<
>

Carlo Ancelotti 'siempre está del lado de los jugadores', filosofía que lo tiene al borde de la historia

play
Liverpool vs Real Madrid: los datos de la gran final de la Champions (1:57)

Todo lo que hay que saber relacionado al enfrentamiento de este sábado en París, cortesía de ESPN Datos. (1:57)

El cuadruplete sigue con vida mientras París se prepara para ser anfitriona de la final de la Champions League; sin embargo, hablamos específicamente de la búsqueda de una cuarta Copa de Europa para Carlo Ancelotti. El director técnico del Real Madrid puede eclipsar al legendario entrenador del Liverpool Bob Paisley y a su predecesor en el Madrid Zinedine Zidane, convirtiéndose en el primero en ganar cuatro Champions como técnico si los campeones de LaLiga superan al Liverpool este sábado en el Stade de France (con transmisión EN VIVO por ESPN y Star+ sólo para Suramérica, excepto Brasil).

La historia espera por Ancelotti, el técnico italiano de 62 años que también ganó dos Copas de Europa como mediocampista dentro del gran plantel del AC Milan liderado por Arrigo Sacchi en 1989 y 1990; sin embargo, pero no hay ninguna percepción de que el legado personal sea una fuerza motriz para él este fin de semana.

"A él no le importan en absoluto los libros de récord", expresó a ESPN Chris Brady, coautor del libro "Liderazgo Tranquilo" escrito por Ancelotti sobre gestión y entrenamiento. "Está consciente de ello, pero él simplemente se encoge de hombros cuando se lo mencionas. A criterio de Carlo, sólo le importa una cosa. Cuando le pregunto cuál es su trabajo, simplemente dice: 'mantener contento al presidente', y así lo ha hecho con Florentino Pérez en el Real Madrid, con Silvio Berlusconi en el Milan y Roman Abramovich en el Chelsea".

"No se trata de Carlo y nunca lo ha sido".

Lo mismo aplica este fin de semana en París. Este es un técnico que ha ganado la misma cantidad de Copas de Europa que la suma de palmarés entre Pep Guardiola y Jurgen Klopp; más Champions que Jose Mourinho, Sir Alex Ferguson, Vicente del Bosque, Ottmar Hitzfeld y Johan Cruyff. Sin embargo, a pesar de estar a punto de convertirse en el primer técnico en ganarlo cuatro veces, la preparación previa al partido no se centra en Ancelotti, sino en Karim Benzema y Mohamed Salah, Luka Modric y Virgil van Dijk: los grandes futbolistas que decidirán el resultado del partido sobre la cancha.


Siempre ha habido un elemento de subestima a Ancelotti, a pesar de su récord estelar. Algunos entrenadores se centran en su llamada "filosofía" o destino (a veces en ambos) y cada trofeo ganado o perdido es visto mediante el lente de sus éxitos o fracasos personales. Por su parte, cuando Ancelotti gana un trofeo, éste se encoge de hombros y deja que los jugadores y el presidente se lleven los elogios, a pesar de que sí celebró el título madridista de LaLiga de esta temporada fumando un puro en el autobús del equipo durante el desfile de la victoria. La imagen se hizo viral después de la dramática remontada en semifinales del Madrid contra Manchester City.

"No, ¡no fumo puros!", dijo Ancelotti después de la curiosa ocurrencia. "Solo se trata de una foto con mis amigos y sí, estos jugadores son mis amigos".

Probablemente, la relación de Ancelotti con sus jugadores sea el elemento que define su filosofía como entrenador. Cuando fue despedido por el Chelsea en 2011, menos de un año después de guiar a los Blues al doblete de Premier League y FA Cup, un factor clave dentro de la decisión de Abramovich para despedirle fue la creencia del oligarca ruso, hasta hace poco dueño del equipo, de que Ancelotti no era lo suficientemente duro con su plantilla y demasiado afable con sus futbolistas más veteranos.

"Siempre está del lado de los jugadores", afirma Brady. "Esa es la razón por la que todos le aman. Sigue viéndose a sí mismo como un jugador que ahora entrena y se pondrá del lado de ellos, incluso si eso le cuesta el puesto".

Para muchos que han jugado a sus órdenes, la disposición de Ancelotti a consultar a sus jugadores y discutir tácticas y métodos de entrenamiento es lo que le distingue del resto y le permite alcanzar éxitos al más alto nivel. "Cuando hablaba conmigo, con Frank [Lampard], con Didier [Drogba], él quería consultarnos: ‘¿Son demasiadas tácticas para los jugadores? ¿Hacemos demasiado de esto? Quiero encontrar el equilibrio apropiado", comentó el ex capitán del Chelsea John Terry a la web The Coaches’ Voice. "De hecho, nunca he tenido otro técnico, probablemente en toda mi carrera, que hiciera preguntas a los jugadores y les diera cierta responsabilidad".

"Te hacía sentir que la unidad era increíble y así avanzamos hasta ganar algunas cosas importantes".

Mientras el Real luchaba para eliminar al City de Guardiola en el Santiago Bernabéu durante su increíble partido de vuelta de semifinales a principios de mes (el City tenía ventaja en el global de dos tantos hasta que el Madrid marcó dos tantos en el alargue para llevar el encuentro a la prórroga), Ancelotti volvió a confiar en sus futbolistas veteranos para encontrar una forma de ganar, hablando en el banquillo con Toni Kroos y Marcelo para sondear su opinión.

"El míster tenía ciertas dudas sobre quienes poner en la cancha y quienes no", expresó Kroos después del partido. "Nosotros [los jugadores del Madrid] hemos visto unos cuantos partidos de fútbol. Eso te permite intercambiar ideas. Eso lo describe muy bien, y por qué las cosas siempre funcionan bien con el equipo. Es algo excepcional. Al final es su decisión, pero obviamente está interesado en nuestra opinión".

Una fuente cercana a Ancelotti comentó a ESPN que el secreto de su éxito radica en ser un gestor de hombres, en vez de jovencitos. Durante toda su carrera como director técnico, sus grandes éxitos (Champions con el Milan, palmarés doméstico con el Chelsea, múltiples trofeos con el Madrid) han llegado de la mano de plantillas llenas de jugadores experimentados, en vez de noveles futbolistas en ciernes. En el Madrid, donde llegó por segunda vez en junio pasado tras haber hecho paradas en el Bayern Munich, Napoli y Everton, Ancelotti vuelve a dirigir un equipo de jugadores maduros hasta lograr hazañas que muchos consideran exceden las expectativas. Tal es el caso de Benzema, que a sus 34 años disfruta de la mejor temporada de su carrera de la mano de Ancelotti.

"Durante su primer ciclo en el Madrid, Carlo utilizó a Benzema como pivote entre Cristiano Ronaldo y Gareth Bale, así que siempre jugaba de espaldas al arco como ‘9’", prosigue Brady. "Sin embargo, Carlo siempre supo que Benzema era realmente importante para el equipo y ahora, es capaz de dejarle jugar con mayor libertad".

"Durante su primer ciclo en el Madrid, Carlo utilizó a Benzema como pivote entre Cristiano Ronaldo y Gareth Bale, así que siempre jugaba de espaldas al arco como ‘9’", prosigue Brady. "Sin embargo, Carlo siempre supo que Benzema era realmente importante para el equipo y ahora, es capaz de dejarle jugar con mayor libertad".


El Liverpool es el equipo que se interpone entre Ancelotti y su "cuadruplete personal" y son un rival que ha dado alegrías y dolores de forma similar a través de los años. En 2007, Ancelotti alzó su segunda Champions como técnico guiando al Milan hasta alcanzar la victoria en Atenas sobre el Liverpool de Rafa Benítez. Dos años antes, estuvo del lado perdedor en el llamado "Milagro de Estambul" cuando el Liverpool remontó desventaja 3-0 en el descanso para empatar 3-3 e imponerse en tanda de penales.

Quizás es típico de Ancelotti que la derrota no fue la causante de noches de insomnio desde entonces.

"Sólo dice 'esas cosas suceden' cuando le mencionas lo de Estambul", afirma Brady. "Carlo aún dice que el primer tiempo [del partido en] Estambul sigue siendo la mejor actuación de todos los equipos que ha entrenado y que el segundo tiempo tuvo igual nivel, con la excepción de ocho minutos. Jugaron muy bien, sólo que no pudo cambiar cosas lo suficientemente rápido durante esos ocho minutos en los que el Liverpool marcó tres goles".

"Y cuando se fueron a las penas máximas, él quería que Andriy Shevchenko cobrara el primer penal. Shevchenko dijo que quería cobrar el quinto (que atajó el rival), y Carlo estuvo de acuerdo. ¿Por qué? Por la misma razón por la que permitió que Cristiano jugara por las bandas: ¿Por qué discutir con uno de los mejores jugadores del mundo?"

Después de casi 30 años como entrenador, Ancelotti no va a cambiar ahora su filosofía de táctica y gestión, a pesar de todo lo que hay en juego. Aparte de su tentativa hazaña, el Madrid persigue extender su récord de Copas de Europa hasta 14 títulos, mientras que el Liverpool lucha por ganar su séptima "Orejona".

Ancelotti venció dos veces al Liverpool de Klopp cuando era técnico del Napoli y se convirtió en el primer (y único) entrenador del Everton en ganar en Anfield este siglo, guiando a su plantel hasta vencer 2-0 a sus vecinos en febrero de 2021, así que él conoce bien cómo ganarle a uno de los mejores equipos de la era Premier League. Sin embargo, cuando llegue la final del sábado, el pasado no contará para nada. Ancelotti enviará a sus jugadores a la cancha y les dejará hacer su trabajo, como siempre lo ha hecho.