<
>

Cómo Byron Leftwich puede capitalizar la pequeña ventana de Tom Brady con los Buccaneers

TAMPA, Fla. -- Para algunos, se trata sólo de un ex quarterback de la NFL a cuya casa buscaba Tom Brady entrar, cuando ingresó por error a la dirección equivocada.

Sin embargo, para quienes siguen de cerca a los Tampa Bay Buccaneers, el coordinador ofensivo Byron Leftwich es el hombre que, en varias formas, tiene las llaves para el éxito de Brady en la ofensiva del coach Bruce Arians.

También es uno de los jóvenes coaches con más crecimiento de la NFL, luego de ir a un trabajo como becario en el staff de entrenadores de los Arizona Cardinals en 2016 a ser su coach de quarterbacks en 2016 y en 2017, convertirse en el coordinador ofensivo de los Buccaneers, sin embargo, ¿está Leftwich listo para ayudar a Brady, quien cumple 43 años el 3 de agosto, a buscar un título de Super Bowl al jugar en una nueva ofensiva por primera vez en 20 años?

¿Cómo es la relación entre ambos?

“Tienes a un jugador que lo ha visto todo y sólo por las conversaciones que tenemos, es emocionante”, señala Leftwich al hablar sobre Brady. “Va a ser emocionante trabajar con él e intentar ponerlo en posición de jugar de la mejor forma posible.

“Tenemos casi la misma edad, así que somos de la versión de la vieja escuela.Hablamos de ls viejos tiempos, cuando entrenabas dos veces por día durante siete, ocho, nueve días consecutivos. Somos de esa época. Podemos hablar de la vieja escuela, de cosas que pasaron en 2008 y 2009, cosas que aún son relevantes en esta liga”, agregó.

Leftwich, de 40 años, pasó 10 temporadas en la NFL con los Jacksonville Jaguars, Atlanta Falcons, Pittsburgh Steelers y Buccaneers. En sus dos periodos con los Steelers, jugó para Arians como suplente de Ben Roethlisberger, antes de que Arias lo sacara del retiro para ser asistente en 2017.

Leftwich da crédito a su periodo con los Steelers por prepararlo para su segundo acto como coach, no sólo por ayudarle a entender el sistema que ensea y entrena sino por comprender las necesidades psicológicas de un quarterback y servir como intermediario entre él y el entrenador en jefe. Por ejemplo, en Pittsburgh, Arians le gritó algunas veces a Leftwich para luego pasarle la información a Roethlisberger.

“Lo recuerdo. Estábamos en Pittsburgh y un día, me pegó de gritos y yo ni siquiera estaba jugando”, relató Leftwich en 2019, sobre una anécdota con Arians. “Sabía que (el grito) era para Ben. Sólo se trata de entender la dinámica. No era el momento para decirle eso a Ben, era para decírmelo a mí, así que, más tarde, intenté llevarle el mensaje a Ben, dos o tres jugadas después”.

Arians podía hacer eso con Leftwich, porque, como algunas personas cercanas al ahora coordinador ofensivo de los Bucs lo describieron, es “tranquilo” y tiene sentido común.

El tipo de discusiones que se documentaron en los New England Patriots entre Brady y el coordinador ofensivo Josh McDaniels, las cuales fueron calificadas por Brady como exageradas, no preocupan a Leftwich, de la misma forma en que no se preocupó cuando fue captado el año pasado cuando discutía con Arians en la banca.

“Byron se lleva bien con casi todo el mundo con quien tiene contacto, porque es una persona muy amable y extrovertida”, dijo Brady sobre su nuevo coordinador ofensivo. “Tiene un gran conocimiento del futbol americano. Ambos nos hemos comprometido a hacer eso en nuestras vidas y será divertido tomar este reto juntos”.

Cuando Brady firmó con los Buccaneers, Roethlisberger dijo a SiriusXM NFL Radio que le mandó un mensaje de texto a Leftwich en el que le decía, “¡Hey! No vayas a arruinarlo”.

“Todo lo que tengo que hacer es quitarme de en medio”, respondió el coordinador ofensivo de Tampa Bay.

Leftwich comprende su papel con Brady y cómo éste es distinto al del año pasado con Jameis Winston. Ahora, escuchará más y estará atento a lo que Brady ve en el campo y de la forma en que Arians le dio mucha libertad a Roethlisberger con el libro de jugadas en Pittsburgh, se espera que Leftwich le dé mucha libertad a Brady, quien es considerado, esencialmente, otro coach, pero en el campo.

“(Brady) es sobre excelencia. Intenta hacer todo lo posible para asegurarse que seamos tan exitosos como sea posible”, señaló Leftwich sobre su nuevo quarterback. “Nosotros, como coaches, hacemos lo mismo y es grandioso tener a un tipo así y que guíe a los jugadores y los haga participar”.

Para Brady, no debería ser difícil dominar la ofensiva de Arians, lo que le facilitaría a Leftwich hacerse cargo de las cosas que Brady no podrá controlar el día del juego, como el ataque terrestre, el cual batalló en ocasiones el año pasado (los Buccaneers promediaron 3.72 yardas por carrera en 2019, 28 en la liga). La línea ofensiva también tuvo problemas de protección al permitir 47 capturas, algo que necesitará arreglar si el equipo espera ganar con un pasador de bolsa de 43 años.

Esperen a Leftwich y Brady colaborar con muchas ideas, incluso, incorporar algunos conceptos que el quarterback usó en New England, como usar más personal-12 con dos alas cerradas o incluso tres con personal-13 y más pases a los corredores. Al ser un tipo que arriesga como Arians en la decisión sobre qué jugadas usar, Leftwich está perfectamente tranquilo con que Brady haga avanzar a la ofensiva metódicamente, como lo ha hecho varias veces durante su carrera y se debe esperar que Brady asuma un rol importante en la decisión de las jugadas que él desee usar, como ha sido el caso con todos los quarterbacks que han jugado con Arians y Leftwich.

“Mi filosofía, y creo que también es la de Bruce Arians, es que cada quarterback con el que he trabajo tiene un papel en la ofensiva. No sólo mando las jugadas, no las creo, decido jugadas siempre con el quarterback en mente”, explica Leftwich. “Alguna scosas serán diferentes de repente, obviamente, queremos saber todo lo que Tom sabe.

“Cuando tienes a un tipo que guía a tu equipo en la posición de quarterback, quieres ponerlo en la mejor posición posible todo el tiempo”, agregó.

“No hay una jugada que (Tom) no haya escuchado ya, no hay jugada que no haya ejecutado. Ahora, debemos averiguar qué es lo que hace bien y asegurarnos de usar más de esas jugadas los domingos”, finalizó Leftwich.