejo, dijimos a todos estar preparados para un par laboral; nada ha cambiado".

Las conversaciones que se han realizado hasta el momento se han ocupado sobre todo de logística, explicó una fuente. Eso significa que empleados de la NFL y NFLPA han discutido calendarización, tiempos, y agendas potenciales para reuniones que podrían llevarse a cabo en esta primavera y verano, pero que las negociaciones todavía no tocan temas serios que conducirían a un nuevo acuerdo.

Fuentes a ambos lados dijeron que no es claro cuál de los temas probará ser el más importante o el más controvertido, pero esas fuentes ofrecieron alguna idea de lo que cada parte buscaría con el nuevo convenio.

Se espera que los propietarios busquen sobre todo ganancias financieras, sobre todo créditos para nuevos estadios similares a los asegurados en el acuerdo del 2011. los créditos para estadios son reservas de dinero que se sacan de los ingresos antes de que se repartan con los jugadores, y se emplean para asistir a los equipos con renovaciones o construcciones de nuevos estadios. La NFL usó la totalidad de los créditos de estadio del acuerdo del 2011 hace un par de años, significando nuevos proyectos en Los Angeles y Las Vegas, dejando proyectos y renovaciones esperadas en lugares como Cleveland y Buffalo a la espera. Para poder ayudar a concretarse a tales proyectos, así como algunos futuros, se espera que los propietarios busquen la inclusión de créditos de estadio en el nuevo convenio.

Eso, por supuesto, requeriría algunas concesiones, dado que el sindicato de jugadores no estaría ansioso por entregar fuertes sumas de dinero de los ingresos que se reparten con los dueños. El convenio laboral del 2011 redujo la tajada de ingresos de los jugadores de 51 por ciento a 47 por ciento, pero de regreso, los jugadores recibieron concesiones como cargas de trabajo reducidas en el receso de campaña, así como beneficios de salud y financieros para el término de sus carreras.

La NFLPA celebró su reunión anual de representantes en Miami en este mismo mes, y temas importantes para los jugadores para la siguiente ronda de negociaciones fueron punto central de discusión. Algunos de los más prominentes para los jugadores en esta ocasión parecen incluir:

* El intento para incrementar la tajada para jugadores desde esa marca de 47 por ciento.

* El intento de crear estructuras que brinden más avenidas para jugadores y agentes para asegurar mejores garantías en los contratos. Por ejemplo, la elevación del gasto mínimo que actualmente obliga a los equipos a gastar el 89 por ciento de su dinero en efectivo bajo el tope salarial a lo largo de un periodo de cuatro años, o deshacerse de la anticuada regla del "fondo total", que obliga a los equipos a guardar el dinero completamente garantizado de un contrato en una cuenta en fideicomiso.

* El ajuste de reglas que se vinculan con la libertad de los jugadores respecto a sus situaciones contractuales, por ejemplo, la designación de jugador franquicia, la opción al quinto año de contrato para novatos de primera ronda, y el tiempo requerido para que novatos lleguen a la agencia libre.

* La política de conducta personal, que fue modificada unilateralmente por la NFL en el 2014 después de que la liga intentara discutir con el gremio, pero se rehusara a aceptar la petición de la unión de que la política fuera negociada colectivamente.

* Actualizaciones potenciales o mejoras a la política de drogas y programas que pudieran ocuparse de la salud mental de los jugadores.

La liga y su sindicato tienen casi dos años para alcanzar un acuerdo, así que el potencial arranque de negociaciones en las semanas entrantes es una buena señal de que podría acordarse el nuevo convenio laboral antes de que expire el actual. Pero se trata de un proceso largo y complicado sujeto a imprevistos. Fuentes a ambos lados advierten que apenas se trata del principio.