<
>

¿Estará Dak Prescott en Dallas a largo plazo? Se acerca la respuesta

Se espera que una determinación sobre el destino contractual de Dak Prescott con los Dallas Cowboys se conozca en el transcurso de la siguiente semana.

Las charlas entre los Cowboys y el agente de Prescott, Todd France, comenzaron en la primavera del 2019. El club inicialmente esperaba que un acuerdo pudiera consumarse antes del campamento de entrenamiento, luego durante el campamento de entrenamiento, y luego al inicio de la temporada, pero nunca ocurrió.

Si poder llegar a un convenio antes de la agencia libre, los Cowboys pudieron la designación de jugador franquicia exclusivo sobre Prescott, sabiendo que el 15 de julio es la fecha límite para firmar un contrato a largo plazo.

Las negociaciones han generado gran debate público. ¿Realmente están convencidos los Cowboys de que Prescott es su elegido? ¿Por qué no simplemente le paga Jerry Jones? ¿Realmente cree Prescott que debe ser el quarterback mejor pagado de la NFL, incluso después de la extensión por 10 años y hasta 503 millones de dólares que acordó Patrick Mahomes este lunes con los Kansas City Chiefs?

Para la semana entrante, habrá algunas preguntas. Prescott y los Cowboys van a tener su acuerdo, o el quarterback jugará la siguiente temporada bajo la designación de jugador franquicia.

Por, quizás, última ocasión, aquí hay algunas respuestas a preguntas clave en torno a la situación de Prescott:

¿Dónde están las negociaciones?

Parece que las partes no han tenido discusiones sustanciales desde marzo. Quizás la pandemia de coronavirus jugó parte en ello, porque no hubo el tradicional programa de temporada baja. Prescott no se perdió trabajo sobre el campo, aunque no haya participado en ninguna de las reuniones virtuales.

Antes de la noticia de Mahomes, fuentes dijeron que la oferta de los Cowboys convertiría a Prescott en el segundo quarterback mejor pagado de la liga en términos de salario promedio anual, solo por detrás de Russell Wilson de los Seattle Seahawks, quien gana 35 millones de dólares al año. Esa oferta incluye una garantía que está a la par con los 110 millones de dólares que entregaron Los Angeles Rams a Jared Goff. Lo que no se conocen son los detalles de la oferta de los Cowboys, como cuánto dinero está garantizado al momento de la firma, cuánto estaría garantizado por lesión, y cómo se estructuraría el flujo de efectivo.

¿Constituye una preocupación la longitud del acuerdo?

Sí. Los Cowboys desean un acuerdo por cinco años; Prescott prefiere cuatro años. Las razones son bastante obvias. Si los Cowboys van a asumir tal compromiso, quieren que sea por tanto tiempo como sea posible para no tener que volver a la mesa de negociaciones antes de que sea necesario. Prescott preferiría una duración mejor para poder alcanzar el mercado abierto de nuevo cuando se espera que llegue el dinero nuevo de los contratos de televisión. Eso podría ser un poco más complicado ahora, debido a la pandemia, pero los deportes en vivo siempre han sido una gallina de huevos de oro.

¿Cómo impacta a las negociaciones el convenio de Mahomes?

La realidad es que probablemente no demasiado. A los Cowboys les encantaría tener un acuerdo de 10 años con Prescott, pero si no acepta uno por cinco años, ¿por qué querría uno más largo si el dinero garantizado no se escala de manera significativa?

Los quarterbacks son juzgados de acuerdo a victorias y derrotas, y estadísticas. Mahomes tiene ambas cosas. Sus primeros dos años como titular en Kansas City son extraordinarias. Ha llevado a los Chiefs a un Juego por el Campeonato de la AFC y a gana run Super Bowl en sus primeros dos años. Prescott tiene un triunfo de postemporada y se ha quedado fuera de playoffs dos veces en sus primeros cuatro años.

Dependiendo en cómo se desee interpretar el pacto de Mahomes, es un máximo de 50.3 millones de dólares anuales, 45 millones de dólares anuales con base en el dinero nuevo, o de 39.75 millones de dólares cuando se le considera un acuerdo de 12 años. Ustedes ya saben cómo va a ser considerado por France, y cómo va a ser considerado por los Cowboys.

¿Qué sucede si las partes no alcanzan un acuerdo?

Prescott debe jugar la temporada bajo la etiqueta por 31.4 millones de dólares, y las partes no pueden discutir un convenio nuevo hasta el 2021. Esencialmente, esto podría demorar la discusión por un año, antes de que las partes si involucren en la misma danza prolongada de nuevo. La única noticia buena es que no tendríamos que escuchar y leer reportes incesantes sobre las negociaciones hasta el próximo receso de campaña.

Ahora que ha firmado la oferta, está bajo contrato y enfrentaría multas prohibitivas si no reporta al campamento. Para aquellos que creen que Prescott boicotearía al equipo, el año pasado jugó a cambio de 2 millones de dólares. ¿Por qué no jugaría por 31.4 millones este año?

De no haber firmado la oferta, no habría enfrentado multas por ausentarse del campamento de entrenamiento y partidos de pretemporada (como sea que luzcan esos cuando inicien a finales de este ms). Podría haberse aparecido la semana previa al partido de apertura de temporada, contra los Rams.

Pero, al firmar la oferta, los Cowboys y Prescott evitarán el fiasco de los Pittsburgh Steelers con Le'Veon Bell a lo largo del 2018.

¿Pueden los Cowboys usar la etiqueta de jugador franquicia sobre Prescott en el 2021?

Sí, y eso les costaría alrededor de 38 millones de dólares, un incremento del 120 por ciento por encima de lo que gana en el| 2020. Washington usó la designación de jugador franquicia sobre Kirk Cousins dos años en fila, en el 2016 y '17, pero nunca le extendieron una oferta tan sustancial como la que los Cowboys extendieron a Prescott.

Si los Cowboys desean usar una etiqueta de jugador franquicia sobre Prescott por un tercer año, costaría más de 54 millones de dólares.

¿Han llegado hasta este punto los Cowboys con un jugador franquicia antes?

Sí, pero no un quarterback. Pudieron firmar a Troy Aikman y Tony Romo a acuerdos de largo plazo antes de que cualquiera de ellos se aproximara al mercado de la agencia libre. En los años entre Aikman y Romo, no hubo un quarterback que desearan retener a largo plazo.

En el 2015, los Cowboys pusieron la etiqueta de jugador franquicia sobre el receptor abierto Dez Bryant. Pasó solamente un puñado de días con el equipo en la temporada baja, porque no firmó la oferta. Eventualmente, los Cowboys y Bryant acordaron un contrato por cinco años y 70 millones de dólares, pero por poco y no sucede.

Después de que las partes llegaron a un acuerdo, los Cowboys necesitaban que Bryant firmara el documento antes de enviarlo a la oficina de la liga. No fue no fue sino hasta unos 10 minutos antes de la fecha límite, que Bryant llegó a Valley Ranch para estampar su firma.