<
>

Murió la gloria de Boca Chapa Suñé

play
Rubén Suñé, autor del histórico gol en la Final a River (1:34)

El Chapa entró en la historia grande de Boca al definir la final del Torneo Nacional 1976 con un gol frente al Millonario en la cancha de Racing. (1:34)

El exfutbolista Rubén Chapa Suñé, siempre recordado como el autor del gol que en 1976 dio la victoria a Boca Juniors en su primera final del campeonato nacional ante River Plate, falleció a los 72 años, informaron este viernes fuentes del Xeneize.

"Boca Juniors lamenta profundamente el fallecimiento de Rubén José Suñé, uno de los máximos ídolos de la institución. El club acompaña a su familia y seres queridos. ¡Hasta siempre, Chapa!", expresó el equipo en su cuenta de Twitter.

El ídolo boquense llevaba varias semanas ingresado en el Hospital Británico de la capital argentina por causas que no se especificaron.

"Adiós al Gran Capitán. Hasta siempre querido amigo", escribió en Twitter Mario Nicasio Zanabria, el zurdo, excompañero de Suñé.

También le recordó Jorge Ruso Ribolzi, otro histórico jugador del Boca.

"Chapa querido, fuiste un gran capitán, excelente persona y compañero. Hasta siempre fenómeno", remarcó.

En la mañana de este viernes, antes del entrenamiento, los jugadores y el cuerpo técnico de Boca guardaron un minuto de silencio y dieron un aplauso en reconocimiento a la trayectoria de Suñé, quien debutó en 1967 como futbolista profesional en el Xeneize, en el que permaneció durante una primera etapa hasta 1972 y, tras pasar por Huracán y Unión de Santa Fe, retornó en 1976 y estuvo cuatro años más.

Con el club boquense, Suñé conquistó ocho campeonatos: cinco nacionales y tres internacionales (las Copas Libertadores de 1977 y 1978 y la Intercontinental de 1977).

En la memoria de los hinchas de Boca destaca el gol que marcó en 1976 en la cancha del Racing, con más de 70.000 personas en las gradas.

Ese tanto, un tiro libre a los 72 minutos mientras 'Pato' Fillol armaba la barrera, pasó a la historia por haber dado la victoria al Boca (1-0) en la primera final del campeonato nacional ante su eterno enemigo, River Plate.

Como anécdota, no existen registros fílmicos de ese gol, solo fotográficos.

El Chapa, nacido en 1947, surgió de las divisiones inferiores del Boca y tras cerrar su ciclo en el club en 1980 se marchó a San Lorenzo en 1981, en el que finalizó su carrera profesional tras no superar varias lesiones.

Cuatro años después, trascendió que padecía una severa depresión y que incluso trató de quitarse la vida en 1984, cuando se arrojó al vacío desde un séptimo piso, algo que, si bien no le causó la muerte, lo dejó en estado delicado.

Tras recuperarse, Suñé volvió a trabajar en Boca en las divisiones inferiores y en 2016, en el 40 aniversario de la hazaña ante River, el Xeneize lo inmortalizó con una estatua junto a otros ídolos en el Museo de la Pasión Boquense.