<
>

Se le terminó el tiempo a Löw

ESPN

La eliminatoria mundialista comienza en marzo del 2021. Alemania, en teoría, deberá tener nuevo técnico para entonces

Por primera ocasión en la historia de las copas del mundo, Alemania no calificó a la segunda ronda en Rusia 2018. La derrota por goleada contra España, hacen pensar que se le terminó el crédito a un entrenador que alzó la copa en Brasil 2014.

Alemania es la selección que menos técnicos ha tenido. Desde su primera participación en mundiales en Italia 1934 de la mano de Otto Nerz, los alemanes sólo han tenido 10 entrenadores, todo un récord. Los teutones son de procesos, pase lo que pase, piensen lo que piensen.

Pero los tiempos cambian. No meter ni las manos ante una España llena de talento joven, que vive un recambio de futbolistas, ha encendido las alarmas en la DFB, en la Federación de Fútbol con sede en Frankfort.

Se termina el año y no habrá prisa para tomar la decisión incómoda. Meses pasarán para tener noticias sobre sucesores. Nombres hay muchos, aunque hay que destacar, que todos tienen trabajo. Está Klopp, está Tuchel, está Flick, está Nagelsmann, Tedesco, entre otros.

Es una realidad, que Alemania cuenta con una gran generación de técnicos, la mayoría, menores de 50 años. La igualdad en oportunidades tanto para tomar el curso como para emplearse desde equipos amateurs hasta profesionales de diferentes niveles, les han dado a los alemanes una generación brillante de entrenadores, todos capaces, todos probados, unos más cotizados que otros, pero todos con estilos y resultados que avalan su carrera y posible contratación.

Estilo definido, mucha dinámica, presión en terreno rival, futbol posicional, verticalidad, velocidad, explosión, técnica, espectáculo. La mentalidad alemana, su metodología, su disciplina, su tenacidad, todos hábitos de una sociedad, que ha podido levantarse de perder dos guerras, y ser hoy potencia mundial económica.

Esa mentalidad no apareció en la derrota contra España y otras selecciones, incluyendo partidos de Nations League y el último Mundial.

No se puede ir contra el ADN. Perder se puede, claro, y en este año inusual, pasa más de lo pronosticado. Pero traicionar formas, fondos, no se debe permitir. Las cuatro copas del mundo ganadas fueron logradas con muy buenos jugadores, muy buenos entrenadores, siempre de la mano de su ADN.

Pero los tiempos cambian, hay que adaptarse. Lo de Löw es inaceptable. No se sabe si son los futbolistas los que no lo quieren, o simplemente no ha tenido la capacidad de convencerlos tras los hechos de Rusia.

Sevilla y el 6-0, debe ser la tumba de un técnico campeón del mundo. Suena raro, suena mal, suena a fracaso, algo inusual en la historia del futbol alemán; pero es una realidad, nada es para siempre. Es tiempo de nuevas ideas, de nuevos liderazgos, a dos años del mundial de Catar.

La eliminatoria comienza en marzo del 2021. Alemania, en teoría, deberá tener nuevo técnico para entonces.