<
>

Boca le ganó 1-0 a River en el Superclásico

BUENOS AIRES (DyN) -- Boca Juniors se adueñó de la victoria por 1-0 en el Superclásico sobre River Plate, en un Monumental exclusivo para más de 60 mil hinchas locales.

Boca celebró más el triunfo por la categoría de este enfrentamiento histórico que por el juego mostrado, al punto que el 1-0 premió en exceso al conjunto de Carlos Bianchi y castigó al de Ramón Díaz que no aprovechó ninguna de las chances que tuvo.

Boca, tras sacar la ventaja en el minuto 22 por intermedio de Emmanuel Gigliotti, se apoyó en la solidez de sus zagueros centrales Daniel "Cata" Díaz y Claudio "Chiqui" Pérez, se hizo más firme con el crecimiento de Jesús Méndez durante el segundo tiempo y tuvo buenas respuestas del arquero Agustín Orion.

Juan Román Riquelme y Fernando Gago no tuvieron esta vez el vuelo esperado y salvo algunas cosas del enganche en la primera parte, como haber dado claridad al nacimiento de la jugada del gol, poco hizo hasta dejar el campo a los 12 del segundo tiempo con un golpe en la rodilla derecha.

River dominó la primera parte del partido, durante el cual sobresalió el trabajo de Teófilo Gutiérrez, pero no pudo concretar las oportunidades. Después de un arranque a todo ritmo en el complemento se fue desdibujando, permitió que el rival enfriara el juego y aunque mereció mejor suerte, porque entre otras cosas pegó dos pelotas en los palos, terminó entregando una imagen descolorida.

River predominó durante buena parte del primer tiempo porque desde el comienzo tuvo mayor dinámica en la zona de volantes, con Ledesma bien parado, Lanzini muy activo, mientras Boca no tenía contención en ese sector de la cancha y empezó a mostrarse permeable a espaldas de Méndez.

A los 5 minutos un cabezazo de Mercado después de un corner cedido por Rojas, pasó muy cerca de un ángulo y dos minutos más tarde el propio Mercado remató desde afuera, Orion dio un rebote muy largo y el propio arquero tuvo que jugarse para tapar el segundo remate a cargo de Lanzini.

Boca llegó por primera vez a los 19 cuando Gago, que había tenido muy poco contacto con la pelota, abrió para Sánchez Miño, rechazó Barovero, conectó Gigliotti y volvió a salvar casi milagrosamente el arquero.

La segunda llegada de Boca fue gol, acción en que Riquelme abrió hacia la derecha para Martínez, que llegó hasta el fondo, sacó centro bajo y Gigliotti conectó anticipándose en el primer palo a Maidana para vencer a Barovero.

Después de un pasaje de transición en el desarrollo de juego, en el último cuarto de hora volvió a mandar River, con buen trabajo de Gutiérrez abierto sobre la derecha pero al equipo local le faltó precisión en la última puntada.

Andrada tuvo la gran chance cuando cabeceó solo ante el arquero pero le pegó más con el hombro que con la cabeza y la pelota se fue por encima del travesaño, al igual que remates de Carbonero, Lanzini y otro de Andrada.

En el segundo River comenzó ejerciendo una intensa presión y al minuto Teo hizo una jugada por izquierda que derivó en un remate de Lanzini desviado con esfuerzo por Orion.

Boca tuvo su única llegada profunda de toda la etapa a los 3 minutos en un descuido defensivo de River que Sánchez Miño aprovechó para escapar por izquierda, su centro pasado lo conectó Martínez y la pelota la devolvió la base del palo derecho.

El impulso del equipo local pareció agotarse en el minuto 7 cuando un remate de Ponzio desde fuera del área dio en el palo derecho y se fue afuera.

Boca se paró para contraatacar cuando salió Riquelme reemplazado por Escalante, se alineó con cuatro volantes y aunque tuvo libertades porque Mercado fue el único firme en la defensa local, nunca volvió a contraatacar con precisión.

En medio del desorden e interrupciones en que cayo el partido, River contó a los 37 con un cabezazo de Mora que devolvió el palo y en tiempo agregado la ilusión de River se fue con un cabezazo de Teo que Orion desvió al corner.

Para Boca importó poco el nivel de su juego, en cambio se festejó largo la victoria en un estadio totalmente habitado por hinchas rivales.

Encima continúa en la lucha por el titulo y en cambio River ve cómo la punta se aleja de la vista.