<
>

Dak Prescott: Aprovecharé este momento, luego de una difícil temporada

play
Cowboys se sienten obligados a ganar luego de 25 años sin conseguir un campeonato (1:38)

Tapa Nava detalla el plan de los Dallas de Cowboys en su semana previa al arranque de la temporada 2020. (1:38)

Dak Prescott, un jugador con etiqueta de franquicia que busca amarrar su futuro con los Cowboys a largo plazo

FRISCO, Texans – Dak Prescott siempre pareció estar listo para el momento como mariscal de campo de los Dallas Cowboys.

Si alguna vez ha tenido incertidumbre durante su tiempo con los Cowboys, no la ha demostrado. Desde su primer juego de pretemporada el 13 de agosto de 2016, frente a 89,140 aficionados en el Coliseo de Los Angeles, hasta sus 64 aperturas de temporada regular y tres aperturas de playoffs, Dak Prescott ha sido una imagen de calma incluso si su mente estuviese corriendo.

Pero, ¿están Prescott y los Cowboys en medio de una lenta ruptura, una que se trata más de un cambio en el tope salarial que de un descontento personal? Es una situación que llegará a un punto crítico después de esta temporada o la próxima. Si Prescott, quien jugará la campaña 2020 con la etiqueta de franquicia exclusiva de 31.4 millones de dólares, está preocupado, no lo ha dicho, los entrenadores no pueden decirlo y sus compañeros de equipo no se dan cuenta.

El primer partido de la temporada del domingo contra Los Angeles Rams, marcará el quinto año de Dak Prescott como quarterback titular de los Cowboys y quizás el más crítico de su carrera, ya que busca grabar su nombre para siempre en la estructura de una franquicia que está cumpliendo 60 años.

“Nunca dudo de si estará listo para la temporada”, dijo el corredor Ezekiel Elliott. “Él saldrá y actuará y nos guiará de la manera en que es capaz de hacerlo. Dak es un profesional. Va a estar listo”.

Si bien el contrato, el futuro, el nivel de juego y las habilidades de lanzamiento de Prescott se discuten casi a diario en los programas nacionales y en la radio local, a él le preocupa más lo que está directamente frente a él.

“Aprovecho el momento. Me concentro en el ahora”, dijo. “Creo que es muy importante para mí hacer exactamente eso y no distraerme o concentrarme demasiado en otro lugar que no sea lo que estoy haciendo ahora”.

Prescott, de 27 años, comienza la temporada regular después de una temporada baja como ninguna otra. No pudo asegurar una extensión a largo plazo con los Cowboys después de meses de negociaciones. Sus compañeros de clase, los mariscales de 2016, Jared Goff de Los Angeles Rams y Carson Wentz de los Philadelphia Eagles, aseguraron acuerdos que les garantizaron más de 100 millones a cada uno el verano pasado. Dos mariscales de la clase de 2017, Patrick Mahomes de los Kansas City Chiefs y Deshaun Watson de los Houston Texans, también firmaron recientemente lucrativas extensiones que les garantizaron más de 100 millones.

Pero Prescott tiene que esperar al menos hasta enero para obtener su recompensa a largo plazo.

Dado que se espera que el tope salarial de la NFL disminuya en 2021 debido a la pandemia de coronavirus, los problemas que impidieron que se concretara un acuerdo entre Prescott y los Cowboys en julio solo se magnificarán. Si los Cowboys tienen que volver a usar la etiqueta de franquicia, les costará 37.7 millones.

Solo dos mariscales de campo de la NFL han jugado al menos una temporada con etiqueta (Drew Brees y Kirk Cousins) y ninguno volvió a firmar un contrato a largo plazo con sus equipos, aunque las circunstancias no son las mismas que las de Prescott y los Cowboys.

Mientras tanto, Prescott, quien tuvo su mejor temporada estadística en 2019 con 4,902 yardas y 30 pases de touchdown, ganará casi ocho veces más en salario esta temporada de lo que ganó en sus primeras cuatro.

“Espero y creo ser un Cowboy por el resto de mi carrera”, dijo al comienzo del campamento de entrenamiento el mes pasado.

Por primera vez en la carrera profesional de Prescott, tendrá un nuevo entrenador con Mike McCarthy reemplazando a Jason Garrett, por lo que se desconoce cómo funcionará la relación. Las conversaciones sobre el contrato y la pandemia impidieron que Prescott y McCarthy se conocieran durante la temporada baja. Habían hablado menos de un puñado de veces antes de que comenzara el campo de entrenamiento.

La historia de McCarthy con los mariscales de campo es una de las principales razones por las que el propietario y gerente general de los Cowboys, Jerry Jones, contrató al hombre de 56 años. La primera reunión de Prescott con McCarthy se produjo durante el almuerzo cuando hablaron sobre el pasado de McCarthy con Joe Montana, Brett Favre y Aaron Rodgers, quienes tienen un total combinado de seis victorias en el Super Bowl. Los mariscales de campo de los Cowboys, incluidos Prescott, Andy Dalton y Ben DiNucci, vieron fundamentos de Montana, así como de Favre y Rodgers.

“Es algo sobre lo que es muy abierto y habla sobre lo que sabe y lo que ha aprendido, bueno o malo, del pasado y cómo eso nos beneficiará como equipo”, dijo Prescott sobre McCarthy. “Esa es una de esas cosas que son tan genuinas en él. Es un hombre de muchachos. Somos muy afortunados de tenerlo y estamos emocionados de adonde nos llevará”. Fuera del campo, Prescott se metió públicamente en temas de justicia social por primera vez en esta temporada baja. Prometió un millón y, “quizás mucho más”, para ayudar a financiar la reforma policial a nivel nacional. Escribió una carta a la oficina del gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, solicitando la liberación del recluso condenado a muerte Julius Jones. Mientras, los jugadores de los Cowboys han discutido formas de usar sus plataformas para erradicar la injusticia social, Prescott ha estado entre los líderes.

“Todavía no hay razón, yo, como mariscal de campo titular de la NFL, debería estar nervioso en el momento en que se enciendan las sirenas, pero así es”, dijo Prescott. “De alguna manera podemos reducir o derribar esa barrera, esos nervios o ansiedad o lo que sea, mejorando nuestra aplicación de la ley. No creo que la respuesta sea quitarles fondos. Necesitamos protección. Necesitamos lo que ofrecen, pero todos sabemos que hay algo de corrupción dentro de eso, y creo que tiene que empezar por dentro, como todo lo que se trata de sacar lo malo y crear lo bueno”.

Una temporada baja muy diferente

Sin embargo, el momento más devastador de la temporada abaja de Dak Prescott llegó en abril.

El hermano de Prescott, Jace, que era cuatro años mayor que él, murió. No hubo noticias oficiales sobre su muerte, pero Prescott es increíblemente unido con sus hermanos Jace y Tad. Los hermanos incluso filmaron un anuncio de Campbell’s Chunky Soup con Dak el año pasado. Y Dak dijo que Jace fue la razón por la que se convirtió en QB.

Prescott ha lidiado con pérdidas personales antes. Como estudiante de segundo año en el estado de Mississippi, su madre Peggy murió de cáncer. “Sé que tengo la obligación de vivir y continuar con otro legado”, dijo Prescott. “Así que ahora no es solo mi madre, es mi hermano también. Seguiré haciendo eso en todos los aspectos de mi vida”.

Cuando el hermano del receptor de los Cowboys, Michael Gallup, Andrew, murió durante la campaña 2018 de la NFL, Prescott estaba allí ofreciendo consuelo. Gallup, compañeros de equipo, entrenadores y personal de la oficina principal estuvieron para Prescott esta primavera.

“Solo necesitas estar ahí para él, pero al mismo tiempo no quieres asfixiarlo ni nada por el estilo”, dijo Gallup. “… le di su espacio porque sé que cuando me pasó a mí, necesitaba un poco de espacio, pero también necesitaba gente allí para mí”.

Prescott se sumergió en el trabajo, en sí mismo y en su juego. Continuó sus entrenamientos de temporada baja con el ex mariscal de campo de la NFL convertido en entrenador John Beck. Hizo construir un campo de futbol americano de 55 yardas en su patio trasero y recibió a los compañeros de equipo de los Cowboys para entrenamientos que ayudaron a desarrollar la química y ponerlos al día con los cambios de terminología de McCarthy.

Cuando comenzó el campo de entrenamiento, fue como si Dak Prescott tuviera una temporada baja normal. En realidad, había sido todo menos normal.

“Obviamente, no ser parte de la temporada baja fue un pequeño revés, pero Dak se preparó a su manera y desde el día que llegó aquí, estuvo al tanto de las cosas, como todos nosotros, pasando por un ajuste desde el punto de vista de la comunicación y la terminología, diferentes cosas que estamos haciendo”, dijo el entrenador de mariscales de campo Doug Nussmeier. “Todos tenemos una curva de aprendizaje y Dak ha hecho un trabajo sobresaliente. Me siento muy bien acerca de dónde está hoy y hacia dónde nos dirigimos”.

Los Cowboys y Prescott están a punto de embarcarse en lo que esperan sea un viaje de 22 semanas que terminará en el Estadio James en Tampa Florida, el sitio del Super Bowl LV.

Habrá giros previstos e imprevistos mientras los Cowboys buscan terminar con la sequía de campeonatos de la franquicia a los 25 años. Y para llegar allí, Prescott tendrá que estar preparado para el momento. Quizás más que nunca.

“Mi fuego está ardiendo y mi fuego es grande. Puedes tirar lo que quieras allí para que se queme y se haga más grande”, dijo Prescott. “No sé si necesariamente estoy tratando de demostrarle algo a los Cowboys o a este equipo porque siento que todos en este edificio, está organización saben el jugador que soy, conocen al hombre que soy, saben dónde está mi corazón”.

“Solo quiero ser genial”.