<
>

San Martín (SJ) derrotó a Tigre y sueña con la salvación

BUENOS AIRES -- San Martín de San Juan le ganó por 3-1 como visitante a Tigre y dio un paso importante en su lucha por mantener la categoría, al tiempo que hundió un poco más a Independiente, al superarlo en la tabla de los promedios.

Pese al triunfo, el conjunto sanjuanino continúa en zona de descenso aunque superó la línea de Independiente y mira con optimismo la recta final del torneo.

Claudio Riaño, en dos oportunidades, y Gastón Caprari le dieron la victoria al conjunto de Rubén Forestello, que superó en la tabla de promedios a Independiente, pero todavía sigue en zona de descenso directo.

Para Tigre, que en el primer tiempo sufrió un par de fallos erróneos del árbitro Fernando Rappalini, Lucas Janson achicó diferencias en el cierre del primer tiempo, que concluyó con el triunfo de la visita por 2-1.

San Martín, sabiendo de su necesidad imperiosa de lograr una victoria, salió a buscar el partido desde el minuto inicial y rápidamente tuvo su recompensa.

Sobre los 12 minutos, Riaño recibió la pelota en posición adelantada, no percibida por Rapallini ni uno de sus asistentes, eludió al arquero Damián Albil y decretó la apertura del marcador.

Tigre, sin demasiado orden pero con mucha voluntad, fue en busca del empate y cerca estuvo de lograrlo a los 18 cuando Matías Pérez García sacó un remate que se fue apenas desviado.

Pero la ansiedad del conjunto anfitrión le dio espacios a la visita, que sobre los 23 aumentó tras una gran jugada colectiva nacida en un pase magistral de Jorge Luna a Facundo Affranchino, cuyo centro fue empujado por Caprari para poner el 2-0.

Rapallini volvió a fallar a los 27 al ignorar un penal de Reinaldo Alderete a Pérez García, pero sobre el final de la etapa Tigre tuvo su consuelo cuando Janson logró achicar diferencias.

Tigre insistió en el inicio de la segunda mitad pero le faltaron ideas. Y en la primera contra que pudo hilvanar, San Martín liquidó el pleito.

Sobre los 20, Emmanuel Más sacó un pelotazo largo, Riaño le ganó en velocidad a Lucas Orban y mano a mano frente a Albil volvió a definir con clase.

Tigre reaccionó y fue en busca del descuento pero chocó con una noche inspirada de Luis Ardente y con sus propias limitaciones.

Y San Martín, que en el epílogo pudo aumentar en un par de oportunidades, terminó festejando un triunfo que lo mantiene en la pelea. Aún le quedan tres finales y no depende de sí mismo. Pero si mantiene la actitud y el juego que mostró en Victoria, su permanencia en Primera no será una utopía.