<
>

Queiroz empieza su camino en Colombia con las ideas claras

play
¿Cómo puede Colombia combinar a Duván Zapata y al Tigre Falcao? (1:10)

El capitán comentó las diferentes variantes con las que puede contar Queiroz para ponerlo en cancha junto a su par de gran presente en Atalanta. (1:10)

SALVADOR (Enviado especial) -- Hay una especie de nuevo axioma en el fútbol mundial: "no hay posiciones, sino funciones". En esta época moderna en la que la dinámica se convirtió en la norma y los jugadores "polifuncionales" ya no son una rareza, se adapta mejor quien entiende que las cuestiones geográficas no son tan importantes como la inteligencia táctica y la técnica. Esta es la idea de Carlos Queiroz, quien hará su debut oficial en la Selección Colombia este sábado ante Argentina en el inicio de la Copa América.

"Para mí lo más importante en un equipo es el rol de cada futbolista. Cada uno debe saber bien lo que debe hacer, no importa si juega uno u otro o dónde lo hace. Si es izquierda, derecha, arriba, abajo es lo mismo, no pasa nada, lo que vale es conocer cuál es la responsabilidad que nos toca", afirmó el entrenador portugués en una rueda de prensa en la que no dio ningún tipo de certezas sobre el equipo titular pero sí mostró algo de su filosofía.

¿Qué significa esto en la práctica? Que el 4-3-3 que parecía definido puede variar y que serán fundamentales los relevos y las transiciones. Por ejemplo, un hombre como Mateus Uribe puede (y debe) moverse por todo el campo, mientras que un especialista como Edwin Cardona se necesitará cuando el trámite del encuentro así lo requiera. En una idea como la expresada por Queiroz, hay espacio para aquellos que se adaptan a todo y también para los que responden en situaciones puntuales.

La ciudad de Salvador continúa su vida cotidinana sin prestarle demasiada atención a la Copa América todavía, aunque en los alrededores del Arena Fonte Nova sí se pudo sentir un poco del clima copero. Allí asistió la prensa para intentar conocer un poco más al misterioso nuevo técnico de la Tricolor. Es que, tal como su antecesor José Pekerman, Queiroz habla poco y trabaja mucho. Por eso, cada palabra sirve para tratar de adivinar cuál será la idea de su equipo.

"Yo no importo. Lo único que vale es lo que pueda hacer Colombia. Mi única idea es que Colombia gane. Si fuera por mí me llevaría la Copa ahora mismo, pero debemos ser realistas y lo que quiero hoy es salir a jugar buen fútbol, eso es lo que nos da más probabilidades de salir adelante. Yo estoy confiado que vendrán partidos de buen fútbol". El portugués sale del centro de la escena. No se siente cómodo en un lugar de protagonismo y busca darle ese sitio a sus dirigidos.

Queiroz tiene una amplia trayectoria que incluye Copas del Mundo, UEFA Champions Leagues, Copas de Asia, Eliminatorias y más. Ya ha tenido batallas de todo tipo y aún así entiende que en Sudamérica se juega de otra manera. "Para mí ha sido siempre un sueño entrenar en Sudamérica porque con la calidad técnica de los jugadores de esta región todo es mágico. Son únicos y para mi es un honor estar con la Selección de Colombia, lo vivo con gran responsabilidad".

Ese es otro de los conceptos que más utilizó el seleccionador nacional. "Responsabilidad para mí y para todos los jugadores, cada partido oficial o de preparación es un paso adelante para salir mejor. Al final vamos a salir siempre con cabeza levantada, con honor y dignidad, independientemente de los resultados. Siempre con actitud humilde, competitiva y de respeto. Nosotros admiramos y respetamos a los argentinos, pero lo más importante es el respeto con nosotros mismos y la confianza que tenemos de que podemos hacer un gran partido para pelear por una victoria.

La confianza también es fundamental para llevar a cabo un plan tan complicado como el que busca el ex DT de Real Madrid. Ese plan en el que cada integrante del equipo debe conocer a la perfección su función y ejecutarla en función del colectivo requiere una confianza total en el compañero y también en sí mismo. Claro, esto parece una obviedad que debe tener en cuenta cualquier conjunto profesional, sin embargo en una competencia como esta y en el comienzo de un ciclo se hace todavía más importante.

"Lo más importante después de un trabajo corto pero intenso es que estamos más que listos, con muchos deseos de jugar, que al final es lo que más disfrutamos todos. Estamos entusiasmados porque Argentina es un equipo muy bueno, con grandísimos jugadores, pero estamos listos y tenemos mucho por dar. Al final va a ganar el fútbol y los aficionados van a ver un gran partido". Cuatro meses después de su arribo, llegó la hora de la verdad para Queiroz. Él ya expuso algunas de sus ideas y este sábado se pondrán ver donde realmente importan.