<
>

Gurú de las Diagonales: El futuro de Aaron Rodgers en los Packers está en duda; ¿Qué sigue?

play
¿Fue la última temporada de Aaron Rodgers con los Green Bay Packers? (3:27)

Tras la eliminación a manos de los 49ers, Sebastián Martínez Christensen pone bajo la lupa la campaña tumultuosa que podría desembocar en un divorcio previsible. (3:27)

MIAMI -- Con gran poder viene gran responsabilidad.

Aaron Rodgers es probablemente, el mariscal más talentoso que haya pasado por la NFL y por eso, "apenas un Super Bowl" parece poco en los ojos de sus críticos.

Como si fuese fácil ganarlo.

Este pasado sábado, su némesis y el equipo de su juventud, los San Francisco 49ers, eliminaron a Rodgers y a los Green Bay Packers por cuarta vez en Playoffs desde 2012.

Green Bay era el primer preclasificado. Los playoffs pasaban por Lambeau Field y esta versión de los Packers era mucho más física que la de años anteriores, sin embargo, no fue suficiente y rápidamente llegaron otra vez los críticos de Rodgers, que esperaban este momento para "cobrarle" una temporada baja y una campaña tan inusual como polémica.

Primero llegaron las fotos en Hawaii junto a su novia mientras sus compañeros estaban en un minicampamento de entrenamiento; su coqueteo con el retiro; las posibilidades de ser el anfitrión del show de televisión Jeopardy; la reestructuración de contrato, de la cual hablaremos más en detalle un poco más abajo; la conferencia de prensa sin pelos en la lengua en la que criticó a la franquicia de los Packers; su discurso anti vacuna; su "juego de palabras inmunizado"; su lesión; el pie en la cámara; sus críticas al Presidente de Estados Unidos y sus palabras después de otra derrota prematura en Playoffs.

"No era la manera en la que pensaba que terminaría esta temporada", sentenció Rodgers tras la derrota ante los 49ers en Lambeau Field. "La herida está fresca y recién la semana que viene, me sentaré a hablar con la franquicia".

No se supone que los periodistas critiquen excesivamente a un jugador, porque no coinciden con sus formas fuera del emparrillado, pero aquí estamos. Las críticas llegan en masa para un jugador extraordinario que a los 38 años de edad decidió no tener filtro.

En lo personal, no coincido con mucho de lo que hizo Rodgers este año y en su momento lo he expresado, pero elevar el nivel de críticas desmedidamente ahora que Green Bay está eliminado, producto de su accionar pasado, no me parece justo.

Podemos criticar su actuación, dado que la ofensiva de los Packers fue dominada por la defensiva de los 49ers después de una fenomenal serie inicial. El resto tiene motivos alternativos.

Me encantaría que más jugadores nos muestren sus verdaderos colores, que no se pongan en el cassette para declarar, pero la manera en la que se juzga a Rodgers hoy es precisamente la razón por la que pocos jugadores se abrirán y declararán de forma sincera ante cámaras y micrófonos.

Volvamos a lo importante: ¿Qué va a pasar con Rodgers ahora?

En la superficie, quedarse en Green Bay parece complicado. Enojado porque habían elegido a Jordan Love y no le habían extendido el contrato, Rodgers esencialmente forzó a la franquicia a reestructurar su acuerdo para presentarse al campo de entrenamiento en 2021.

Esencialmente, Rodgers redujo el impacto en el tope salarial y aumentó su impacto en el tope para la campaña que viene. Si el mariscal decide quedarse en Green Bay, tendrá un impacto de más de $46 millones sobre el tope salarial, un número imposible para los Packers, sobre todo al tomar en cuenta que inician esta temporada baja $44.8 millones por encima del límite.

En otras palabras, Rodgers se aseguró de que le den una extensión a largo plazo para minimizar el impacto en el tope salarial o lo tendrán que cambiar a otra franquicia y pueden estar seguros de que el mariscal tendrá voz y voto en esa decisión.

La buena noticia para Green Bay es que si deciden cambiarlo, el precio que van a recibir será alto.

Por si fuese poco, Davante Adams, Robert Tonyan, Allen Lazard, De´Vondre Campbell y Kevin King, entre otros, también serán agentes libres y aquí es donde viene el segundo problema para los Packers.

"No quiero ser parte de una reconstrucción", afirmó Rodgers. "Las cosas van a lucir diferentes en Green Bay".

Siempre he dicho, y sostengo, que los números son muy manipulables en la NFL, aunque mantener a Rodgers y al plantel intacto como está confeccionado ahora es algo que sencillamente no va a suceder.

La relación del mariscal con el gerente general Brian Gutenkust ha mejorado y no descarto que se quede en Green Bay o, al menos, considero que le va a costar encontrar un plantel tan competitivo como el que tienen los Packers en este momento.

Los Saints, Steelers y Broncos parecen ser los únicos que cumplen con los requisitos de no estar en reconstrucción, pero New Orleans tiene problemas con los números y ahora se fue Sean Payton y Denver está en la misma división que Patrick Mahomes y Justin Herbert.

Eso me hace pensar que los Steelers son la opción más viable si es que Rodgers decide seguir con su carrera en otro equipo.

"No descarto retirarme", agregó Rodgers, quien ya en varias ocasiones ha hablado acerca de colgar los botines, aunque me cuesta creer que esa será la ruta que elija cuando juega a un nivel altísimo y está a punto de ganar su cuarto premio al Jugador Más Valioso.

A Rodgers siempre le ha gustado ser el centro de atención, tiene unas formas algo condescendientes y esta ocasión no es la excepción.

Más allá de todo el drama extra deportivo que vivimos esta temporada, Rodgers volvió a ser el foco de la franquicia y si somos sinceros, tiene la sartén por el mango si consideramos que si Love estuviese listo, los Packers hubiesen dejado ir a Rodgers sin problemas, pero ese no es el caso y el No. 12 lo sabe y por ende, ejerció presión hasta llegar al punto en el que es el amo y señor de las decisiones.

Estoy en la minoría que considera que Rodgers extenderá su contrato y se quedará en Green Bay. Si llega a salir de los Packers, el destino que veo más posible es Pittsburgh.

Y por si llega a retirarse, cosa que no creo que suceda, los dejo CON LAS MEJORES JUGADAS EN LA CARRERA DE AARON RODGERS.

*Los equipos locales están en segundo término

POWER 2

Llegada la postemporada, elegimos nuestras dos apuestas favoritas para cada fin de semana de aquí al Super Bowl del 13 de febrero en la ciudad de Los Ángeles.

1-SAN FRANCISCO 49ERS

2-KANSAS CITY CHIEFS

OVER/UNDER

A pedido de varios de los lectores, incluimos un partido de altas y de bajas para cada semana.

1-ALTAS DE RAMS-49ERS (46 y medio)

2-ALTAS DE BENGALS-CHIEFS (52 y medio)

Estadísticas totales (Con+Sin+Teaser+Altas y Bajas): 399-222

Con Línea de Apuesta: 177-105 (3-1)

Sin Línea de Apuesta: 190-92 (3-1)

Power 2 (con línea): 68-38 (1-1)

Teaser 3: 11-8 (1-0)

Altas y Bajas: 21-17 (2-0)

Opiniones o comentarios: Vía Twitter/Instagram/Facebook @SebastianMCESPN Por favor lee este aviso legal antes de enviar tu comentario.