<
>

Patrick Mahomes y el riesgo de que su carrera quede marcada por Tom Brady: Repetición Instantánea NFL

play
Patrick Mahomes lidia ya con un estigma en su joven y prometedora carrera (2:38)

La cuenta va en 0-2 para el quarterback de los Chiefs en duelos de Playoffs ante Tom Brady y es probable que a Mahomes no le alcance el tiempo para demostrar que puede derrotar a Brady cuando cuenta, en Playoffs. (2:38)

Con cuatro años en la NFL y un futuro brillante, las probabilidades de que Patrick Mahomes supere la contundente derrota sufrida en el Super Bowl LV son altas, pero al quarterback de los Kansas City Chiefs quizá no le dé tiempo de sacudirse una etiqueta que el revés ante los Tampa Bay Buccaneers le dejó.

Si como ha dicho varias veces, Tom Brady decide jugar hasta los 45 años de edad y terminar su carrera con los Buccaneers y el quarterback de los Chiefs mantiene su ritmo ascendente en la elite histórica de la NFL, a Mahomes no le dará tiempo de quitarse la etiqueta de no poder vencer a Brady en el juego grande.

La marca de Mahomes contra Brady es de 2-3 incluidos Playoffs y ambas victorias han sido en temporada regular, la primera en 2019, el último año de Brady con los New England Patriots, y la segunda en la pasada campaña regular.

Mahomes ha demostrado que puede vencer a Brady entre septiembre y diciembre, pero no ha logrado eliminar en Postemporada a un quarterback que, tras derrotarlo, ha ganado los últimos dos Trofeos Vince Lombardi de su colección.

Después de perder con Brady y los Patriots en el Juego de Campeonato de la AFC de la temporada 2018, los únicos escenarios en los que Mahomes realmente podría cobrar revancha eran una final de conferencia o el Super Bowl. Cualquier victoria en una ronda previa de Playoffs o en temporada regular no compensaría el impacto de la derrota en la Final de la AFC.

Brady se fue entonces a la NFC e inmediatamente, a Mahomes se le presentó la oportunidad real de revancha y en el máximo escenario que el futbol americano puede ofrecer como marco para probarle al mundo que sí puede vencer al considerado mejor quarterback de la historia en el momento más importante.

Esta es una película que Brady ya había protagonizado en los primeros años de su carrera, tras convertirse en la piedra en el zapato de otro quarterback de estilo espectacular y brazo poderoso, Peyton Manning.

Brady, quien se convirtió en pasador titular de los Patriots en 2001, venció a Manning en sus primeros seis enfrentamientos, incluidos dos Juegos de Campeonato de la AFC. Fue hasta la campaña 2005, cuando el ex pasador de los Indianapolis Colts pudo derrotar a Brady, pero lo hizo en temporada regular.

La única forma en que Manning se quitaría el estigma de no poder vencer a Brady era en Playoffs, con una final de conferencia como escenario y lo logró a lo grande en el Juego de Campeonato de la AFC de la temporada 2006.

Manning orquestó una de las más grandes remontadas en la historia de la NFL al llevar a los Colts a borrar un déficit de 18 puntos en el segundo cuarto, hazaña que lo catapultó a la conquista de su primer Super Bowl.

Mahomes ganó el título de la NFL en su tercer año en la NFL y el éxito que disfrutó al inicio de su carrera lo proyecta como la futura máxima figura de la liga y que puede retar el legado de Brady, pero, quizá el tiempo para intentarlo comienza a agotarse para el quarterback de los Chiefs.

Por la rotación de duelos de la NFL, Buccaneers y Chiefs volverán a chocar en temporada regular hasta 2024. Si Brady decide retirarse hasta los 45 años, lo haría luego de la campaña de 2023.

Si Brady decide terminar su carrera con Tampa Bay, el único lugar en el que Mahomes volvería a verlo sería en el Super Bowl y las probabilidades de que Chiefs y Bucs se reencuentren en el duelo por el título de la NFL no son nulas, pero son remotas.

Para ser el mejor, hay que vencer al mejor, no en temporada regular sino en duelos de vida o muerte que sólo se presentan en Playoffs y tras perder ante Brady en una final de conferencia y en un Super Bowl, sólo en estos escenarios Mahomes podrá borrar el estigma de no poder vencer a Brady en el juego grande.