<
>

Con Messi como figura, la Argentina de Sabella derrotó por 3-1 a Nigeria

DACA (Télam) -- El seleccionado argentino, con Lionel Messi como figura excluyente
y con momentos de buen fútbol, venció el martes sin mayores
inconvenientes a su par de Nigeria por 3-1, en el partido amistoso
que jugaron en el estadio Bangabandhu de Daca, capital de
Bangladesh.

Los goles del equipo conducido técnicamente por Alejandro
Sabella fueron convertidos por Gonzalo Higuaín y Angel Di María, a
los 24 y 26 minutos del primer tiempo, respectivamente, y Uwa
Elderson, en contra, a los 20 de la segunda etapa.

Chinedu Obasi, al minuto del período final, descontó para
Nigeria, en cuyo plantel estuvieron seis jugadores que participaron
de la goleada sobre Argentina por 4-1 el 1 de junio en Abuja.

Argentina estableció una clara superioridad en los 45 minutos
iniciales, merced a las talentosas apariciones de la figura de la
cancha: el crack rosarino Lionel Messi.

El jugador del Barcelona español no convirtió pero fue clave
en los dos goles argentinos. En el primero, a los 24 minutos,
asistió a Gonzalo Higuaín para que el delantero del Real Madrid
definiera con un derechazo cruzado contra el palo derecho del
arquero Dele Ayenugba.

Dos minutos más tarde, el mejor jugador del mundo en la
actualidad realizó una maniobra monumental por el sector derecho,
eludió a cuanto jugador nigeriano se le cruzó en el camino pero su
remate fue desviado hacia un costado por Ayenugba. Angel Di María,
quien ingresaba libre por el medio, sólo tuvo que empujarla al
fondo del arco para decretar el 2-0.

Hasta ese momento, Argentina había mostrado una buena
circulación del balón y una interesante sociedad entre José Sosa,
Angel Di María, Lionel Messi y Gonzalo Higuaín, ante un
seleccionado nigeriano que muchas veces pegó más de la cuenta ante
la pasividad del árbitro iraní Akbar.

A los 21 minutos y producto del juego fuerte de los
africanos, el crack rosarino sufrió un corte minutos sufrió un
corte en labio superior luego de un codazo de Uwa Elderson.

La defensa casi no pasó sobresaltos, salvo al comienzo del
segundo tiempo, mientras que en la mitad de la cancha también lució
el trabajo de Javier Mascherano en la recuperación del balón.

El arranque del período final no fue nada bueno para
Argentina, ya que antes del minuto Chinedu Obasi descontó con un
derechazo luego de recibir un pase hacia atrás de Mike Obi desde la
izquierda.

Nigeria, que en los 45 minutos finales se adelantó unos
metros en el campo y mejoró su rendimiento con los ingresos Musa y
Obasi, estuvo a punto de empatar con un derechazo desde afuera del
área de Obasi que pasó cerca del palo izquierdo del arco defendido
por Sergio Romero.

Pero bastó que Messi volviera a frotar la lámpara a los 20
minutos, para que Argentina convirtiera el tercer gol y definiera
el partido.

El rosarino habilitó en profundidad a Higuaín, cuyo remate
fue neutralizado por Ayenugba y Elderson, en el rebote, se llevó la
pelota por delante y venció su propia valla.

A partir de entonces y hasta el final, Argentina pasó a
controlar nuevamente el balón, lo hizo circular con criterio y
siempre estuvo más cerca de aumentar que su rival de volver a
descontar.

Con los ingresos de Sergio Agüero y Ever Banega, Sabella
modificó el esquema táctico inicial de un 3-5-2 por un 3-4-3 con
Messi, el Kun y Sosa (después Ricardo Alvarez) en la ofensiva.

El seleccionado albiceleste culminó de esta manera su gira
por el continente asiático, invicto y jugando mejor contra Nigeria
que ante Venezuela, al que derrotó por 1-0 en el primer partido que
se desarrolló en Calcuta.

El debut de Alejandro Sabella no pudo ser mejor, ya que el
equipo no sólo ganó los dos partidos sino que también exhibió un
progreso en todas sus líneas. Además, Messi demostró una vez más
porque es el mejor jugador del mundo.