<
>

Queiroz juega y le tira la presión a Chile

play
Queiroz hizo un análisis de los cuartos de final de la Copa América (1:07)

El portugués catalogó como una final anticipada a todos los cruces. (1:07)

SAO PAULO (Enviado especial) -- Crecer, trabajar y ganar. Son los verbos favoritos de Carlos Queiroz. A esto vino a la Copa América y contra Chile tendrá su primer examen a todo o nada. "No hay mañana", exclamó en la conferencia de prensa oficial en el Arena Corinthians y no dejó lugar a dudas. El crecimiento de cara al futuro es el primer objetivo, pero no el único. Porque la Selección Colombia no vino a Brasil a preparar las Eliminatorias, sino a ser campeón.

El entrenador del seleccionado decidió, un día antes del duelo de cuartos de final, quitarle presión a sus futbolistas y trasladársela a los rivales. Es una estrategia tan antigua con el fútbol mismo y muchas veces da resultado. Chile es el campeón reinante y, como tal, tiene la responsabilidad de defender el título. Está claro que por rendimiento y actualidad no hay favoritos, sin embargo para Queiroz la Roja será quien soportará el peso del encuentro.

"Ellos son los campeones, tienen el título para perder, nosotros no tenemos nada. Los favoritos para ser campeones son ellos junto a Argentina, Brasil, Uruguay. Para nosotros es una oportunidad y no la queremos perder. Ellos saben que van a encontrar una Colombia con ganas y disposición para pelear. No les vamos a hacer las cosas fáciles", explicó el entrenador portugués ante los medios en la lujosa sala de conferencia del estadio ubicado en el barrio de Itaquera.

Después de ganar el bicampeonato continental en Estados Unidos frente a la Argentina de Lionel Messi, la selección de Chile entró en un espiral negativo del que reción ahora parece salir. Perdió la final de la Copa Confederaciones, quedó eliminado de la Copa del Mundo y sufrió severos problemas internos en el plantel. Su estatus de rey de América parecía olvidado. Hasta que Reinaldo Rueda logró recuperar parte de la mística y armó un conjunto con varias de las virtudes de años anteriores. Hoy, la Roja es otra vez respetada y recuperó el mote de favorita.

"Chile es un equipo que tiene historia, tradición de ganar, ahora con una responsabilidad muy grande. No es necesario decir nada más. Pero en realidad nada me preocupa de Chile más que de Colombia. Nosotros tenemos que ser mejores y crecer como equipo. Eso es lo más importante". Queiroz primero piensa en lo que hará su selección y después en todo lo demás. Le cede protagonismo al adversario, sí, y al mismo tiempo crea las condiciones para imponer su idea en el encuentro.

Sobre el planteo, dijo que no tiene gran importancia qué sistema utilice Reinaldo Rueda, sino qué decisiones tomen los jugadores sobre el campo: "cuando salimos, tenemos un minuto para analizar lo que pasa delante de nosotros. Estamos intentando construir procesos con identidad propia y en un minuto los jugadores tienen que decidir cómo desarrollar el arte de ganar. Hay ese tiempo para no perder el partido y empezar a ganar".

Como de costumbre, decidió no dar ningún tipo de pistas sobre el once que elegirá. Lo que sí hizo fue elogiar a uno de sus hombres y eso es una verdadera noticia. De los titulares en el encuentro frente a Qatar hay varios que ya tienen su lugar asegurado. Juan Guillermo Cuadrado es uno de los que estaba en duda, por lo menos para la prensa. "Juan está jugando mejor de lo que esperaba cuando le pedí este sacrificio. Es un jugador con un altruismo fantástico, que está haciendo un gran esfuerzo por el equipo".

Este viernes en el Arena Corinthians, Carlos Queiroz está ante la gran oportunidad de comenzar con una campaña inolvidable su camino en la Selección Colombia. Llegar a semifinales de la Copa América ya puede ser considerado un éxito y por eso tiene semejante trascendencia el encuentro, más allá de cuál de los dos seleccionados llegue con mayor presión.