<
>

Champions League, capítulo XI: Inglaterra se cita en Estambul

play
Real Madrid es eliminado por un muy superior Chelsea y un N'Golo Kanté brillante (1:20)

Los merengues la sacaron barata con apenas un 2-0 en contra en la vuelta de la semifinal, que igual los deja afuera de la Champions. (1:20)

Manchester City y Chelsea disputarán la Final de la Champions League en Estambul, tras eliminar a PSG y Real Madrid, respectivamente, en la que será la segunda entre dos clubes ingleses en las últimas tres temporadas.

Liverpool venció en 2019 al Tottenham en Madrid. Debutantes los citizens, que hasta hoy solamente habían alcanzado una semifinal en 2016 (les eliminó el posterior campeón Real Madrid), el Chelsea disputará la tercera de su historia, luego de haber perdido la primera en 2008 contra el Manchester United y habiendo vencido la segunda en 2012 al Bayern Múnich.

Aplastado en los octavos de final de la pasada temporada por el Bayern Múnich (7-1), el Chelsea no superaba la primera ronda de los cruces desde que en 2014 le eliminó en Atlético Madrid en semifinales y atendiendo a como comenzó la temporada (Tuchel sustituyó a Lampard en el banquillo en enero, con el equipo derrumbado en la Premier) poco podía contemplarse al equipo londinense entre los candidatos a llegar a la final de Estambul... Pero el cambio protagonizado ha sido de tal magnitud que habiendo perdido solo dos de los 25 partidos jugados bajo el mando del técnico alemán ha llegado al final de la temporada en plenitud.

Se verá las caras, sin embargo, ante un Manchester City pletórico, que solamente cedió un empate en los doce partidos del torneo, que descuenta los días para celebrar otro título de Premier y que, para muchos, muestra el mejor fútbol del continente.

Guardiola, que dirigirá su tercera final de la Champions, primera después de diez años, es sin duda uno de los entrenadores más solventes de la competición, puesto que de sus doce temporadas entrenando en la élite en ocho de ellas alcanzó, por lo menos, las semifinales del máximo torneo continental.

Tuchel, por su parte repite final, tras la perdida la pasada temporada al mando del PSG frente al Bayern Múnich, en la que es su cuarta participación en el torneo.

Dirigiendo al Borussia Dortmund fue eliminado en los cuartos de final de la temporada 2016-17 por el Mónaco y en su primera campaña al mando del PSG, la 2018-19, cayó en los octavos ante el Manchester United, que fue capaz de remontar el 0-2 de Old Trafford para ganar 1-3 en París.

CHELSEA 2-0 REAL MADRID

Tuchel repetirá final y el Chelsea regresará por tercera vez a la última etapa de la competición. Imponente, solvente y muy superior, el equipo inglés arrodilló al Real Madrid sin ninguna excusa. Ganó, como un día antes el City, por 2-0 pero a la vista del partido no habría sido sorprendente que el conjunto merengue encajase una goleada.

El Madrid, superviviente a duras penas en el partido de ida con un empate que le abría la puerta a la esperanza, no pudo en Stamford Bridge alcanzar la que habría sido quinta final en ocho temporadas y cuarta de Zidane en seis. Mantuvo durante cerca de media hora la esperanza, buscando un gol que rozó Benzema y salvó Mendy, pero a la que Timo Werner adelantó al Chelsea se mostró impotente.

Agobiado e inferior físicamente, el equipo de Zidane se salvó, casi, de milagro ante la avalancha de ocasiones de un Chelsea que pudo sentenciar sobradamente la eliminatoria en una segunda mitad que dominó prácticamente a placer.

Havertz, Wenger, Kanté o Pulisic se estrellaron ante un mayúsculo Courtois, cuando no contra su mala puntería, manteniendo de esta manera una mínima esperanza madridista... hasta que entrando en la recta final del choque Mount remató a la red una asistencia de Pulisic y sentenció, merecidamente, el pase del Chelsea.

MANCHESTER CITY 2-0 PSG

No tuvo opción el equipo francés de aspirar a dar la campanada en Manchester. Privado ya de Mbappé, que lastimado no jugó ni un minuto, el PSG entró el martes enfurecido al césoed del Etihad, con una presión altísima que incomodó al City durante diez minutos frenéticos, en los que llegó a tener un amago de penalti a favor, desmentido por el VAR... Y que se comenzó a diluir en cuanto Mahrez logró el 1-0.

A partir de aquí el equipo de Guardiola le tomó el pulso con solvencia al duelo, bien posicionado y combinando con precisión ahogó casi todas las tentativas de un rival que apenas suspiró con un disparo que se marchó fuera por poco de Di María y un cabezazo de Marquinhos que tocó el travesaño.

Vigilado Neymar con mucha inteligencia, la eliminatoria la sentenció el propio Mahrez, ya en la segunda mitad y antes de que Di María se autoexpulsara en la recta final de un duelo que, con tintes de dureza, el Manchester City cerró con más comodidad de la que se sospecho al comienzo de la noche.