<
>

Kirk Cousins comprende que debe llevar su juego al "siguiente nivel"

Las críticas no dejarán a Kirk Cousins hasta que demuestre que puede liderar a su equipo en momentos críticos. Getty Images

EAGAN -- Dando el salto del primer año al segundo de la era de Kirk Cousins con los Minnesota Vikings, coaches y ejecutivos han sido firmes en que las estadísticas, sin importar cuán impresionantes parezcan, no serán suficientes si no se traducen en triunfos y una oportunidad de postemporada.

En la actual temporada baja, el gerente general de los Vikings, Rick Spielman, ha hablado de poner las piezas en su lugar, desde los nuevos coaches al lado ofensivo hasta los jugadores comprados en la agencia libre y el draft, para ayudar a Cousins a llevar su juego al "siguiente nivel".

¿Qué significa exactamente eso para el quarterback?

"Creo que el siguiente nivel, realmente, todo se trata de ganar", dijo Cousins durante el minicampamento obligatorio el miércoles. "Soy en realidad un quarterback de .500 en mi carrera hasta ahora, y no creo que es donde quieres estar, y no es la razón por la que te traen o la gente se emociona por ti.

"Si no juego bien, si no tengo grandes estadísticas, pero ganamos múltiples partidos de playoffs este año, la narrativa será que llegué al siguiente nivel y podría no salir del campo sintiendo que lo hice todos los días, pero si ganamos, es la vida de un quarterback, es que llegaste al siguiente nivel. Si tengo mi mejor año a la fecha en el 2018 pero quedamos 8-8, no llegué al siguiente nivel. es la realidad de las cosas".

Los números que consiguió Cousins en su primera campaña con los Vikings no cuentan toda la historia de un año decepcionante. Aunque el quarterback registró el porcentaje de pases completos (70.13) más alto en la historia entre pasadores (70.13) que lanzaron para más de 4,000 yardas, 30 touchdowns y 10 intercepciones en una campaña, Minnesota no logró meterse a los playoffs, tropezando a una marca de 8-7-1.

Para Spielman, los números de Cousins nunca serán lo único con base en lo que será juzgado.

"Si lanza para 1 yarda y nos metemos a los playoffs, es todo lo que importa", dijo Spielman en febrero.

Se pensaba que Cousins podría ser la pieza faltante para un equipo con expectativas de Super Bowl hace un año. Aunque la ofensiva mostró su músculo con un ataque aéreo del Top-10 y dos receptores abiertos de 1,000 yardas, falló en momentos críticos, incluyendo una derrota de la Semana 17 ante los Chicago Bears que hubiera metido a los Vikings a playoffs por primera vez en campañas consecutivas bajo el head coach Mike Zimmer.

Las críticas alrededor de Cousins están enraizadas en su marca de 32-30-2 desde que se convirtiera en un titular de tiempo completo hace cuatro campañas para los Washington Redskins, y el hecho de que todavía no ha ganado un partido de playoffs. La clave para que el quarterback cambie la historia mientras alcanza el elusivo "siguiente nivel" está enraizada más en cómo se conduce como líder, guiando a sus compañeros al tiempo que los Vikings instalan su nuevo sistema bajo el coordinador ofensivo Kevin Stefanski y el head coach asistente/consejero Gary Kubiak que ha sido diseñada alrededor de las fortalezas del pasador.

"Voy a hacer todo lo que pueda, controlar lo que puedo controlar y creo que una cosa que puedo hacer más allá de jugar a mi mejor nivel, es realmente empezar a dirigir y liderar a otras personas para nunca salir del campo diciendo, 'Ey, hice mi parte, pero tal y tal, no'", explicó Cousins. "Como quarterback, debes jalar a otros contigo para que no sea algo que se discuta al término de una práctica o un juego. De eso se trata realmente todo".

Minnesota tiene una sesión de práctica final el jueves antes de cerrar el minicampamento y dirigirse a un descanso antes del campamento de entrenamiento. En este momento del año pasado, Cousins comparó la sobrecarga de información al aprender un nuevo sistema ofensivo, a beber agua de una manguera de bomberos.

Habiendo tenido un año completo trabajando con muchos de los mismos jugadores con quienes ganó ocho partidos la temporada pasada, la familiaridad de Cousins parece estarle ayudando a ponerse rápidamente en la misma página con sus compañeros, especialmente con aquellos a quienes les lanzará el domingo.

"Tener un año de experiencia alrededor de sus compañeros es algo importante y hay mucho que sucede para entender los detalles de cada uno de tus receptores y alas cerradas, y saber cómo salen de las rutas", explicó Stefanski. "Eso es algo que definitivamente intentamos acelerar en el proceso el año pasado. Es limitado lo que puedes hacer. Y creo que ayuda mucho que sale al campo de prácticas y posee un inventario de conocimiento de cada uno de sus receptores en particular".

En el 2019, Cousins será juzgado no con base a sus números, sino con base a si podrá liderar a su equipo de regreso a la postemporada por primera vez desde que Minnesota perdiera en el Juego de Campeonato de la NFC hace dos años.

Hacerlo le requerirá ejecutar su parte dentro de la ofensiva de manera más efectiva. Allí es donde su familiaridad con el sistema de Stefanski/Kubiak podría rendir sus mayores réditos.

"La terminología es diferente", admitió Cousins. "Decimos palabras distintas, pero llamamos lo mismo. Ha sido una evolución, así que es un blanco en movimiento. No se puede tomar una instantánea de la ofensiva de los Redskins del 2012 y decir que es tan familiar, porque incluso jugadas que se supone deben ser similares han evolucionado conforme han evolucionado las defensivas, conforme las ofensivas han encontrado modos para hacer las cosas de mejor manera. Y luego llegué a ese sistema, si lo quieren llamar así, con Sean McVay en Washington, pero entonces él ha evolucionado bastante, cuando miro por TV lo que ha estado haciendo con los Rams.

"Así que técnicamente, ¿es el mismo sistema? Sí. ¿Estás haciendo las mismas cosas? ¿Es la misma filosofía? No lo sé. Todavía me parece muy diferente a mí, así que hay cambios, hay similitudes. lo diré así: no podría solamente salir a entrenar sin el libro de jugadas, sin mirar los apuntes. No podría hacer demasiado. Es suficientemente nuevo como para que yo deba repasar las cosas y asegurarme de entenderlo en términos de profundidad de rutas y cadencia en el conteo y conceptos, porque es diferente".