<
>

El Wolfsburg debuta en octavos con un impulso 'motorizado'

Wolfsburgo sorprendió al equipo de Van Gaal y le ganó 3-2 dejándolo eliminado EFE

La visita del Wolfsburgo al Gent de Bélgica podría parecer uno de los duelos menos atractivos de la fase de octavos de final de la Champions League. Sin embargo, el notable ascenso del club alemán ha generado un debate en su país por el resentimiento que genera entre los aficionados el hecho de que los Lobos sean uno de los dos únicos clubes propiedad de una empresa, en este caso, Volkswagen.

También hay un buen número de representantes de otros clubes que han sido demasiado críticos con el hecho de que la empresa automotriz subvenciona al club, dando a los verdiblancos una ventaja "injusta".

Sin embargo, vale la pena repasar la historia del club, que nació en una época convulsa, para entender el largo camino recorrido y la dificultad que encontraron para conseguir títulos.

Wolfsburgo fue una de las ciudades que más deterioro sufrieron durante la Segunda Guerra Mundial. Debido a la escasa actividad cultural que había entonces, los residentes intentaron reconstruir la ciudad con trabajo duro y algunos creyeron que una de las mejores maneras de darle impulso era la creación de un club deportivo.

El 12 de septiembre de 1945, en el cuartel de la calle Reisinger, una mujer y once hombres fundaron el VSK Wolfsburg, que luego se cambió por 'Verein für Leibesübungen (VfL - club para el ejercicio físico) Wolfsburg'.

Los fundadores fueron Irma Dziomba, Herbert Chall, Sepp Dietz, Alois Dilla, Willi Hilbert, Kurt Lindner, Heinz Schacht, Arthur Schickl, Erich Schilling, Adam Schrock, Fritz Walb y Rudolf Zenker . Las primeras siete disciplinas deportivas en el club eran futbol, balonmano, gimnasia, tenis, ciclismo, boxeo y ajedrez.

Después de elegir los colores del club tras conseguir diez camisetas verdes y algunas sábanas blancas que fueron convertiras en shorts, el socio número 1 del club, Rudolf Zenker, condujo su auto a través de las ruinas de la ciudad con un altavoz e hizo un llamado a la gente para que les regalara cualquier equipo deportivo que tuvieran disponible y algunos uniformes también fueron rescatados de la fábrica de Volkswagen.

Los jugadores se transportaban en caballos a sus primeros juegos en la región local y se les pagaba con manzanas y huevo.

EL ASCENSO
Le tomó a los jugadores del Wolfsburgo menos de diez años para hacer su camino a la máxima categoría del futbol alemán, en aquel momento la 'Oberliga Nord'. En total fueron necesarios cuatro intentos antes de que alcanzaran su objetivo.

A pesar de que los Lobos eran todavía jóvenes, eran lo suficientemente fuertes como para hacer sus primeros pasos exitosos. En 1951 y 1952 fueron campeones amateur de la 'Oberliga', antes de que finalmente dieran el gran paso hacia adelante en un partido contra el Heider SV.

El 6 de junio de 1954 los verdiblancos aseguraron un lugar en la máxima categoría del futbol alemán. Fue un empate duro, con los visitantes físicamente superiores, pero el capitán del equipo, Alfred Heider, aseguró la victoria 2-1 con su gol a los 77 minutos.

Se sabe poco de cualquier bono recibido por la victoria, pero corre el rumor de que cada jugador recibió un ramo de claveles rojos, atado con cintas verdes y blancas. La modestia era una virtud en la década de los 50. En ese momento, la mayoría de los jugadores tenían trabajos normales del día, como soldadores, metaleros o empleados de oficina en Volkswagen.

ACTUALIDAD
A principios de los años 90, los Lobos, a pesar de ser campeones de la Oberliga, fallaron en dos ocasiones en su intento por ascender a la Segunda División, pero la tercera fue la vencida.

Con una victoria por 2-1 sobre el FC Berlín, los Lobos, entrenados por Uwe Erkenbrecher, lograron su regreso al futbol profesional en Alemania en 1992, después de una ausencia de 15 años.

Terminaron su primera temporada en el puesto 14. Volvieron los momentos en que los jugadores tenían que llevar consigo sus propios kits de formación y la mitad del equipo estaba haciendo trabajos de medio tiempo, se sentaron las bases para una nueva era.

La fe en el Wolfsburgo aumentó cuando llegó a la final de la Copa en 1995, tras superar al FC Köln por 1-0 en las semifinales. Aunque perdieron la final ante el Borussia Mönchengladbach, fue entonces que Volkswagen comenzó a preocuparse por el VfL. Con el apoyo del fabricante de automóviles detrás de ellos, los verdiblancos fueron ganando fuerza.

El 11 de junio de 1997, finalmente logran el ascenso a la Bundesliga, terminando su segunda temporada en el sexto lugar, una hazaña que marcaría un hito, ya que el Wolfsburgo calificó para jugar en Europa por primera vez.

LA GLORIA
Con cada vez mayor apoyo de Volkswagen, los Lobos buscaron metas cada vez más ilustres y, con la firma de Felix Magath en el verano de 2007, se abrió el camino del verdadero reconocimiento y la gloria.

El plan era, en un futuro no muy lejano, ganar el título del campeonato alemán, pero pocos creían en los ambiciosos Lobos. En el Volkswagen Arena, sin embargo, se fijó el objetivo y después de 34 partidos en la temporada 2008/2009, la obra maestra del Wolfsburg fue finalmente completada.

Todo comenzó en el verano de 2007 con la firma de Felix Magath, que había sido despedido por el Bayern Munich y se hizo cargo de VfL, guiando al club a los primeros puestos, después de dos temporadas de lucha contra el descenso.

En su primera temporada terminó quinto en la tabla, y no sólo era la mejor posición en la historia del club, pues también se aseguró un lugar en Europa.

En el ámbito internacional, el Wolfsburg resultó muy convincente. Después de haber eliminado el Rapid de Bucarest en la primera ronda, el VfL ligó una racha de victorias sobre Heerenveen, Sporting Braga y FC Portsmouth, así como un empate con el AC Milan - entrando en las últimas etapas de la Copa de la UEFA como líderes del grupo.

En la jornada 26 de la temporada 2008-2009, el resto de los equipos de la Liga atestiguaban el logro del Wolfsburgo luciéndose contra el Bayern Munich, que vio a los de verde tomar el primer puesto en la tabla. Hubo un duro desafío en el camino hacia el título contra el Werder Bremen, pero una vez más los Lobos libraron el escollo con una victoria de 5-1 y el Wolfsburgo se aseguró el título e inició una locura que terminó con más de 100 mil aficionados reunidos en Wolfsburg-Hall para celebrar la victoria.

Hoy, en su visita al Gent, podrían escribir un nuevo capítulo de esta interesante historia.