<
>

Francia y Rumania sellan su boleto a Juegos Olímpicos

ROMA (EFE) -- La Selección de Rumania sub-21 certificó este jueves el primer puesto del Grupo C, por delante de selecciones, a priori, más potentes como Francia e Inglaterra, y consiguió la clasificación para las semifinales y para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 con Ianis Hagi, hijo de Gheorghe, y George Puscas como estandartes.

El equipo que dirige Mirel Radoi, uno de los equipos con menos valor de mercado antes de empezar el torneo, pasó la fase de grupos invicto dejando una gran imagen en los dos primeros partidos, con victorias 4-1 y 2-4 frente a croatas e ingleses, respectivamente, y logrando el empate necesario (0-0) contra los galos para clasificarse para las eliminatorias.

Un rendimiento que pocos esperaban y gracias al cual han logrado el billete para los Juegos Olímpicos, precisamente en Tokio donde en 1964 alcanzaron su mejor clasificación al llegar a los cuartos de final, un impulso para una generación que puja fuerte también en la absoluta y de la que saldrán muchos futbolistas de la Eurocopa del próximo año.

El Europeo ha servido de reivindicación para dos jugadores que ya saben lo que es jugar en Italia pero que no han logrado asentarse en la elite. Ianis Hagi, hijo del mítico Gheorghe, ha sido el motor de su equipo, aportando visión y calidad al centro del campo y liderando desde el inicio los contragolpes de los suyos.

Tras recalar en la Fiorentina en el 2016, no encontró continuidad y volvió al Viitorul rumano, donde la pasada temporada sumó 14 goles y 8 asistencias; unos números que, unidos a su gran actuación en el Europeo de Italia y San Marino que aún continúa, harán que vuelva a estar en la agenda de equipos importantes.

Su compatriota George Puscas también optó por poner rumbo a Italia desde Rumanía, pero en su caso a las categorías inferiores del Inter de Milán en el 2013, con 16 años, y tras una sucesión de cesiones el pasado verano se marchó traspasado al Palermo, de la Serie B.

Habitual ya para Cosmin Contra con la absoluta, con la que ha anotado cuatro goles en ocho partidos, está destacando en este Europeo por su gran cantidad de recursos para correr al espacio y aguantar de espaldas el balón, siendo la única referencia arriba de los rumanos.

Además, otros futbolistas como el guardameta Ionut Radu, también en Italia, en el Genoa, y el centrocampista Tudor Baluta, fichado ya por el Brighton & Hove Albion, están cuajando un gran Europeo sub-21 llenando de esperanzas a su país de tener una selección absoluta más competitiva durante los próximos años.