<
>

En serios problemas

MÉXICO (Notimex) -- En uno de sus peores partidos, Cruz
Azul apenas derrotó por 2-0 al Puebla, que complicó aún más su
permanencia en la primera división, en aburrido encuentro de la
jornada 12 del Torneo Clausura 2008 del futbol mexicano.

Los goles del triunfo fueron obra de César Villaluz, al minuto
16, y de Edgar Andrade, al 93. Con este resultado, la Máquina llegó a
19 unidades en el tercer sitio del Grupo Tres.

Mientras que Puebla se quedó con 14 unidades en el primer
sector, y puso su cociente en 1.1481.

Las ausencias que tuvo en la semana el técnico uruguayo Sergio
Markarián le obligó a presentar un equipo completamente alternativo,
sin los paraguayos Carlos Bonet y Cristian Riveros, además de Jaime
Lozano, todos ellos en la banca.

Esta situación le vino como anillo al dedo a los poblanos, que
aunado a su buen futbol y deseo por salvarse le permitió tomar el
control del esférico y el manejo de la cancha.

Durante varios encuentros bajo el mando de Markarián, la Máquina
fue un equipo que llevó el control, pero al final los rivales eran
los que se hacían presentes en el marcador. Hoy la situación fue
completamente inversa, pues prácticamente su primer arribo, siendo
controlado por el rival, logró terminar con el cero.

César Villaluz mostró nuevamente su valía y peso específico al
recibir un balón en las afueras del área, donde se abrió el espacio
para sacar un potente disparo que se incrustó pegado al poste derecho
de la meta de Jorge Villalpando, al minuto 16.

Este gol en contra no hizo perder ritmo a los visitantes, pues
pudieron irse al descanso al menos con el empate, sin embargo la
falta de contundencia se hizo presente en Mario Ortiz y en Melvin
Brown, quienes desaprovecharon claras opciones a los minutos 22 y 26.

La necesidad de rescatar algo de la capital hizo que el técnico
de La Franja, José Luis Sánchez Solá, ordenara el ingreso del
argentino Javier Cámpora y del uruguayo naturalizado Alvaro González,
movimientos que no tuvieron el efecto deseado, al contrario, su
producción ofensiva vino a menos.

La intensa lluvia que se registró propició que el partido no
tuviera una solidez importante, demasiado cortado y por consiguiente
con entradas muy fuertes, principalmente de Puebla, que conforme veía
transcurrir el reloj más adelantaba sus líneas, pero sin profundidad.

Yosgart Gutiérrez estuvo muy cerca de echar a perder una muy
buena actuación, al "escupir" un potente disparo del argentino Jorge
Zamogilny, acción que no pasó a mayores gracias a que el guardameta
alcanzó a barrerse para despejar el esférico y así evitar el empate,
al minuto 66.

Markarián no quiso saber más, se conformó con su "golecito" y
decidió amarrarlo al ordenar los ingresos de Riveros y Bonet, así
como del "Jimmy" Lozano, y un contragolpe fue su única arma, la cual
le trajo dividendos con el segundo gol a través de Edgar Andrade,
quien puso cifras definitivas a un partido de muy baja calidad.

El arbitraje estuvo a cargo de Paul Delgadillo, quien amonestó
al argentino Jorge Zamogilny, Melvin Brown, Sergio Pérez y el
uruguayo Nicolás Oliver, por la visita.