<
>

¿Podrán España y Alemania, en proceso de reconstrucción, volver a ser protagonistas en la Eurocopa?

Cuando este martes, la selección de España dé la bienvenida a su par de Alemania en un vacío Estadio de La Cartuja de Sevilla para disputar su último compromiso de la Liga de Naciones UEFA, tendremos la oportunidad de ver el nivel actual de sus respectivos procesos evolutivos. Cuando los españoles alzaron dos Eurocopas consecutivas y un Mundial de Fútbol durante su ciclo dominante entre 2008 y 2012, contaban con varios jugadores únicos en su generación; mientras que la reconstrucción alemana que se inició en la década del 2000 tuvo su punto culminante con la Copa del Mundo de Brasil 2014. En contraste, España ocupa actualmente el sexto lugar del Ranking FIFA y Alemania quedó en el puesto 14.

El partido de este martes tiene mucho en juego, con ambos equipos manteniendo las esperanzas de clasificar a semifinales de la Liga de Naciones. El empate 1-1 entre España y Suiza de la noche del sábado, con un gol tardío de Gerard Moreno para igualar el marcador y compensar los dos penales fallados por Sergio Ramos. Por su parte, Alemania se encuentra apenas a una unidad por encima de España en el Grupo D, luego que el plantel de Joachim Low se impusiera 3-1 a una visiblemente afectada selección de Ucrania durante el fin de semana, con par de goles autoría de Timo Werner y otro tanto de Leroy Sané.

A pesar de los triunfos, persisten múltiples incógnitas para ambas selecciones. ¿Permanecen estancadas en el pasado? ¿O buscan el equilibrio entre éxitos inmediatos y planificación a largo plazo? Mientras que el seleccionador español Luis Enrique, que apenas tiene un año desde su regreso al banquillo, sigue intentando distintas opciones, persisten algunos problemas fundamentales a la delantera, reemplazando algunas fichas consideradas fijas a la defensiva. En el caso del combinado de Alemania, crece cada vez más la frustración en ese país debido a las recientes actuaciones de la Mannschaft, lo que llevó al director deportivo Oliver Bierhoff a escenificar una conferencia de prensa la semana pasada, que se hizo notable debido a la forma cómo intentó devolver los golpes de la prensa, acusando a los medios de exceso de negatividad.

Faltando siete meses para la celebración de la Eurocopa, evaluamos el estado actual de estas dos poderosas selecciones europeas.

Por Tom Hamilton, Alex Kirkland y Stephen Uersfeld

El peso de la historia

La era dorada de la selección española giró en torno a la médula de aquél glorioso Barcelona de 2009 que obtuvo el Triplete. Contaban con Carles Puyol y Gerard Pique en el corazón defensivo; el mediocampo estaba conformado por Xavi Hernández, Andres Iniesta y Sergio Busquets, con David Villa en la delantera. Para la Eurocopa 2012, Villa se ausentó debido a una pierna fracturada; por ende, "La Roja" llenó esa vacante jugando sin un artillero, para desplegar un "falso 9". Con figuras de la talla de Xabi Alonso, David Silva, Cesc Fabregas e Iker Casillas dentro de la convocatoria, el combinado español más grande de todos los tiempos jugó un fútbol alucinante conocido como Tiki Taka, para lograr la increíble hazaña de alzar tres importantes trofeos internacionales de forma consecutiva.

A pesar de ello, España tocó fondo en el Mundial de Brasil 2014, estrellándose en fase de grupos tras la tristemente célebre derrota 5-1 a manos del combinado de Holanda. Las consecuencias de esa oscura participación mundialista siguieron presentes y Vicente del Bosque se mantuvo como seleccionador hasta su fracaso en octavos de final de la Eurocopa 2016. Esos jugadores clave del ciclo entre 2008 y 2012 se fueron apagando lentamente para apartarse uno tras otro, en vez de hacer un cambo de raíz. Los últimos ocho años han sido decepcionantes para "La Roja": la Copa del Mundo 2018 quedó marcada por el despido de Julen Lopetegui antes de siquiera disputar su primer partido, luego que éste acordase tomar las riendas del Real Madrid tras la conclusión del torneo; motivando a su sustitución por Fernando Hierro a última hora. No obstante, España cayó eliminada en tanda de penales en su compromiso de octavos de final, a manos de la anfitriona Rusia.

Por su parte, Alemania sigue asumiendo su proceso de reconstrucción. Low ha ocupado el banquillo desde 2006, llevando su selección a las semifinales del Mundial de Sudáfrica 2010, cayendo 1-0 a manos de España. En la edición 2012 de la Eurocopa, fueron eliminados por Italia, también en semifinales. Sin embargo, 2014 fue su momento culminante, cuando el sistema táctico 4-3-3 preferido por Low rindió sus frutos. Phillip Lahm asumió el puesto de liderazgo dejado vacante por Michael Ballack y Miroslav Klose fue la gran figura como principal artillero de la selección alemana. Lograron apalear 7-1 a la anfitriona Brasil en semifinales para luego superar 1-0 en la final al combinado de Argentina, gracias al tanto del triunfo marcado en el minuto 113 por Mario Gotze.

Low se mantuvo fiel a la mayoría de esos mismos jugadores, convocándoles a la Eurocopa 2016, en la cual avanzaron hasta semifinales, para caer ante Francia. Sin embargo, Alemania dijo presente en Rusia 2018 con una plantilla que no era una continuación del pasado ni tampoco un gesto con miras al futuro, para sufrir la vergüenza de caer eliminada en fase de grupos. El nexo de la selección con ese equipo de 2014 ha comenzado a apartarse, mientras que Low sigue intentando hacer el cambio sísmico para pasar de una generación a la siguiente, negándose a convocar al trio de veteranos conformado por Jerome Boateng, Mats Hummels y Thomas Muller, quienes quedaron fuera de la selección tras la debacle sufrida en 2018.

Esperanzas hacia el futuro

Ambas plantillas cuentan con un talentoso grupo de jóvenes que comienzan a hacerse paso: Alemania venció a España en la final del Campeonato Europeo sub-21 de 2017, mientras que los españoles se impusieron en la edición 2019 de ese mismo torneo, precisamente contra los germanos. Siendo más precisos, debemos mencionar que el historial español de formación de jóvenes futbolistas hasta ocupar la selección absoluta ha sido sumamente positivo.

El combinado español que jugó la final sub-21 en 2017 contaba en sus filas a Kepa Arrizabalaga, Hector Bellerin, Saúl Ñíguez, Marcos Llorente, Dani Ceballos, Marco Asensio y Jose Gaya. Mismo caso de la selección 2019 que perdió ante los alemanes, tenía en su nómina a Fabián Ruiz Peña, Dani Olmo, Mikel Oyarzábal, Mikel Merino y Dani Ceballos. Asimismo, tienen mucho talento a punto de figurar.

"Varios jugadores, tales como Ferran Torres, Eric Garcia y Ansu Fati, han hecho sus respectivos debuts [a nivel internacional]... algunos muy jóvenes ya están marcando la diferencia en Primera División, con apenas 17 años. Su madurez se destaca", expresó Julen Guerrero, ex delantero del Athletic Bilbao que actualmente labora como seleccionador sub-17 de España y ayudante en la sub-21, en una entrevista con la cadena radial Onda Cero. "Actualmente, Pedri es titular con el Barcelona. En las juveniles, intentamos impartirles una mentalidad, indicándoles que España es una selección que siempre debe competir, que debe ser ambiciosa. Estamos en el camino correcto, somos campeones sub-21 y sub-19, perdimos en semifinales del sub-17. Pueden ver a muchos juveniles dando ese paso adelante".

Entre los miembros de aquellos combinados alemanes sub-21 de 2017 y 2019, Serge Gnabry se ha convertido en figura clave. Otros también tocan las puertas de la selección absoluta: Thilo Kehrer, Mahmoud Dahoud, Niklas Stark, Jonathan Tah, Nadiem Amiri, Luca Waldschmidt, Robin Koch, Suat Serdar, Florian Neuhaus y Lukas Klostermann ya están cerca de la selección de mayores o han sumado una buena cantidad de minutos en 2020.

"Siempre tendrás una generación dorada", expresó a ESPN el exdefensa de la selección alemana Arne Friedrich, actual director deportivo del Hertha Berlin. "No es distinto en el fútbol de clubes. A veces, se destacan tres o cuatro jugadores y en otras ocasiones, sólo se trata de un jugador, o de ninguno. Contamos con muchos jóvenes talentosos, pero no es sencillo dar el salto al equipo de mayores. Miren a Florian Heuhaus; es un jugador sumamente talentoso, pero tiene una empinada montaña por ascender, con toda la competencia en el mediocampo: Leon Goretzka, Toni Kroos, Joshua Kimmich, Ilkay Gundogan, solo por nombrar algunos".

Adicionalmente, Alemania cuenta con mucho potencial para fortificar su selección sub-21, con Florian Wirtz (ficha del Bayer Leverkusen), Torben Rhein (Bayern Munich), Luca Netz (Hertha Berlín), Ismail Jakobs (Colonia) y Joshua Vagnoman (Hamburgo). Todos ellos siguen causando grata impresión con sus respectivos clubes.

En conclusión... ¿serán contendores en la Eurocopa 2020 y/o el Mundial 2022?

Tanto España como Alemania se aprestarán a jugar ambos torneos dentro de un ambiente de mucho optimismo y altas expectativas; sin embargo, los dos años venideros serán claves dentro de sus respectivos procesos de desarrollo. Ciertamente, ambas naciones cuentan con mucho talento en ciernes; pero una cosa es rendir en el balompié de clubes y otra muy distinta, traducir esos éxitos al fútbol internacional.

España se aferrará a figuras tales como Torres y Ansu Fati para mantener sus aspiraciones a largo plazo. Si bien falta poco tiempo para la Eurocopa, estos jóvenes jugadores podrían llegar a ser realmente interesantes para 2022.

"Me parece que Luis Enrique se encuentra en un periodo de prueba de variantes", expresó Jorge Valdano, leyenda albiceleste y ex técnico del Real Madrid. "Está viendo cosas, conociendo a los jugadores, es una época de transformación... podrá surgir un equipo, pero no de inmediato. Aquella selección que sorprendió al mundo [2008-2012] fue conformada por jugadores que se encontraban en la cúspide de sus carreras. Estos chicos están jugando partidos internacionales, deben madurar mucho más, y entonces veremos. Hay jugadores que tienen 20, 21 años. Debemos ser pacientes... Es evidente que esta selección nacional está apostando por la juventud".

Alemania se encuentra en un periodo similar de transición. Cuentan con las bases para un futuro brillante, aunque persiste la presión sobre Low, para que su nómina tenga buenos resultados en torneos importantes, tal como lo logró hace seis años.

"La eliminación en fase de grupos del Mundial 2018 fue amarga", expresó Friedrich. "Sin embargo, al revisar las estadísticas después de ese torneo: se encuentran en buena situación. Alemania ha perdido tres de sus 21 partidos, dos veces contra Holanda y una contra Francia. Han empatado muchos encuentros: ocho en total. Esta transición requiere de cierto tiempo y estoy seguro de que tenemos un brillante futuro por delante".

"Seguimos destacándonos entre las mejores selecciones en el mediocampo, en el ataque. Sin embargo, es obvio que la defensa es un factor importante del juego y estamos buscando estabilidad en dicha área. Se han probado montones de jugadores. Contamos con porteros de clase mundial. Actualmente, esta selección necesita compaginarse y encontrar su ritmo".