<
>

Uno de estos tres clubes va a ganar la Champions League

play
Richard Méndez: 'Le llegó el momento al Atleti de ser campeón de la UCL' (1:56)

Richard cree que el Atlético de Madrid es el equipo que mejor se armó esta pretemporada y los ve como favoritos a levantar 'La Orejona'. (1:56)

Aproximadamente durante la última década, todas y cada una de las recientes campañas de la Champions League han comenzado con una especie de acuerdo implícito entre todos los que presencian el torneo. Sintonizamos los playoffs de eliminatorias como si el cuarto mejor equipo de Italia o Inglaterra pudiera causar algo de ruido en las rondas definitorias. Vemos el sorteo de fase de grupos para constatar quién terminó en el "Grupo de la Muerte" y quejarnos del grupo donde, de manera inevitable, cae el Manchester City.

A pesar de ello, muy dentro de nosotros, estamos conscientes de que Barcelona, Bayern Munich o el Real Madrid iban a ganar y en la mayoría de las ocasiones, tenemos razón.

En las 10 últimas ediciones del torneo antes de la campaña 2018-19, ese trio de equipos ganó el 80% de las Copas de Europa. El Bayern se llevó una "orejona", el Barça se alzó con tres y el Madrid se llevó cuatro a casa. Quizás lo más increíble es que uno de esos tres equipos estuvo presente en cada final y en los años en los cuales el Bayern, Barça o Madrid no ganaron, se requirió de un resultado atípico o literalmente, de una erupción volcánica, para evitar que eso ocurriera. El título cambiaba de manos cada año, pero el orden natural de las cosas era que el Bayern, Barcelona o el Real Madrid fuera coronado como mejor equipo del mundo.

Sin embargo, todo eso cambió el año pasado.

El Madrid, tricampeón defensor, fue despachado al espacio exterior gracias a un fuerte golpe propinado por el Ajax en octavos de final mientras que el Liverpool, equipo que eventualmente se alzó con el trofeo, eliminó al Bayern en esa misma ronda para después hacer lo propio con el Barça en semifinales. El triunfo del Liverpool marcó la primera ocasión desde 2012 que un equipo distinto al triunvirato Bayern-Barça-Madrid alzó la Copa de Europa. Y la final en sí, con el Tottenham como subcampeón, marcó la primera ocasión en la cual ninguno de los tres clubes súper potencia del continente formaba parte de la final desde 2008, año en el cual, por coincidencia, también se produjo un enfrentamiento inglés, entre Manchester United y Chelsea.

Actualmente, el Liverpool ha estado presente en dos finales consecutivas, imponiendo su propia clase de dominio a corto plazo en la principal competición de clubes del mundo. Excepto que, mientras han logrado esta hazaña a nivel paneuropeo, son apenas el segundo mejor club en su liga local. El Manchester City se ha establecido como el mejor equipo de todos los tiempos en la Premier League, además de ser el más consistente en todo el orbe en la actualidad. Si el Liverpool es el mejor equipo de Europa, entonces el City es el mejor club del planeta, lo cual despierta esta interrogante: ¿Cuántos equipos tienen posibilidades realistas de convertirse en campeones de la Champions League esta temporada?

El poderío de los Tres Grandes Clubes de Europa ha muerto. El único elemento que evita que el Liverpool y City se conviertan en los "Dos Grandes" es la presencia del futbolista más grande que jamás hayamos visto. Esta temporada, el City ganará su primer título, o bien Lionel Messi podría conseguir su quinta Champions o el Liverpool se llevará a casa su segunda "orejona" de forma consecutiva.

A continuación, explicamos por qué cualquier otro escenario sería toda una sorpresa.

¿Cuánta calidad tiene el Manchester City? Por una parte, es difícil decirlo. El plantel de Pep Guardiola ha sumado los dos totales de puntos más altos en la historia del fútbol inglés en torneos consecutivos, aunque también han sido eliminados de la Champions League en cuartos de final en par de temporadas consecutivas, perdiendo en ambas ocasiones ante clubes ingleses que habían dominado en el circuito doméstico ese mismo año. Por otra parte, no es tan difícil: aparte de la sorprendente derrota sufrida a manos del Norwich, es un equipo tremendo.

Según la data del sitio web Sports Odds History, compilada a partir del año 2010, los únicos equipos que fueron favoritos para ganar la Champions League en estas instancias de la temporada por mayor margen fueron las plantillas del Barcelona armadas por Pep Guardiola, el Barça de Tito Vilanova que sumó 100 puntos en la liga española y el Barcelona de Luis Enrique, con la presencia de Messi, Luis Suárez y Neymar (las probabilidades actuales del City son de +320, lo cual da una probabilidad implícita de aproximadamente el 24%).

En otras palabras, gente que sí ha apostado dinero tiene la misma fe en el City que la expresada por algunos de los mejores equipos de la era moderna del fútbol.

Si Guardiola ha convertido al City en el nuevo Barcelona, entonces el Liverpool y el Barcelona son los, eh, nuevos Real Madrid y Bayern Múnich. Según la misma data de Sports Odds History, las probabilidades colectivas de los tres mejores equipos de este año (City, Liverpool y Barcelona) son aproximadamente las mismas de las mejores temporadas en la cúspide para el triunvirato Barça-Bayern-Madrid. De hecho, las probabilidades de que Liverpool y Barcelona se lo lleven todo esta temporada (ambas ubicadas en +550, o alrededor del 15%) son las mismas del Madrid en 2013-14 y el Barcelona al año siguiente. Alerta de spoiler: ambos equipos ganaron la Champions League.

El recuerdo indeleble del enfrentamiento Liverpool-Barcelona en las semifinales de la temporada anterior es, por supuesto, el hecho que el Liverpool ganó el partido de vuelta 4-0 para imponerse en el global 4-3. Fue el segundo año consecutivo en el cual el Barcelona dejó perder una sustancial ventaja en el partido de vuelta y esto parecía sugerir que había un intangible que estaba muy bien dentro del Liverpool (un eqiuipo capaz de lograr una remontada increíble y emocional en lo colectivo) y que había un intangible que estaba sumamente mal con el Barcelona: ¿por qué no eran capaces de, saben, evitar que les anotaran cuatro goles?

En realidad, la totalidad de ambos partidos sugirieron que los equipos se encontraban en paridad. El Liverpool tuvo la mala fortuna de perder el primer encuentro por tres goles y el Barça tuvo la mala suerte de caer en el segundo cotejo por cuatro: ninguna de esas actuaciones fue tan desigual como lo sugería la pizarra. Si Ousmane Dembelé no hubiese fallado un tiro al final del primer partido, o si Alisson no hubiese hecho una serie de atajadas clave en Anfield, el debate alrededor de ambos equipos hubiese sido muy diferente. Hablamos de márgenes muy pequeños.

Tal como lo han sugerido sus volátiles actuaciones en este inicio de temporada en La Liga española, el lugar que ocupará el Barcelona dentro de estos tres equipos principales dependerá totalmente de la presencia de Messi. El argentino aún no ha jugado un encuentro esta temporada y no se cree que estará en forma para el partido inaugural del Barça en la Champions, a disputarse esta semana contra el Borussia Dortmund. En su ausencia, el Barcelona ha apaleado al Valencia y al Real Betis, aunque también empataron con el Osasuna y perdieron contra el Athletic de Bilbao.

A pesar de que Messi ya ha superado los 30 años, de forma poco probable, el equipo se ha hecho cada vez más dependiente de su súper estrella rosarina. Y en Europa, eso está bien. En las fases eliminatorias de la Champions League, es frecuente ver como los esquemas tácticos y sistemas son arrojados por la ventana y los partidos terminan decididos por individualidades. ¿Cuál es la mejor forma de explotar esa diferencia entre sistemas? Utilizar al mejor jugador individual que jamás ha existido. Messi pulverizó a la mejor defensiva de Europa en el encuentro de ida del empate contra el Liverpool y creó oportunidades de alta calidad más que suficientes para hacer que el encuentro de vuelta pareciera poco más que una obligación protocolar. Siempre que Messi se mantenga jugando y siga evitando el inevitable avance del tiempo, el Barcelona se mantendrá entre los favoritos.

En el caso del Liverpool, su éxito parece ser un poco menos frágil, Desde inicios de 2018, este equipo ha concedido la menor cantidad de goles en contra por partido en su liga doméstica (0.67) de cualquier club que hace vida en las Cinco Grandes Ligas de Europa. Adicionalmente, han convertido la quinta mayor cantidad de goles por cotejo (2.33). Por su parte, el City, que es tercero en goles anotados (2.60) y tercero en goles permitidos (0.70), es el otro equipo cuyo ataque y defensa se encuentran entre los cinco mejores.

Gracias a una astuta política de fichajes y la presencia del técnico Jurgen Klopp, quien busca activamente mejorar a sus jugadores, el Liverpool ha armado un equipo con talento de primer nivel en todas las posiciones, con la excepción del mediocampo. No cuentan actualmente con una lesión que afecte sustancialmente sus probabilidades de hacerse con una séptima Copa de Europa. La pérdida de Virgil van Dijk ciertamente complica las cosas, aunque a pesar de ello, seguirían contando con el electrizante tridente conformado por Mohamed Salah, Roberto Firmino y Sadio Mané, una ejecución de élite a balón parado, un arquero de clase mundial y quizás el mejor dueto de centrales de Europa.

Si se están preguntando por qué los campeones defensores (que terminaron en el segundo puesto el año anterior, acaban de sumar 97 puntos en la Premier League y actualmente tienen récord 5-5 en la campaña 2019-20) no son los grandes favoritos, he aquí la razón: Tuvieron una temporada bastante encendida el año pasado, sumando diferencial de goles de plus-67 en un total de expectativa de goles de plus-45-3. A pesar de que solo una unidad separó a los dos equipos en la cima de la tabla de posiciones, el desempeño del City en categorías estadísticas poco obvias fue significativamente mejor.

De hecho, el City se convirtió en el primer equipo en sumar 100 puntos en una temporada de la Premier League y su diferencial de expectativa de goles, de hecho mejoró en la temporada siguiente. Mientras que el City ha gastado miles de millones en el mercado de fichajes, ninguno de los movimientos hechos cayó entre las 20 lesiones más costosas de todos los tiempos. Por el contrario, han logrado equilibrar cargas y ahora cuentan con una escuadra con varios jugadores de clase mundial en prácticamente todas las posiciones. Kevin de Bruyne puede quedar fuera durante casi toda la temporada y no perderán su nivel.

Los caminos que pueden llevar a Manchester City, Barcelona y Liverpool a ganarlo todo, están claros. En el caso del City: seguir jugando como lo han hecho y dejar de fallar penales y/o evitar que el VAR los perjudique. Para el Barça: que Messi se mantenga sano y evitar una capitulación histórica por tercer año consecutivo. En lo que respecta al Liverpool: hagan exactamente lo mismo que hicieron el año pasado.

Para el resto de los equipos, la historia es un poco más complicada.

En lo que respecta a Bayern Múnich, Real Madrid, Atlético de Madrid, Juventus y París Saint-Germain, todos estos equipos tiene peores probabilidades de alzarse con el trofeo en comparación a lo visto a estas alturas el año pasado. El Bayern, que cuenta con el segundo mejor diferencial de goles después del City desde inicios de 2018, parece ser el club con mejor posición para convertir a ese trio de grandes equipos en cuarteto, aunque fueron vencidos en su feudo por el Liverpool el año pasado; por eso, los bávaros siguen siendo una interrogante hasta que logren imponerse a uno de los equipos de élite.

El Madrid sigue siendo totalmente impredecible en el segundo mandato de Zinedine Zidane; veremos si en esta ocasión vuelve a aparecer esa magia blanca en la Champions. Para el Atleti, la estrategia de Diego "Cholo" Simeone contra los principales equipos es convertir los partidos en un saque de moneda. La Juventus cuenta con una de las plantillas de mayor edad en el mundo y han sido poco menos que dominantes durante todo el año 2019. El PSG tiene la mayor colección de talento del mundo, pero seamos honestos: hasta que puedan resolver su situación con Neymar y avancen más allá de octavos de final, proyectarles como tentativos ganadores de la Champions League requiere de una dosis de imaginación que, personalmente, no poseo.

Es cierto que todos estos equipos podrían convertirse en campeones de Europa, pero ninguno de ellos tiene verdaderas probabilidades para lograrlo. Por el contrario, probablemente será el Manchester City, o el Liverpool o bien podría ser el Barcelona. Esto no significa que todos ellos llegarán lejos en la competición. De hecho, es probable que uno de los tres quede eliminado de forma temprana; así es la naturaleza del fútbol de eliminatorias con partidos de 180 minutos. No obstante, tal como nos han mostrado los últimos 10 años, el problema a la hora de imponerse a uno de los favoritos, es que queda pendiente vencer a los dos restantes.