<
>

Los Chargers carecen de apoyo en su estadio, pero dicen estar listos para ganar

play
Chargers sufren, pero derrotan a Steelers (2:07)

Katia Castorena con el reporte de la victoria del equipo de Los Angeles frente a Pittsburgh el domingo por la noche. (2:07)

El ruido era prominente la noche del domingo en SoFi Stadium para el Sunday Night Football entre Los Angeles Chargers y Pittsburgh Steelers, pero no precisamente en apoyo del equipo local, Chargers, sino todo lo contrario: en pro de Steelers.

"En lo personal, amo la energía, me encanta escuchar el ambiente del público, incluso cuando son sus aficionados. Me da una motivación extra el pensar en todos estos aficionados que llenaron para apoyarlos (a Steelers), entonces asumes esa mentalidad de nosotros contra todos. Un agradecimiento a nuestros aficionados que sí vinieron a apoyarnos, los escuchamos y sabemos que seguiremos creciendo y si seguimos ganando, aumentará nuestra identidad en esta zona”, compartió el corredor de Chargers Austin Ekeler, quien finalizó con cuatro anotaciones para establecer una marca en su carrera.

Este escenario no es nuevo ni sorprende a nadie. Es conocido que la franquicia de Chargers ha batallado a través de los años por establecer fuertes vínculos con la afición, por lo que los rivales terminan siendo mayoría en sus partidos en casa. Esta vez, Chargers estaba preparado para ello y no dejó que el entorno tuviera un efecto en el juego. Contra toda adversidad, superaron a Steelers 41-37 para un importante triunfo.

“Estoy extremadamente orgulloso de mi equipo. El ambiente fue muy difícil para nosotros y nos mantuvimos unidos en el último cuarto, bueno, todo el juego en realidad. Por eso ganamos el juego, porque cuando se puso apretado y el público estaba enloquecido (a favor de Pittsburgh), nuestros jugadores estuvieron listos para dar la pelea”, dijo el coach angelino, Brandon Staley.

Más allá de errores puntuales que estuvieron cerca de costarles el resultado, Chargers tuvo sólidas actuaciones tanto en defensa como ofensiva cuando fue necesario para concretar el resultado. La ofensiva en particular, había carecido del ritmo y explosividad que mostró al inicio de la temporada y este domingo lo recuperaron.

“El camino al éxito nunca será una línea recta, habrá altibajos y adversidades, hemos enfrentado eso, no somos perfectos, ni ganamos siempre, hay cosas que mejorar de este juego, pero seguir creciendo y desarrollando al equipo, es lo que importa para nosotros”, dijo el QB novato ofensivo del año en 2020, Justin Herbert.

El QB Justin Herbert fue el jugador más determinante tanto por aire como tierra para los angelinos, finalizó con 30 de 41 pases completos para 382 yardas, 3 anotaciones y, además, 3 acarreos para 90 yardas por tierra.

“Justin (Herbert) estuvo increíble en el juego, fue el mejor jugador en el campo. Tiene increíbles instintos en el juego para su posición, sus piernas realmente nos ayudaron a ganar el juego”, señaló Staley. “Parte de tu trabajo como mariscal de campo es mover las cadenas por cualquier vía y eso hizo hoy”.

El escenario de un Sunday Night Football, juego a nivel nacional y atención por parte de todos, ayudó a impulsar al equipo de Chargers a reencontrar su juego y volver a ganar después de una derrota la semana pasada frente a Minnesota Vikings.

“Claro que el escenario ayuda a todos, saca lo mejor de ti. Tuvimos además una semana de gran calidad de entrenamientos, sobre todo después de la derrota de la semana pasada. Verdaderamente ejecutamos, salimos con la intensidad y enfoque adecuado”, dijo Staley.

Chargers tiene la posibilidad de recuperar el liderato de la División Oeste de la Conferencia Americana con un triunfo ante Denver Broncos la semana entrante, sumado al Bye de Kansas City Chiefs, actualmente a la cabeza.