<
>

Los Oakland Raiders emiten un ultimátum para Antonio Brown

play
Raiders agotaron salvoconductos en protesta de Antonio Brown sobre casco (0:40)

Mike Mayock, gerente general de la organización, exigió que el receptor decida sobre su futuro a la brevedad para que el equipo se enfoque en la temporada con o sin él. (0:40)

Los Oakland Raiders emitieron lo que sonó como ultimátum para el receptor abierto Antonio Brown este domingo.

Hablando con reporteros, el gerente general Mike Mayock fue muy firme al describir la postura del club con respecto a la situación de la adquisición más importante de Oakland en la temporada baja.

"Todos ustedes saben que AB no está aquí el día de hoy, ¿verdad?", expresó Mayock. "Aquí está el punto importante. Está molesto por el tema del casco. Hemos apoyado eso, apreciamos eso. Pero en este punto, hemos agotado todas las avenidas de solución. Así que, desde nuestra perspectiva, es momento para que esté de lleno con nosotros, o completamente afuera.

"Esperamos que esté de vuelta pronto. Tenemos a 89 tipos rompiéndose el lomo. Estamos muy emocionados por la dirección que toma esta franquicia, y esperamos que AB sea parte importante de ello, iniciando en la Semana 1 frente a Denver. Fin de la historia. No preguntas".

Brown se ha perdido la mayor parte del campamento de entrenamiento por dos causas principales. Primero, sufrió congelación en los pies tras someterse a un tratamiento de criogenia en Francia sin usar el calzado apropiado. Después, perdió una querella ante un mediador en que buscaba seguir usando su casco viejo, uno que se cree ha utilizado a lo largo de toda su carrera de NFL, y el cual ya no cumple con las certificaciones de seguridad de la liga.

El receptor abierto había participado en la simulación del sábado.

Los Raiders adquirieron a Brown en la temporada baja, vía canje de los Pittsburgh Steelers. Oakland pagó selecciones de tercera y quinta ronda de draft por el explosivo receptor, además de darle un contrato reestructurado por tres años y 50.125 millones de dólares, de los cuales 30.125 millones de dólares son garantizados.

Los Steelers se quedaron con un cargo por dinero muerto de 21.12 millones de dólares al deshacerse del receptor, de acuerdo al Roster Managment System de ESPN.