<
>

Godoy Cruz dio el golpe en El Monumental y derrotó a River

BUENOS AIRES -- En un partido muy entretenido y con llegadas a los dos arcos, River Plate perdió este jueves sobre el epílogo 2-1 ante Godoy Cruz en el estadio Monumental, por la tercera fecha de la Zona 1 del torneo de transición de Primera División.

El gol decisivo lo aportó Gabriel Carabajal al clavar desde fuera del área grande la pelota junto al ángulo superior izquierdo de Marcelo Barovero.

En el primer tiempo, el defensor Diego Viera puso en ventaja al Tomba a los 10 minutos, ante el desconcierto Millonario, aunque el local se repuso a los 39 con un golazo de Gonzalo Martínez.

A los 31 minutos de ese período inicial el local se quedó con diez futbolistas debido a que fue expulsado Leonardo Pisculichi, por una infracción desde atrás en perjuicio de Guillermo Fernández.

El equipo de Marcelo Gallardo tuvo otra mala noticia en los minutos previos al tanto de Carabajal, dado que el talentoso Andrés D'Alessandro sintió un pinchazo en la cara posterior de un muslo, no obstante lo cual permaneció en el campo.

El Muñeco reservó en la ocasión a la mayoría de los titulares por el intenso y exigente calendario que los acecha en los dos frentes, en el doméstico y en el de la Copa Libertadores de América, competencia esta última en la que pretenden retener el título.

Y más allá de los cambios de nombres, en esta versión mix de River se notaron problemas que ya se advirtieron recientemente y que consisten en que se defiende con menos eficacia de lo que se genera de mitad de cancha hacia adelante, todo como consecuencia de una innegable vocación ofensiva.

Pero mientras los de la banda roja tratan de conseguir ese equilibrio pretendido, el conjunto compromete a la retaguardia de los adversarios, aunque lo hace con sufrimiento en la portería propia, y no precisamente por Marcelo Barvoero, dado que el sobrio arquero es toda una garantía.

Así, a modo de ejemplo, a los 5 minutos, Pisculichi desde el vértice del área empezó una maniobra por derecha que concluyó desde la izquierda, pero la pelota pasó cerca de uno de los postes defendido por Rodrigo Rey.

Pero, a los 10, ante una desatención de los Millonarios, Guillermo Fernández se metió en el área por la izquierda y envió un centro rasante del que se valió el ecuatoriano Jaime Ayoví. Si bien tapó Trapito, el alivio sólo fue momentáneo, porque el rebote lo recogió Viera y puso el 1-0. A los 31 para evitar una réplica de los mendocinos Pisculichi le cometió una falta desde atrás a Fernández y se ganó la expulsión que decidió Germán Delfino.

Claro que, a los 39, apareció la otra cara de River y, como producto de una escalada del uruguayo Camilo Mayada, Pity Martínez recibió el tributo y estampó el balón junto al ángulo superior derecho del marco de Rey.

Y en la segunda parte River mejoró su imagen y compensó, especialmente desde que ingresó D'Alessandro para ofrecer su manejo y conducción, la inferioridad númerica.

No obstante, hubo chances para los dos equipos. Pero se lesionó el crack que regresó del Inter de Porto Alegre, se reactivó el elenco cuyano y Carabajal disparó con puntería y potencia inapelable el 2-1 definitivo.