<
>

Crónica: Con la mínima, Tigres vence a Monterrey y espera rival en la final

Jugadores de Tigres se abrazan luego de clasificar a la final. Imago 7

Tigres regresa a una final en la Liga MX al vencer 1-0 a Monterrey en la vuelta de las semifinales del Clausura 2019 y ahora espera rival: León o América.

Los felinos no accedían a una llave por el título desde el Apertura 2017, cuando se coronaron a costa de los propios Rayados. El equipo que dirige Ricardo ‘Tuca’ Ferretti llegó al partido en desventaja (1-0) y le bastó ganar por la mínima diferencia para seguir vivo en la fiesta grande, pues su mejor posición en la tabla general le dio el pase.

Los jugadores de ambos equipos salieron a la cancha con un moño negro en un brazo, después que minutos antes del inicio se le había hecho un homenaje a uno de los ídolos felinos, Osvaldo Batocleti, quien falleció la noche de este viernes.

Tigres era el necesitado; así fue con todo al frente. ‘Tuca’ mandó al ataque a André Gignac, Luis Quiñones y Eduardo Vargas (suplió a Enner Valencia, quien se quedó en la banca). Por Jesús Dueñas, lesionado en la ida, inició el defensa Jorge Torres Nilo.

Los felinos dominaron casi toda la primera parte; siempre fueron arriba. Una incursión de Quiñones al minuto 5 provocó falta de Leonel Vangioni fuera del área. Gignac cobró la falta, en una jugada que se prestó a la polémica, ya que el balón rebotó en la mano de Rodolfo Pizarro, quien al querer protegerse el rostro levantó el brazo; sin embargo, la consulta del VAR descartó cualquier penalti a favor de Tigres.

Mientras los universitarios adelantaron líneas, Rayados se mantenía detrás de media cancha y solo buscaban apretar al rival cuando la cruzaban. El entrenador Diego Alonso ordenó a su gente cuidar el 1-0, sin importar el riesgo que corría, pues cada arribo universitario era de serio peligro, pero ahí estaba el portero Marcelo Barovero para salvar la meta.

Al 14’, Barovero sacó por arriba un derechazo de Aquino, quien por izquierda remató de larga distancia.

Los felinos no bajaban la intensidad de su juego y buscan ofender por todos lados. La zaga rayada se ponía nerviosa y había roces. Vangioni se barrió fuerte y después Lucas Ayala.

El ritmo del juego fue cortado por el silbante, pues ante los 35 grados de temperatura, los jugadores se hidrataron. Tigres retomó el control del partido, pero no anotaba. El domino era infructuoso, tanto que Monterrey se animó y al 40’ tuvo su primera jugada peligrosa con un remate larguísimo de Dorlan Pabón que alcanzó a desviar Nahuel Guzmán, quien hasta ese momento no había tenido presión alguna; el balón rebotó en un poste.

Tigres volvió al ataque y por fin cayó el ansiado gol al 42’. Tanto esfuerzo del equipo local tenía su recompensa. Un centro por izquierda de Vargas fue desviado con la testa por Guido Pizarro y abrió el marcador y cayó al piso, tras un choque que tuvo con el rostro de Jesús Gallardo.

El primer tiempo terminó con dimes y diretes entre Rogelio Funes Mori y Guido Pizarro; se hicieron de palabras y tuvo que intervenir el árbitro para que aplacarlos y pedirles que se dieran la mano.

La parte complementaria cambió totalmente, ya que Monterrey echó líneas al frente en busca del empate, pues el 1-0 felino lo dejaba fuera de la final. Tigres, por su parte, sacrificó la ofensiva por defenderse primero y luego contragolpear.

Guido ya no salió al campo y por él lo hizo el defensa Francisco Meza. Los Rayados fueron de menos a más y llegó un momento en que bombardearon la meta universitaria.

Al 50’, Aquino cayó al pasto en los linderos del área, empujado por John Medina. De nuevo se utilizó el VAR para definir la jugada y no se marcó penalti. Salió Gallardo por los visitantes y entró Avilés Hurtado; el ataque rayado se intensificó; lastimosamente para su causa, Barovero se lesionó al dar un paso y caer mal sobre el pie izquierdo al 52’. Fue revisado y él mismo pidió su cambio. Un minuto después salía cojeando, apoyado por gente del cuerpo médico.

El sustituto de Barovero fue Luis Cárdenas, quien cumplió con el compromiso con una intervención que evitó que Tigres ganara por un gol más.

Los Rayados se veían apurados. Al 67’, Pizarro mandó un cabezazo a la meta de Nahuel y todo quedó en un susto. El guardameta argentino se agigantó; sus intervenciones fueron vitales para mantener el triunfo parcial. Al 68’ le desvió un disparo de Medina y al 70 le hizo un atajadón a Pizarro, al achicar con el Cristo.

Cárdenas le achicó a Vargas al 86’, cuando el chileno habría driblado a varios rivales y le remató a quemarropa.

El juego tuvo 7 minutos extra, tiempo en el que Gignac y Jurgen Damm no supieron definir para ampliar el marcador. Tigres se impone y disputará una nueva final en el futbol mexicano.