<
>

Aaron Rodgers vincula su decisión de seguir en Packers a la de Davante Adams

play
Si se va de Green Bay, Pittsburgh debe ser el destino de Aaron Rodgers (2:21)

Ante un posible adiós de los Packers, Sebastián Martínez Christensen analiza el futuro del quarterback en caso de buscar otro equipo. (2:21)

Rodgers asegura que no tardará en tomar una decisión sobre 2022, ya que entiende que hay otras personas que esperan la suya

GREEN BAY, Wis. -- Aaron Rodgers y Davante Adams no solo podrían ser un acuerdo en paquete, sino que el momento en que ambos decidan seguir con los Green Bay Packers podría ocurrir casi simultáneamente.

Si bien Rodgers originalmente comentó que probablemente tendría una decisión para cuando comience la agencia libre, que es el 16 de marzo, ofreció la posibilidad de que sería incluso antes.

Si los Packers van a usar la etiqueta de franquicia en Adams lo podrían hacer a partir del 22 de febrero, pero a más tardar el 8 de marzo. Rodgers ya ha dicho que no quiere ser parte de una reconstrucción y probablemente considera que cualquier cosa sin Adams es solo eso. Y lo mismo para Adams: es casi seguro que preferiría explorar sus opciones si Rodgers no firma con los Packers.

"Me gustaría ser respetuoso con la organización", señaló Rodgers el martes en The Pat McAfee Show. "Una decisión que vendrá será obviamente Davante y su futuro con el equipo. Todavía existe esta cosa llamada etiqueta de franquicia, que no creo que el '17' la quiera”.

"Creo que debería ser tiempo suficiente para tomar una decisión para entonces. No quiero ponerme en una fecha específica, pero quiero ser sensible con Davante y muchos otros muchachos que tienen que tomar decisiones sobre su propio futuro. Arrastrarlo más allá de la agencia libre sería una falta de respeto a la organización y a esos muchachos, y eso al 100 por ciento no sucederá".

También hay que considerar las implicaciones del tope salarial. Los Packers tienen $44.8 millones por encima de su tope salarial proyectado para la temporada 2022, y eso sin Adams. La etiqueta de jugador franquicia para un receptor estará cerca de los 20 millones de dólares. Los equipos deben estar bajo su tope con sus mejores 51 jugadores a las 4 p.m. hora del este de los EE.UU. el 16 de marzo.

Rodgers dio pocas pistas, si es que alguna, sobre hacia dónde se inclina para la temporada 2022. Apuntó en el programa del martes que casi todo está sobre la mesa: seguir en Green Bay, una solicitud de canje y el retiro. Sabe que la agencia libre no es una opción porque todavía le queda otro año de contrato, y dijo que no se quedaría fuera una temporada para luego regresar.

"No tengo ningún deseo de hacer eso; eso no tiene sentido", enfatizó Rodgers.

El entrenador Matt LaFleur informó el lunes que se reunió con Rodgers como parte del proceso después de la temporada. No se sabe si Rodgers se reunió con el gerente general Brian Gutekunst o con el presidente del equipo Mark Murphy, pero Rodgers todavía estaba en Green Bay hasta el martes.

"Siento que estoy en buena relación con los Packers, en un lugar realmente bueno, especialmente con Brian y la forma en que ha crecido nuestra amistad y confianza, con quien sería una conversación simple y lo que surja de la conversación avanzaría", confió Rodgers. "No va a haber un enfrentamiento extraño, una guerra de silencio ni nada. Brian y yo hemos tenido buenas conversaciones durante todo el año, y cuando llegue el momento de tomar una decisión, tendremos una conversación y eso será todo No será un proceso largo y prolongado".

Rodgers se saltó todo el programa de temporada baja el año pasado y sugirió que, si regresase para otra temporada, preferiría saltarse la mayor parte nuevamente.

A su regreso a los Packers en julio pasado, admitió que no participar en el programa de temporada baja el año pasado ofreció una pista de cómo se sentiría el retiro, aunque continuó con sus entrenamientos regulares y sesiones de entrenamiento como si fuera a jugar.

"No tengo miedo al retiro", explicó Rodgers el martes. "Sentí eso durante la temporada baja, por lo que no hay ningún temor al respecto. La incertidumbre no es inquietante en absoluto. Es casi emocionante pensar en cómo será la vida en el futuro".

Además de sus reuniones con LaFleur y Gutekunst, dijo que también consultará con "amigos y seres queridos y excompañeros de equipo que se han mudado y compañeros de equipo actuales que todavía juegan".

Y al final, se reducirá a esto:

"Creo que será mucha intuición y mucha sensación. Tienes que imaginarte en esas situaciones porque no quiero estar sentado allí durante la temporada pensando, 'Hombre, probablemente debería haberme retirado; o, 'Dios, debería estar jugando ahora mismo'.

"Creo que es solo confiar en que sabré exactamente qué hacer. Una vez que tomas una decisión, esa es la decisión y sigues adelante. Hasta que no llegas a esa certeza, no tomas una decisión. También hay un marco de tiempo para esto porque entiendo que mi decisión afecta a varias decisiones de otras personas. Quiero ser muy sensible a eso, así que definitivamente tomaré una decisión más temprano que tarde".