<
>

Atlético empató; definirá ante Barça

MADRID (Paola Núñez, corresponsal) -- Atlético de Madrid dejó la liga en suspenso para la próxima semana, en la última jornada de la Liga española, después de empatar 1-1 con el Málaga, que terminó con 10 tras la expulsión de Angeleri. Samuel adelantó al cuadro andaluz en la segunda mitad y poco después Toby Alderweireld se estrenó como goleador poniendo el del empate en el Vicente Calderón.

Atlético de Madrid, sin Diego Costa, sufrió para amenazar siquiera la puerta defendida por Willy Caballero, que una y otra vez frustró los intentos de los locales de ponerle fin a la temporada una semana antes. Los nervios rojiblancos estaban a flor de piel. Se jugaba el título en su campo, y en el Martínez Valero, donde al mismo tiempo Barcelona se enfrentaba al Elche.

No fue tarea fácil ganar el dominio de su campo para los del 'Cholo'. Málaga, que buscaba asegurar la permanencia, generaron más oportunidades de peligro de las que el Atlético podía digerir siquiera.

Lo intentó David Villa en un par de ocasiones mientras Raúl García y Arda Turan, los más activos del ataque rojiblanco en la primera mitad, intentaban abrirse camino por las bandas, pero dos paradas de Willy y la falta de puntería de los delanteros rojiblancos impidieron que tomaran la delantera, lo que empeoró el nerviosismo local.

La frustración del Atlético de Madrid se incrementó tras el descanso. Pocos minutos después de iniciada la segunda mitad, Simeone envió a Adrián al campo sacrificando a Koke pues ni Villa ni Raúl García habían logrado hacer la diferencia por mucho que se acercaran. Era necesaria una jugada individual que definiera el partido.

Para su desgracia, esa individualidad portaba la camiseta blanquiazul. El Atlético intentaba contener al Málaga encerrándolo en su campo, pero Amrabat, Samuel y Roque Santa Cruz resultaron difíciles de domar para Tiago y Gabi. Courtois tuvo que lucir sus habilidades para el achique en más de una ocasión antes de que al minuto 65, Samuel adelantara a los andaluces y, momentáneamente, silenciara al Calderón.

Un clamoroso error de Toby Alderweireld y una mala salida de Courtois facilitaron el camino a Samuel, que con un autopase dejó al arquera belga atrás y cabeceó a gol en la puerta ya vacía. Las gradas se sumieron en la desesperanza, pero el Atlético reaccionó inmediatamente.

A 15 del final y después de una jugada a balón parado, Toby se ganó el perdón de la afición cuando marcó el 1-1 al cabecear un pase de José Sosa, que había entrado poco antes por un exhausto Raúl García. Las gradas despertaron. Los hombres del Cholo también. Málaga, sin embargo, incrementó la dureza para frenar el contraataque local hasta que Angeleri se ganó la segunda amarilla por una entrada sobre Tiago, que lideraba la galopada rojiblanca. Con tres minutos restantes, el Calderón contuvo el aliento mientras José Sosa realizaba el cobro en las inmediaciones del área y se lamentó cuando el balón pasó rozando la portería por un costado. A estas alturas, los 60 mil asistentes sabían que en Elche el partido había terminado con un empate. En la cancha, los rojiblancos buscaban desesperados el gol que les diera el título. Pero Willy Caballero lo impidió de nuevo. Adrián, que había encontrado un hueco, lanzó un potente disparo que el arquero desvió a tiro de esquina con la punta de los dedos.

Al final, las cosas terminaron como habían iniciado, o casi: con el Atlético líder, pero con el Barcelona pisándole los talones y con todo por definirse la próxima semana en el Camp Nou.