<
>

Con CR7 y Benzeman, Real Madrid aplastó al Malmö

Paola Núñez | Corresponsal

MADRID --
Cristiano Ronaldo y Karim Benzema descuartizaron al Malmö. Con cuatro goles de CR7, un hat-trick del francés y otro tanto de Mateo Kovacic, el Real Madrid cerró la fase de grupos de la Champions con una goleada por 8-0 sobre un rival que no tuvo nada que ofrecer al Santiago Bernabéu.

Cristiano Ronaldo había intentado marcar cinco veces. Con una chilena fallida, tiros a quemarropa y fáciles de atajar para Johan Wiland o algún tiro desviado. El Madrid no se jugaba más que pacificar a la grada, pero para el '7' era aumentar la cuenta para mantenerse en la cima del ranking de goleadores históricos en la Champions.

Le salió al sexto intento y en una falta. Hacía más de 90 meses que el portugués no marcaba en un tiro libre y, sin embargo, apenas festejó. La ejecución había sido decente, pero el crédito lo tuvo el arquero del conjunto sueco, que con la punta de los dedos terminó de dirigir el balón a la red.

Era el 3-0 para el Real Madrid, que llevaba 40 minutos haciendo lo que quería con el rival y vendrían tres tantos más del portugués.

Karim Benzema abrió el marcador al minuto 12 en una nueva de demostración de astucia. Moviéndose con sigilo dentro del área, aprovechó un rechace a un disparo de Isco para rematar. Doce minutos después, el francés repetía la dosis, esta vez con un cabezazo perfecto a pase de Cristiano Ronaldo, que llegó así a 10 asistencias en la Champions League.

A partir de entonces, el dueño de la noche fue Cristiano Ronaldo. El Madrid se mantenía en control de la situación gracias a Isco y Kovacic, muy activos entre líneas y cambiando constantemente de posición para generar oportunidades de gol, y como en sus mejores noches, el '7' merengue sacó el máximo provecho posible.

El predador que habita en Cristiano volvió del descanso con más hambre y a los dos minutos de iniciada la segunda mitad, aumentó su cuenta personal. Otra vez colaboró la fragilidad defensiva del Malmö, que para entonces ya había perdido cualquier remota esperanza de recalar en la Europa League, y que por intentar tapar a Isco, dejó que el rebote cayera a los pies del portugués. Dos minutos después, marcó su tercer tanto de la noche valiéndose de un balón perdido de manera absurda por los centrales suecos dentro del área chica para fusilar a Wiland.

Malmö pasó en ese momento de rival endeble a mero testigo presencial. Si el Madrid había planeado tomarse el partido con calma pensando en el choque liguero contra Villarreal del fin de semana, lo que siguió fue ya mero entrenamiento para los pocos titulares merengues presentes en la cancha, incluido Marcelo, que tuvo minutos de rodaje en la segunda mitad tras perderse los últimos cuatro partidos.

Pero Cristiano y sus compañeros no habían terminado de torturar a la víctima y la pólvora les alcanzó para tres tantos más. Cristiano puso el 6-0 con un disparo raso para finalizar una jugada orquestada por Isco y Karim Benzema. Siguió Mateo Kovacic, que también se valió de la ayuda de Wiliand para estrenarse como goleador con la camiseta blanca, con un potente disparo que rebotó en las manos del arquero antes de colarse en la red.

El octavo llegó por cuenta de Karim Benzema, que firmó su primer hat-trick de la temporada con un disparo de frente al marco después de un robo de balón dejando al arquero sin nada que hacer para detenerlo. Ocho tantos merengues y aún restaban 15 minutos de juego.

Malmö no veía el final del suplicio, pues aunque Cristiano y Karim bajaron las revoluciones, los jóvenes querían dar razones a Benítez para seguir contando con ellos. Pero poco a poco hasta los suplentes bajaron el ritmo y dejaron la humillación en un 8-0.