<
>

Independiente del Valle acarició la gloria en 2016

Independiente del Valle celebró en plena Bombonera AP

Ante la sorpresa de todos, Independiente del Valle estuvo cerca de ser el mejor de América en 2016. En una gran Copa Libertadores, los Rayados del Valle dejaron afuera a dos grandes de Argentina como River Plate y Boca Juniors y fueron subcampeones.

Sangolquí estuvo cerca del sueño. En base a un proyecto de futbolistas jóvenes, Independiente del Valle hizo, hasta el momento, su mejor actuación en el mejor certamen continental. De hecho era su tercera participación en este torneo, anteriormente disputó la copa de 2014 donde estuvo a un solo gol de clasificarse a los octavos de final y en 2015 Estudiantes de la Plata lo dejó afuera en la fase preliminar.

Sin embargo, Independiente del Valle haría mucho ruido a nivel continental en 2016. Un equipo muy solido que se hacía fuerte de visitante y que aprovecha al máximo su localía. El primer paso fue en la zona de grupos, los dirigidos por Pablo Repetto se enfrentaban a Colo-Colo, Melgar y Atlético Mineiro. En su primera presentación igualaron en 1 ante el conjunto chileno en condición de local; después vendría una derrota de visitante por la mínima ante Atlético Mineiro en Brasil. Luego de un comienzo flojo, los dirigidos por el estratega uruguayo equilibraron la balanza consiguiendo tres triunfos consecutivos (dos como local y uno de visitante) ante Melgar - en dos ocasiones - y el conjunto de brasilero. El partido decisivo en esa fase de grupos se jugaba en Santiago y los de Sangolquí necesitaban no perder para poder clasificarse. Los dirigidos por Pablo Repetto sufrieron más de la cuenta en la segunda parte, sobre todo cerca del final de partido, cuando el Cacique tuvo tres tiros en los postes. Sin embargo, los Rayados del Valle con muchos esfuerzo consiguieron ese punto que les daba el pasaje a los octavos de final por primera vez en su historia.

En los octavos de final su rival era último campeón de la Copa Libertadores, River Plate. En casa, los dirigidos por el entrenador uruguayo sacaron la ventaja suficiente, con un 2 a 0, para ir a Buenos Aires en busca de la clasificación. Ese partido se jugó en el estadio Atahualpa de Quito y la altura tuvo un papel principal para que los de Sangolquí sacaran un gran resultado. Los goles ese día los iban a convertir Angulo y Sornoza de penal todos en el segundo tiempo. La vuelta en Buenos Aires iba a hacer un desafío díficil para el equipo ecuatoriano, en un partido en donde Azcona se hizo gigante, el equipo argentino derrotó por la minima a Indepediente; que no solo logró otro hecho histórico derrotando al conjunto Millonario (último campeón) sino que también lograba clasificar a los cuartos de final.

En los cuartos de final el conjunto de los Rayados del Valle se midieron ante Pumas U.N.A.M. El primer partido fue otra vez en Quito y esta vez la gran fígura fue Angulo que marcó los dos goles del equipo de Repetto para llevarse el triunfo, esta vez, por la mínima; debido a que Fídel Martínez aprovechó una serie de rebotes dentro del área para marcar el descuento de la visita. En México, el partido se iba poner muy díficil desde el arranque para los dirigidos por Pablo Repetto, en menos de 3 minutos, el equipo mexicano se puso arriba 2 a 0 con dos goles del Argentino Ismael Sosa. Sin embargo, el equipo de Repetto resistió y a los 65' minutos, Junior Sornoza marcaría de tiro libre para igualar el marcador. El partido terminaría en la definición por penales donde el goleador de Pumas, Ismael Sosa, sufriría la gran atajada de Azcona. Finalmente, Arturo Mina definiría la serie y el pasaje a la semifinales ante Boca Juniors de Argentina.

La semis tenían un condimento especial para el conjunto de Sangolquí se enfrentaban a uno de los equipos históricos de este certamen. En su primer partido los dirigidos por Repetto conseguirían el triunfo por 2 a 1. El arranque no fue de lo mejor, el Xeneize se puso en ventaja con un gol de Pablo Perez ni bien comenzó el partido. Pero los Rayados del Valle se recuperaron y dieron vuelta una história díficil en Quito, gracias a los goles de Cabezas y Ángulo.

La vuelta se dio en una Bombonera en donde no cabía ninguna alma más. Sobre todo cuando Christian Pavón puso el primer gol para delirio de todos los Xeneizes. Pero uno de los puntos positivos de este equipo durante la Copa fue la resilencia a los golpes, siguió adelante y consiguió el empate de la mano de Caicedo. En esa primera parte sufriría los ataques constantes de Boca, Leonardo Jara tuvo una posibilidad de gol que pegó en el travesaño. Pero el nerviosismo del local hizo que el visitante aprovechará los espacios en el fondo para liquidar la historia, con un bombazo de Cabezas y luego de un error de Agustín Orion; Julio Ángulo liquidaría la serie. En un momento crucial del juego Azcona le atajó un penal a Lodeiro y terminaría cerrando las expectativas de Boca. El partido termino 3 a 2, logrando un pasaje histórico a la final y derrotando a un rival de gran fuste en su propia casa.

La final era ante otro histórico como Atlético Nacional de Medellín. Otra vez el primer partido era en el Atahualpa y otra vez los Rayados del Valle arrancaron perdiendo con un golazo de Borja. En un partido parejo el empate llegaría al final del partido cuando, luego de un centro de Sornoza, Arturo Mina aprovechó una serie de rebotes y pondría cifras definitivas al marcador en Quito. Con el 1 a 1, los dirigidos por Repetto viajaban a Medellín en busca de hacer historia, pero se toparon ante un rival que dominó el partido de principio a fin. Solo ganó por la minima con gol de Borja pero fue un resultado corto para el equipo de Antioquía, que mereció haber ganado esa final por más goles.

Una Copa Libertadores que quedará seguramente en el recuerdo de todos los hinchas de Independiente. Un arbol que dio sus frutos en 2019 con la Copa Sudamericana y en 2020 con la Libertadores Sub 20. Con este gran comienzo de copa en 2020, los hinchas sueñan con levantar el único título continental que le queda.