<
>

Juventus-Barcelona ponen en el escenario un choque de leyendas: Pirlo vs Koeman

play
Barcelona, sin resistencia en su debut de Champions (1:37)

El Barça no tuvo rival y goleó al Ferencvaros de Hungría con anotaciones de Messi, Fati, Coutinho, Pedri y Dembélé; Piqué fue expulsado. (1:37)

BARCELONA -- Juventus y Barcelona se reencuentran en Turín este miércoles, tres años después de su último cara a cara en la fase de grupos de la Champions y con dos entrenadores de estreno, con la consideración de leyendas y la necesidad dibujada en su mirada. Nadie pone en duda a Andrea Pirlo ni a Ronald Koeman... Pero tanto uno como el otro precisan recuperar la mejor versión en sus equipos.

Mientras alrededor de la Juventus todos los focos se centran en Cristiano Ronaldo y el entorno del Barcelona sigue revolucionado y atento a la crisis institucional que podría provocar la caída de la directiva encabezada por Josep Maria Bartomeu, Pirlo y Koeman andan ocupados en solventar sus propios problemas.

Un empate ante el Verona confirmó la dificultad del italiano por adaptar a una Juve a su idea futbolística y la derrota en el Clásico español descubrió que el proyecto del holandés, más allá de polémicas arbitrales, no está, para nada, tan asentado como pudiera parecer.

Juve y Barça deben repartirse las dos primeras plazas de un grupo en el que Dynamo Kiev y Ferencvaros, a los que ya se impusieron en la jornada inaugural, apuntan a ser apenas comparsas muy alejados del poder de dos grandes, que este miércoles deben empezar a discutirse el primer puesto.

Catapultado al banquillo de la Juve el 8 de agosto tras el KO bianconero ante el Olympique de Lyon en los octavos de final de la pasada edición de la Champions, apenas diez días después de ser nombrado entrenador del filial, a Pirlo no le está resultando fácil imponer su idea en el equipo.

Una victoria y tres empates en la Serie A son unos números muy alejados de la normalidad en Turín, donde se da por supuesto el dominio de la Juve en un campeonato que lleva ganando ininterrumpidamente desde 2012... Y cuya mirada está puesta en Europa, en aspirar a una Champions que solo conquistó dos veces, la última en 1996.

Aunque su figura mantiene la confianza firme tanto de los dirigentes como de una hinchada que no ha olvidado su excelencia en el terreno de juego, Pirlo precisa de un empujón para convertir ese crédito en confianza plena, más aún entendiendo el carácter mediático que tiene un partido frente a un rival de primera magnitud como es el Barça por más que no sea, en absoluto, definitorio.

No es muy distinto el escenario en versión azulgrana. El equipo de Koeman solo ha sumado un punto de los últimos nueve disputados en la Liga y la euforia con que comenzó la temporada se ha disipado, dejando paso a una cierta desconfianza por su revolucionario sistema, la falta de juego en el centro del campo y los muchos problemas que se le acumulan.

El Barça, sin Coutinho, Piqué ni Ter Stegen, acude a Turín con solo dos centrales (Lenglet y Araujo), presentando el regreso de Pjanic, que podría actuar como titular junto a De Jong, y también de Neto, quien antes de jugar en el Valencia fue suplente de Buffon en la Juve.

El equipo italiano, más allá de Cristiano Ronaldo, tiene también muchos problemas en el centro de la zaga. Lesionado Bonucci el domingo, Pirlo no puede contar tampoco con De Ligt y no sabe el estado de Chiellini, especulándose con que pudiera formar una defensa de tres jugadores. Arthur, ex del Barça y fichaje mediático que aún no se acabó de hacer con un puesto, no se espera que sea titular.