<
>

¿Cuál es el crédito del entrenador Mike McCarthy en el éxito de Cowboys?

McCarthy es el líder de un equipo mediático y encendido, sin embargo, hay quienes dudan de sus decisiones y su enfoque de trabajo

FRISCO, Texas – Con marca de 5-1, hay muchas razones para el éxito de Dallas Cowboys.

  • El regreso de Dak Prescott tras la lesión y con nivel de JMV

  • El plan de juego del coordinador ofensivo Kellen Moore

  • La habilidad del coordinador defensivo Dan Quinn para rehacer la unidad que fue tan golpeada en 2020

  • El regreso en forma del corredor Ezekiel Elliott como uno de los mejores corredores de la NFL

  • El juego de la línea ofensiva bajo los Pro Bowlers Tyron Smith y Zack Martin

  • El inicio sin palabras con siete intercepciones del esquinero Trevon Diggs

  • Las jugadas grandes del novato Micah Parsons

  • La directiva al reclutar en la agencia libre y económicamente

Parece que los créditos van a todas partes y no al entrenador Mike McCarthy.

“Hay una falta de entendimiento de cómo funciona un equipo”, apunta el dueño y gerente general Jerry Jones. “Esos muchachos no están ahí si no es por el mandato de Mike. Les puedo asegurar que estuvo ahí con ambos (Moore y Quinn) con mucho compromiso y trabajo fuerte. Así que eso debe el liderazgo de Mike es un gran activo”.

“Al final del día, escuchas de que unos se complementan unos con otro, a la ofensiva y defensiva y ese también es el trabajo del entrenador, el acomodar, el complementar, además de ser el líder al establecer el tono del equipo en relación al lenguaje corporal, en relación al tipo de cosas que tratas de comunicar a los jugadores. Es el líder y está haciendo un trabajo increíble”.

La desastrosa temporada 2020 con marca de 6-10 se puede explicar de muchas maneras: la pandemia de COVID-19, la lesión de tobillo de Prescott que le costó 11 partidos, el colapso defensivo (permitieron 29.6 puntos por partido, la 28 de la liga), la muerte del entrenador de acondicionamiento y fuerza Markus Paul. McCarthy enfrentó la 2021 con dudas.

Desde que no decide jugadas y sin un respaldo defensivo, algunos se preguntan lo que McCarthy realmente hace.

Es el mismo cuestionamiento que el anterior entrenador, Jason Garrett tuvo que enfrentar luego de dejar de decidir jugadas en 2013. Garrett no tomó crédito por la campaña 12-4 de 2014 –le fue dado al mariscal de campo Tony Romo, el corredor DeMarco Murray, el receptor Dez Bryant y el coordinador ofensivo Scot Linehan. Tampoco en 2013 (13-3) -esa fue para Elliott y Linehan al astutamente emplear al novato Prescott con una oportunidad defensiva, pese a que Garrett fue nombrado entrenador del año. Lo mismo en 2018 (10-6) – con el canje por el receptor Amari Cooper.

Finalmente, a Garrett se le dio el crédito por su consistencia y su enfoque. Por repetitivo que suene públicamente, lo jugadores estaban con él pese a que no tuviese éxito en postemporada.

La calma de McCarthy ha sido una buena influencia para un equipo que constantemente está bajo el reflecto.

"Definitivamente es necesaria en una posición de liderazgo", refirió McCarthy. “Creo que todos nosotros, aprendemos cosas no solo sobre el juego, la parte de preparación, la parte de rendimiento, pero definitivamente tienes que aprender sobre ti mismo. Soy un gran creyente en escuchar tu propio idioma. Creo que hoy estás entrenando a una generación diferente a la de cuando entré en la liga a principios de los 90. Creo que es parte del proceso de aprendizaje. Nuevamente, si quiere consistencia, debe tener consistencia desde la posición de liderazgo".

Al preparar físicamente a su equipo, McCarthy adopta un enfoque casi científico. Tiene reuniones con el entrenador de fuerza y acondicionamiento Harold Nash y el director de rehabilitación Britt Brown todos los días, estudiando después de la práctica los números de GPS que rastrean la actividad de cada jugador.

En lugar de una práctica tradicional los viernes, los Cowboys pasan por un día de regeneración diseñado para que estén en su mejor momento mental y físico. Después de la victoria del lunes por la noche contra los Philadelphia Eagles, McCarthy no entrenó a los jugadores con equipo la semana siguiente.

"Todos somos producto de nuestras propias experiencias", señaló Cooper. “Recuerdo que dijo una vez que ya había dirigido a un equipo desde el suelo. Él dijo eso, así que te lo dirá. Y supongo que no fue algo bueno y aprendió de esa experiencia. Así que sí, ahora hace las cosas de manera un poco diferente. Él es muy consciente de cómo podríamos sentirnos durante la semana después de los juegos del domingo".

McCarthy da libertad a sus asistentes. Moore es el mayor beneficiado. Al llegar a Dallas, McCarthy sorprendentemente dijo que mantendría a Moore como el que decide las jugadas. Cuando estaba con los Green Bay Packers, McCarthy renunció brevemente a eso en 2015 antes de reanudar los deberes y dijo que nunca volvería a renunciar a ellos.

Moore actualmente dirige la ofensiva número uno en yardas por juego (460.8) y puntos por partido (34.2).

“[McCarthy] es un recurso increíble para mí a medida que reviso todas y cada una de las semanas solo para decir en las pláticas, 'Oye, ¿qué piensas sobre esta situación? ¿Qué piensas si quizás hiciéramos X, Y y Z?", describe Moore. “Y podemos compartir esas ideas juntos. Y creo que, ya que este es nuestro segundo año juntos, creo que estamos tan bien alineados en cuanto a nuestro enfoque, nuestro sistema y la rutina que tomamos todas las semanas, que estamos en un lugar realmente bueno”.

Quinn dijo que uno de los "superpoderes de McCarthy es que es una persona muy consistente".

“No se sube a la ola, así que creo que puede ver [dónde] están los demás y decir: 'Oye, mantengamos esto en el medio'. Pero tiene una buena conexión con los jugadores. Es directo en su comunicación. Creo que como jugador y como entrenador eso es lo que quieres. Díganos directamente lo que necesitamos y cómo vamos a hacer para ganar ".

Ganar es lo más importante. Ganar es la razón por la que Jones contrató a McCarthy. Fue a los playoffs en nueve de sus 13 años con los Packers y tenía un récord de 125-77-2 (.618). Asistió a cuatro juegos de campeonato de la NFC. Ganó un Super Bowl.

Después de la derrota de inicio de temporada ante los Tampa Bay Buccaneers, McCarthy tenía un récord de 17-27-1 desde su última temporada de playoffs con los Packers en 2016. En comparación, Matt Patricia tuvo marca de 13-29-1 en 43 partidos como el entrenador de los Detroit Lions de 2018-20.

Los Cowboys no han perdido desde entonces, pero hay algunos que creen que ganan a pesar de McCarthy, no por él, señalando decisiones en cuarta oportunidad y manejo del reloj.

En la victoria de la Semana 2 contra Los Angeles Chargers, McCarthy fue criticado por conformarse con un gol de campo de 56 yardas, argumentando que el reloj que estaba viendo dentro del SoFi Stadium se apagó. En la victoria de la Semana 3 contra los Eagles, no pidió un tiempo fuera al final de la mitad, lo que provocó la ira de Peyton Manning en la transmisión de Monday Night Football.

En la victoria del domingo contra los New England Patriots, tomó algunas decisiones que ‘levantaron las cejas’ al desafiar una jugada e intentar conversiones en cuarta oportunidad. En la primera serie del juego, optó por una conversión en cuarta en la yarda 34 de Dallas y fue detenido, lo que provocó un desafío que perdió.

"Es obvio que tengo una gran confianza en nuestra ofensiva", se defendió McCarthy, "y con razón".

En el último cuarto, perdiendo por un punto con 2:47 por jugar, optó por un intento de gol de campo de 51 yardas de Greg Zuerlein y la patada pasó por la izquierda.

En la serie que empató el juego, hubo cierta confusión en cuanto al down luego de un pase completo de 24 yardas al receptor CeeDee Lamb por dos sanciones al guardia Connor Williams. El feed de transmisión lo tenía como segunda y 25; los marcadores de down en el campo lo tenían como tercera.

McCarthy pidió tiempo muerto con 24 segundos por jugar y envió a Zuerlein para un intento de gol de campo de 49 yardas para empatar el partido, dejando tiempo en el reloj para New England.

De acuerdo a un modelo de probabilidad de ESPN favoreció ambos intentos de gol de campo. En el primero, la probabilidad era del 51,1% para patear y del 45,5% para intentarlo. En el segundo, fue un 34,2% de patada y un 23,7% a favor.

Si bien ha habido dudas sobre esas decisiones, los Cowboys ganaron y han seguido ganando. Tienen un 97,1% de posibilidades de llegar a los playoffs, según el Football Power Index de ESPN.

"Lo único que no se puede saber es cómo actúa un individuo cuando está bajo presión, cómo realiza la tarea que tiene entre manos y qué sucede cuando estás en la trinchera", explicó Jones. “Y estuvo absolutamente sobresaliente luego de nuestro decepcionante primer año y respondió de la manera que quería”.

"Tenemos que tener algunos retos iniciales y eso me ha sucedido un par de veces antes. Jimmy Johnson y yo perdimos rápido bajo un aura de crítica dura, y vi cómo funcionó. Con Mike, él se merece toda la confianza".